Nacional

null

Hemeroteca > 29/05/2003 > 

Simancas quiere cambiar al presidente de Caja Madrid y quitar el «céntimo sanitario» de las gasolinas

Se trata de algunos de los mayores núcleos de poder de Madrid, sobre los que Gallardón ha reafirmado en su gestión al Gobierno regional frente al municipal

Actualizado 29/05/2003 - 01:11:31
MADRID. Rafael Simancas, previsible nuevo presidente de la Comunidad de Madrid, declaró ayer en la Ser que quiere para Caja Madrid un nuevo presidente. Al preguntarle si Miguel Blesa tiene los días contados, Simancas dijo que la Asamblea General de esta entidad tendrá una nueva composición como consecuencia de las elecciones «y parece razonable que al frente de la caja se sitúe una persona de talante progresista».
Sin embargo, el complejo equilibrio de Administraciones, partidos políticos, sindicatos e impositores en Caja Madrid, verdadero motor de la economía regional y quinta entidad financiera española por tamaño, es un obstáculo a los planes de Simancas. Además, es público que las vinculaciones políticas de su presidente Miguel Blesa, están por encima de la política regional y apuntan directamente a La Moncloa.
Simancas también prometió ayer quitar el «céntimo sanitario», impuesto autonómico a ventas minoristas de hidrocarburos que sólo tiene Madrid, y añadió que no es la solución para financiar la sanidad pública porque grava de forma injusta a los empresarios.
Respecto a si Fernández-Tapias seguirá siendo el presidente de la comisión ejecutiva de la feria de Madrid (Ifema), Simancas explicó que acaba de ser elegido presidente de la Cámara de Comercioy que su intención es mantener una «relación razonable» con la representación de esa institución.
No quiere a Manzano en Ifema
Sin embargo, sí dejó claro que no le parece «una buena idea» dar una presidencia honorífica de Ifema al alcalde saliente, Alvarez de Manzano, de quien dijo «tendrá otras ocupaciones que atender en los próximos años».
El control de Caja Madrid, Ifema y también Telemadrid y la Cámara de Comercio son los primeros objetivos económicos de la coalición PSOE-IU, según fuentes consultadas. Se trata de verdaderos centros de poder económico y de opinión, que además los Gobiernos de Ruiz-Gallardón se han ocupado de «blindar» estos años al máximo para reservarse su papel de administración tutelante frente al Ayuntamiento.
Las mismas fuentes recuerdan las recientes batallas entre el Ayuntamiento y la Comunidad sobre Ifema, la Cámara e incluso sobre los complementos económicos de los consejeros de las administraciones públicas madrileñas en Caja Madrid, que se saldaron con claros triunfos de los equipos de Ruiz-Gallardón frente a Manzano.
En el caso de Ifema, a nadie se le escapa la buena gestión realizada por Fermín Lucas como director general, tanto por la ampliación de los recintos como por la vuelta a los beneficios. Sin embargo, se trata de una institución que es, junto con el aeropuerto de Madrid, uno de los mayores motores económicos de la región.
Las batallas de la Cámara
El grupo socialista en la oposición siguió con interés las peleas libradas para hacerse con el control de Ifema entre el Ayuntamiento, al principio respaldado por Adrián Piera, contra la consejería de Economía de la Comunidad, con Luis Blázquez a la cabeza, avalado además por empresarios de CEIM que posteriormente pasaron a la Cámara liderados por Fernández-Tapias, y que se saldaron con el nombramiento por un precario consenso de Lucas. El equilibrio accionarial en Ifema se decanta hacia el Gobierno regional. Ayuntamiento y Comunidad tienen cada uno el 31% de capital, igual que la Cámara, tutelada por la Consejería de Economía, y un 7% Caja Madrid.
Con la Cámara de Madrid sucede algo parecido a Ifema. La reciente historia de esta organismo, con más de 42 millones de presupuesto anual, hace de él un bocado muy apetecible para cualquier político y de hecho esos millonarios fondos han sido hasta ahora el motivo de todas las disputas.
La cuestión es que la Consejería de Economía tutela los presupuestos de la Cámara, es decir, hasta ahora Luis Blázquez, la persona que introdujo a Fernández-Tapias en la órbita de Ruiz-Gallardón; pero a partir de ahora será el consejero de Economía que designe Simancas el que lo haga y es indudable que las relaciones personales no serán las mismas. Algunas fuentes consultadas dicen que Tapias aguantará la presión. Experiencia no le faltó cuando presidía CEIM con Joaquín Leguina. Además tiene a ilustres socialistas en el pleno de la Cámara, como el ex consejero Noriega. Sin embargo, otras fuentes opinan que a medio plazo, cuando la coalición PSOE-IU empiece a pedir más en base a sus atribuciones legales, la cohabitación saltará por los aires.
En Telemadrid, con una cuota de pantalla en la región superior al 17% y pendiente de su privatización cuando el Gobierno apruebe la Ley de Terceros Canales, el nombramiento de su director general corresponde directamente a la Comunidad.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.