Cultura

Cultura

Hemeroteca > 30/05/2004 > 

Las declaraciones de Carmen Calvo a ABC provocan la dimisión irrevocable del director del Reina Sofía, Juan Manuel Bonet

Actualizado 30/05/2004 - 01:48:28
ÁNGEL DE ANTONIO  Juan Manuel Bonet
ÁNGEL DE ANTONIO Juan Manuel Bonet

MADRID. Juan Manuel Bonet acusa a Carmen Calvo de «faltar a la verdad» cuando ella asegura que él nunca puso su «cargo a disposición». El ex director del CARS dice que dio un paso «más allá» por carta a los dos días de tomar posesión ella

En la extensa entrevista que publicábamos ayer con Carmen Calvo, ésta reconocía que el Museo Reina Sofía «ha recibido respeto, normalidad y facilidad para el día a día de alguien mientras está en su trabajo -que tiene que estar en su trabajo, por cierto, y cumpliendo con sus funciones, porque su sueldo se le va a pagar hasta el último día-». Y remataba: «Muchos cargos me han enviado una carta poniendo su cargo a mi disposición. En el Reina, no». Las declaraciones de la ministra de Cultura provocaron ayer la inmediata e irrevocable dimisión de Juan Manuel Bonet al frente del Reina Sofía, quien envió en la tarde de ayer una carta abierta, con copia a a Carmen Calvo, que principia así: «Leo con estupor las declaraciones a ABC de la ministra de Cultura». Y en la cuarta línea, espeta: «La ministra falta a la verdad».

Juan Manuel Bonet explica que el día 19 de abril, tras la toma de posesión de Carmen Calvo, a la que él asistió, la ministra anunció a los periodistas cambios «inminentes» en el Reina: «Dos días después -escribe Bonet- le envié una carta dándome por enterado de sus declaraciones. Tras lamentarme de haber tenido que conocer sus planes por la prensa, y no por una comunicación directa, en ella le pedía instrucciones para facilitar la transición, y el aterrizaje del nuevo director o directora. Esa carta iba mucho más allá de un «poner el cargo a disposición», al cual no me había dado materialmente tiempo. Un mes después, me acusó recibo de la misma su Jefa de Gabinete, que me agradecía mi franqueza y mi espíritu de colaboración, y me comunicaba que en el momento oportuno recibiría instrucciones de la ministra. A estas alturas, y cuando felizmente hay un Patronato convocado para el jueves, en el que está previsto que se proponga el nombre de quien me suceda -ya filtrado hoy a la prensa-, todavía no he recibido esas instrucciones».

Bonet señala que en este mes y medio él ha seguido en su puesto, «contemplando el lamentable espectáculo del baile de nombres» sobre su relevo. Reconoce que ha facilitado cuanta información se le ha pedido desde Cultura sobre diversos asuntos (preguntas parlamentarias, cooperación internacional, relación con las distintas Autonomías); que ha presentando en París el catálogo razonado de Francisco Bores, que ha inaugurado la exposición de Isidro Blasco en Espacio 1, la de Javier Campano en el Gabinete de la tercera planta del Museo, y la de Sergi Aguilar en la Abadía de Silos. Y que ha preparado la de Julian Schnabel, que se inaugurará el jueves próximo en el Palacio de Velázquez, y las de Lichtenstein y Dalí con las que entrarán en funcionamiento, a final de mes, las nuevas salas del CARS, parte de la ampliación de Jean Nouvel. «No entiendo por lo tanto, a qué viene el recordar insidiosamente que se me está pagando, y que tengo que cumplir con mi trabajo», sostiene.

Hace 19 días, los periodistas le insistieron a Bonet sobre su situación. Comentó que consideraba «malo» para el Museo que se hubiera abierto una crisis sin tener claro cómo y cuándo cerrarla, y que el «estar desautorizado y carecer de instrucciones y de calendario sobre la transición» hacía difícil su trabajo: «Añadiré ahora que esto último ha resultado especialmente cierto en el plano internacional». «No puedo entender -lamenta el ex director del Reina- el no-diálogo de la ministra, su ausencia de tacto, el tono crecientemente hostil y sectario de sus declaraciones, de las últimas de las cuales cabe deducir que ni conoce el programa pedagógico del Museo, ni su intensa actividad internacional». Y explica que él es «un profesional con una trayectoria de trabajo de 35 años, los últimos 9 al frente de museos -primero el IVAM y luego el Reina Sofía-, donde he hecho una gestión puesta bajo el signo de la pluralidad estética e ideológica, algo que pueden corroborar artistas, comisarios y galeristas de las más variadas poéticas e ideologías. No encuentro razón alguna para aguantar un día más semejante trato por parte de la ministra de Cultura». La paciencia para Bonet tiene límite: «En este mismo instante, y por medio de esta carta abierta, de la que le envío copia a la ministra, presento mi dimisión irrevocable como director del Museo Reina Sofía».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.