Valencia

null

Hemeroteca > 31/03/2006 > 

GERMINAL

Actualizado 31/03/2006 - 03:51:37

LESescribo hoy desde la Sala de Exposiciones de la Universidad Politécnica de Valencia. Me he acercado porque ya iba siendo hora de reseñar alguna exposición de artes plásticas, y la que se exhibe aquí hasta el 19 de abril, con el título Germinal, reúne todos los ingredientes para estimular al verbo escrito. Impulsada por el Vicerrectorado de Cultura, se inscribe en el vasto marco cultural de las relaciones entre arte y naturaleza -tan longevas y prolijas, como saben-, y evoca el planteamiento de una espléndida muestra semejante que tuvo lugar en 2001, con el título Otras Naturalezas, comisariada por Juan Bautista Peiró, actual Vicerrector de cultura.

Germinal alude tanto literal como metafóricamente al proceso de transformación de la semilla en una nueva planta, al crecimiento originario, a la heroicaobstinación vegetal y su pujanza silenciosa, a la vida y sus ciegos deseos de perseverar. Y desde la elocuencia visual y los medios propios de las artes plásticas, sin estridencias ni vanos aspavientos,aspira a contagiar una cierta poética de la resistencia natural,unamirada cercana, cómplice y esperanzada, peroconsciente de las crisis ecológicas que padecemos.Porque los recursos de la tierra no son ilimitados como creíamos hasta hace poco o como algunas superpotencias siguen creyendo o haciendo como si lo creyeran.

Entre las obras expuestas, desiguales, pero todallasinteresantes en algún aspecto, me gustaría destacar dos primorosos e impecablesfotogramas (impresiones directas de objetos sobre papel fotográfico) de Yolanda Gutiérrez, que recogen con precisión entomológica el exuberante entramado de la savia circulando entreenormes hojas vegetalessuperpuestas, ysustituyen su función nutricia originaria por la belleza ornamental. Inquietantes y sensuales son las medusas gigantes de Monique Bastiaans, semienterradas en la playa. Y plenos de sensibilidad y sentido aparecen los virtuosos dibujos de José Luis Albelda (Eclipses de montaña), notables ejemplos de expresión en la contención. Fascinantes y paradójicas resultan las dos obras de Pamen Pereira, conjugando la cera virgenahormada almolde y el azaroso movimientode las raíces extirpadas en busca de alimento, la dimensión colosal del Himalaya y el golpe leve y reticente del cincel.

Las cuatro piezas de Josep Ginestar -Refugi, Tendresa, Unitat, Armonía- disponen con habilidad y humildad artesana elementos naturales (sarmientos, hilo de cáñamo, arena, cera, tronco, algodón...), en busca de metáforas esenciales que despierten la percepción y el reconocimiento de lo mucho que cabe aprender de las conductas acordes con el entorno natural, y en concreto de una especie casi extinguida: el campesino tradicional, respetuoso con la variabilidad biológica yenergéticamente eficiente.

Al salir de la sala y recorrer el paseo central del Campuscompruebo que el paisaje se ha transformado adquiriendo matices deudores del influjo de las obras contempladas, como si las geometrías ocultas del mundo vegetal esperasen ahorauna mirada atenta en busca de enseñanzas ecológicas. Y cuando llego a las pistas de paddle, allí al lado, ajena a las raquetas y a los pelotazos, descubro una impresionante escultura de bronce de Miguel Molina titulada Murmullos del bosque, muy cercana a las piezas de Germinal. Un hacha descomunal se clava en un recio tocón. Según parece,un árbol maduro acaba de ser derribado. Pero al mango del hacha,que busca la verticalidad según se aleja del filo,le van creciendo ramificaciones hasta convertirse en un nuevo árbolbrotando de espaldas al corte,en el mismoinstrumento ejecutor. ¿Ambigua metáfora?¿Paradoja? ¿Contradicción? ¿Pasión dialéctica? Al talar, al segar, alcortar, somos parte de lo cortado: algo nuestro se pierde en el corte, y algo de lo cercenado desea rebrotar en nosotros mismos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.