Nacional

null

Hemeroteca > 29/09/2002 > 

Firme compromiso del PP y PSOE para defender a los vascos no nacionalistas

Actualizado 29/09/2002 - 09:04:31
Los concejales del País Vasco y Navarra que se encuentran en el punto de mira de ETA por defender la libertad y por rebelarse contra el nacionalismo excluyente recibieron ayer el apoyo de los partidos constitucionalistas e intelectuales, en un acto convocado por ¡Basta Ya!, con el apoyo de la Fundación Miguel Ángel Blanco. El escenario elegido fue el frontón Atano III de San Sebastián, el mismo en el que hace unos meses la alcaldesa de Lasarte, Ana Urchueguía, fue agredida por proetarras, ante la pasividad, cobarte y cómplice, del público.

Al acto habían sido invitados los tres obispos del País Vasco. Dos ni respondieron y el tercero lo hizo para declinar la invitación.

En su intervención, que cerró el acto, el filósofo Fernando Savater aseguró que la propuesta de Ibarretxe para la creación de un estado vasco asociado a España «es un proyecto para convertir en una nueva Yugoslavia a este país, para despedazar la convivencia». «¿Hay alguien que crea de verdad que esa payasada innoble, esa  majadería del estado libre asociado se tomaría en serio si no fuera  por la amenaza de ETA?», se preguntó Savater.

Regreso de los exiliados vascos
El filósofo dijo que habrá muchos nacionalistas que «se avergüencen» de que las tesis independentistas «tengan que estar impuestas» y afirmó que en el País Vasco «el problema es ETA y la reproducción de la violencia, y mientras ésta perdure los proyectos políticos tienen que quedar aparcados». En su opinión, una vez que se acabe con ETA, tendría que abrirse un «período de reconciliación» en el que «regresen todos los que se han tenido que marchar».

«Somos pacíficos, personas que buscan acuerdos y concordia, pero no inagotablemente sumisos y no estamos dispuestos a dejarnos  atropellar, a dejar que por la vía de los hechos consumados, al rebufo de ETA, se nos impongan cosas que no deseamos soportar, se nos corte el Estado democrático al que pertenecemos y se nos lleve a  una especie de comunidad tribal, en la cual el más bruto será el que más mande», afirmó Savater. También pidió al Gobierno que no permita que se «atropelle» a quienes piensan de distinta manera que el nacionalismo. Llegado a este punto, dejó claro que no es cierto que la sociedad vasca rechace el cerco legal a Batasuna, ya que «no es lo mismo la sociedad vasca que la parroquia nacionalista».

«No sé de cómo se enteran de lo que opina el pueblo vasco si no se oye hablar de política a nadie», ironizó Savater, para añadir que «ni la bandera española era de Franco ni la ikurriña de ETA, sino que ambas pertenecen a miles de demócratas que llevan mucho tiempo luchando por verlas juntas en armonía». Y abundando en silencios cómplices o cobardes, Savater criticó también a los organizadores del Festival de Cine de San Sebastián por no guardar un minuto de silencio en recuerdo a la última víctima de ETA, el guardia civil Juan Carlos Beiro. «En el Festival no se puede guardar un minuto de silencio aunque maten a un guardia civil en la puerta. Premia a las películas comprometidas, pero no pide ningún compromiso a los que lo organizan. Se puede hablar de la política de Bush y de los bombardeos de Irak y no de lo que está pasando a dos metros de la puerta. Es una hipocresía y una vergüenza», recalcó.

El recuerdo a las víctimas
Durante el homenaje, los periodistas Antxon Urrosolo y Mercedes Milá pidieron que la sociedad no olvide a los concejales amenazados. Y lo hicieron desde un escenario que simbolizaba un ayuntamiento. Las figuras de cinco pelotaris recordaban ese silencio cómplice y cobarde del público mientras se linchaba a Ana Urchueguía.

Urrosolo y Milá fueron también quienes al final del acto dieron lectura a la lista de cargos públicos asesinados por ETA desde 1975. Sus familiares recibieron desde el escenario los aplausos de los asistentes. Entre éstos se encontraban representantes del PP, como Jaime Mayor y Alberto Ruiz-Gallardón, y del PSE, como Patxi López y su antecesor, Nicolás Redondo. Allí estaban, también, Bárbara Dührkop, Edurne Uriarte, Nicolás Redondo Urbieta y Agustín Ibarrola.

Tras la exhibición de un vídeo con imágenes de atentados,  los alcaldes de La Coruña y Cádiz, Francisco Vázquez y Teófila Martínez, intervinieron como la «voz» de sus convecinos, en nombre de los cuales transmitieron, como dijo Vázquez, su «respeto, admiración y solidaridad» hacia los concejales vascos del PP y del PSE, «que con miedo y grave riesgo para sus vidas defienden ese compromiso a poder pensar y ser como se quiere». «La mejor vacuna para los que se ponen la venda delante de los ojos es venir aquí, porque yo vengo y veo lo que veo y no puedo callarme ante lo que aquí está pasando. Hay que hablar, aunque moleste a muchos, porque la realidad no es la imagen de un País Vasco idílico en el que no pasa nada», destacó el alcalde de La Coruña, quien también defendió la Constitución y criticó la «deformación y manipulación de la historia que se hace en las escuelas, cuya primera cosecha han sido los jóvenes de Jarrai y la «kale borroka»».

Por su parte, Teófila Martínez ensalzó la labor de los ediles de su partido y del PSE, un trabajo que, subrayó, deben hacer «sin la solidaridad del Gobierno vasco, más preocupado en defender su ideario nacionalista que a los cargos públicos amenazados».

«El lendakari más egoísta»
Un largo aplauso en memoria del guardia civil Juan Carlos Beiro, asesinado esta semana, así como al único edil de UPN en Leiza, Silvestre Zubitur, precedió al discurso del concejal del PP en Llodio Santiago Abascal, quien destacó la unidad del PP y el PSOE en la lucha contra el terrorismo y dijo que Ibarretxe es «el lendakari más egoísta, desbocado y prevaricador de la historia del País Vasco». Ana Urchueguía afirmó que «hay que liberarse del temor y del miedo y levantarse democráticamente ante los terroristas». «Los amenazados somos el frontón que detiene los golpes del fascismo. La falta de libertad debe ser el aliento que anime a nuestra sociedad a lograr una libertad plena», dijo Ana Urchueguía, quien pidió a la sociedad vasca y navarra que «no mire a otro lado», tras recordar que «la soledad de las víctimas esta semana en Leiza ha sido impactante».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.