Miquel Badía, en el centro de la imagen

La cara oculta y violenta de Esquerra Republicana

Actualizado:

En el primer día del juicio del «procés», Oriol Junqueras declaró: «Nadie puede tener duda sobre que siempre hemos rechazado cualquier forma de violencia. Lo hacemos y lo seguiremos haciendo. Nunca avalamos la violencia. Porque cualquier noble objetivo en la vida puede resultar inmoral si los mecanismos que se usan para conseguirlo son indecentes». Pero si buceamos en la historia del partido del exvicepresidente de la Generalitat, para el que se piden 25 años de cárcel por un delito de rebelión, encontramos una excepción: las Juventudes de Esquerra Republicana de Cataluña-Estado Catalán (Jerec).

Puedes leer la historia completa aquí