Madrid

null

Hemeroteca > 30/09/2002 > 

«Queremos un juicio justo y sin errores»

Actualizado 30/09/2002 - 23:53:52
Los padres de Beatriz Agredano muestran una foto de su hija, asesinada en 1996. ABC
Los padres de Beatriz Agredano muestran una foto de su hija, asesinada en 1996. ABC
MADRID. Antonio Sánchez López, alias «Juanito», y Antonio Ángel Belinchón, los dos acusados de asesinar a Beatriz Agredano en noviembre de 1996, serán enjuiciados desde hoy en la Audiencia Provincial por un jurado popular compuesto por 11 miembros. Ambos llevan en prisión preventiva desde junio de 2000, tras confesar los hechos. En julio, cuando se cumplieron dos años de su encarcelamiento, la Audiencia decidió prorrogarlo por la gravedad de los cargos que se les imputan y su desarraigo social.
El Ministerio Público pide para «Belinchón» y «Juanito» una pena de 39 años de cárcel por un delito de detención ilegal, dos de agresión sexual, uno de robo con violencia y un delito de asesinato. Asimismo, reclama que los procesados indemnicen conjunta y solidariamente a la familia de la fallecida con 180.303 euros, 30 millones de pesetas.
Por su parte, la acusación particular, ejercida por los padres de la víctima, y la popular, a cargo del Movimiento contra la Intolerancia, solicitan que cumplan una condena de 46 años de prisión. El padre de la joven, Julio Agredano, pidió ayer que el juicio sea «justo, limpio y sin errores».
Apareció en un descampado
El cadáver de Beatriz, de 21 años, fue encontrado en un paraje conocido como el Cerro Almodóvar, entre Vicálvaro y Santa Eugenia, el 28 de noviembre de 1996. Presentaba un fuerte golpe en el cráneo provocado por una enorme piedra que se encontraba junto al cuerpo. Le habían anudado el sujetador y el jersey al cuello, y bajado la ropa interior a la altura de las rodillas.
Beatriz, que trabajaba como intérprete de inglés en una casa discográfica, se había despedido de sus amigas la noche anterior en la estación de Cercanías-Renfe de Vicálvaro. Allí presuntamente la abordaron los dos acusados, que la condujeron al citado descampado. La autopsia confirmó que no habían llegado a violarla, pero fue objeto de vejaciones durante horas. Según confesaron en su día al ser arrestados, «Belinchón» la mató golpeándola con la piedra mientras su compinche la sujetaba.
Tuvieron que pasar más de tres años y medio de investigaciones, con la colaboración directa de la familia, para detenerlos. Así se cerraba uno de los casos que más ha consternado a la opinión pública dentro de la crónica negra de los últimos años. Y Homicidios se sacaba una «espinita».
La familia recibió en octubre de 1999 una llamada anónima que apuntaba la participación de «Belinchón» en el espantoso crimen. Él condujo a «Juanito», que había vivido en una caseta en las inmediaciones, a las que solía acudir el padre de la joven en busca de pistas. La mujer de «Belinchón» también le inculpó directamente.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.