Valencia

null

Hemeroteca > 29/03/2010 > 

El otoño de la caballeria

No se conoce la fecha exacta del nacimiento de Joanot Martorell, el caballero valenciano autor del «Tirant lo Blanch», una de las más tempranas novelas en el sentido moderno del término; un hito, por

Actualizado 29/03/2010 - 12:47:15
No se conoce la fecha exacta del nacimiento de Joanot Martorell, el caballero valenciano autor del «Tirant lo Blanch», una de las más tempranas novelas en el sentido moderno del término; un hito, por tanto, en el panorama cultural europeo. Se sabe, aún así, que el escritor nació entre 1405 y 1415. Cabe, pues, tomar 1410, como han hecho algunos biógrafos recientes, a manera de pivote que represente a todos esos años.
Al menos, sí se sabe que la redacción del Tirant lo Blanch se comenzó en enero de 1460. Los decenios y los siglos en números redondos han ido adquiriendo ese cariz de piedra miliar, de jalón a lo largo del camino de la historia, que tienen cuando queremos destacar y celebrar personas o hechos pretéritos. Es, por tanto, perfectamente idóneo que, en 2010, se rinda especial homenaje a Joanot Martorell y al Tirant.
Las efemérides destacadas y, en general, las celebraciones, tienen como objetivo la recuperación o la preservación de la memoria; destacan aquello que una sociedad considera que merece ser conservado; convierten a hechos o personas en monumentos, palabra que remite al término latino monumentum, el cual deriva de monere: advertir, recordar. Baruch de Spinoza, el filósofo de origen sefardita radicado en la Holanda del siglo XVII, distinguía entre memoria y recuerdo, y lo hacía con mejor y más amplio estilo que muchos de quienes hoy exhuman pasados.
El recuerdo es pasado aún vivo y que, por tanto, puede producir dolor; la memoria, en cambio, es el recuerdo exorcizado, hecho carne o espíritu nuestros, y suscita ese íntimo gozo de que están hechas las nostalgias o que es, tal vez, simiente, levadura y acicate de nuestro futuro obrar propio o colectivo.
El mundo que representan Joanot Martorell y su obra tiene mucho de crepuscular, de fin de una era y comienzo de otra nueva. Desde el punto de vista militar, la importancia del caballero armado de punta en blanco decrecía por obra, primero, de los arqueros ingleses en los campos de Crecy, de Poitiers o de Azincourt y, de un modo definitivo, por la infantería plebeya y la formidable y eficaz máquina bélica puesta a punto en Italia por el Gran Capitán para Fernando el Católico.
El desarrollo y empleo masivo de la artillería durante los últimos envites de la Guerra de los Cien Años y, sobre todo, ya en tiempos de Carlos V, casi iban a darle el golpe de gracia. También el final del siglo XV y los albores del XVI fueron una época epigonal para el caballero como sistema de valores y de ritos basados en el honor, la fidelidad a la palabra dada y otros rasgos de la ética caballeresca. La burguesía mercantil y el modelo de príncipe que describe Maquiavelo son los principales actores del cambio. Cervantes, en su Don Quijote, dejaría genial constancia de la trasformación.
En los tiempos de Joanot Martorell coexisten aún los dos mundos, el del caballero de raíz medieval y la nueva era. La Lonja de Valencia, aunque algo más tardía, es un armónico ejemplo de esa yuxtaposición, como lo son Alfonso el Magnánimo (soberano de Joanot Martorell durante casi toda la vida del escritor), el desaparecido Palacio Real de Valencia o el Castelnuovo de Nápoles, donde el rey Alfonso estableció, entre 1442 y su fallecimiento en 1458, una corte de la cual seguramente formó parte el autor del Tirant durante algunos años.
SEÑOR FEUDAL DEPAUPERADO
Joanot Martorell representa de manera muy ajustada al caballero valenciano de su época. Señor feudal de un menguado y menguante patrimonio que acabaría arruinando él mismo, es un personaje arquetípico de la época en que le tocó vivir, de su clase social en la Europa de entonces y en el Reino de Valencia. En su tiempo menudean por las cortes, las plazas, los puertos y las lizas y por las fronteras entre la Cristiandad y el mundo islámico o pagano, caballeros de ventura con muchos rasgos comunes a nuestro Joanot Martorell y que, a veces, fueron también artífices de narraciones caballerescas: Antoine de la Salle, el heraldo de Jacques de Lalaing, Díez de Games.
Nuestro personaje es, pues, un excelente reflejo de lo universal, a la vez que contribuye a conformar esa universalidad. Lo mismo puede decirse del Tirant lo Blanch, con el valor añadido de que se trata del que tal vez sea el mejor libro en su género, como hizo notar Cervantes. La obra tuvo un notable reconocimiento exterior a partir de la edición castellana de 1511 y de las ediciones italianas y franceses de los siglos XVI, XVII y XVIII, y llegó a influir, a través de Ariosto, en la obra Much ado abot Nothing de Shakepeare. En nuestro siglo ha renacido el interés internacional por ella y, de hecho, por aquel fastuoso y enervante canto de cisne que entonaron los últimos decenios de la Edad Media.
No todos los momentos de la historia de cualquier sociedad han tenido un relieve de alcance universal, a la vez que eran profundamente locales. El siglo XV es uno de esos muy escasos momentos en la trayectoria del pueblo valenciano y, en realidad, de Europa en su conjunto. Es, a su vez, una época clave en la historia europea; supone el fin del mundo caballeresco que encarnaba Joanot Martorell, y también el fin de esa Europa de las ciudades que vio como se alzaban por doquier campanarios imposibles y torres comunales, puertas cívicas y lonjas; esa Europa urbana de la cual Valencia fue también arquetipo. Yes entonces cuando el genio valenciano se manifiesta de manera más brillante en todos los campos de la vida social.
La rememoración de todo ello, en tanto que monumentum universal y muy propio, está, pues, plenamente justificada. Debe convertirse, sin embargo, en memoria viva, más allá de las efemérides, de las rememoraciones puntuales y los homenajes efímeros a Joanot Martorell, a Ausiàs March, a Pere Comte, al Magnánimo, a Jacomart y a los Borja.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.