Economía

null

Hemeroteca > 28/11/2007 > 

Solbes quiere limitar el papel de la oficina que creó Sebastián para evitar interferencias

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, rechazó ayer que haya puesto condiciones a Rodríguez Zapatero para continuar en el Gobierno si el PSOE gana las elecciones, pero sí dijo que quiere delimitar

Actualizado 28/11/2007 - 10:14:35
El vicepresidente económico, Pedro Solbes, rechazó ayer que haya puesto condiciones a Rodríguez Zapatero para continuar en el Gobierno si el PSOE gana las elecciones, pero sí dijo que quiere delimitar las funciones de la Oficina Económica, que creó Miguel Sebastián, y que tantos quebraderos de cabeza le ha dado durante la legislatura.
Tras intervenir en una jornada de la Comisión Nacional de Competencia (CNC), Solbes aseguró, en declaraciones a los periodistas, que ha hablado con Rodríguez Zapatero de muchas cosas, de cómo ven los problemas uno y otro, pero «no se le ponen condiciones a un presidente. Se intercambian puntos de vista para trabajar de la manera más coherente posible», explicó.
Preguntado por la Oficina Económica de Moncloa, Solbes aseguró que no es partidario de eliminarla. «Creo que un apoyo al presidente en el ámbito económico es muy útil», dijo. Pero fue claro al advertir su intención de «delimitar la actuación de cada uno para evitar solapes y posiciones que en algunos momentos pueden generar algunos puntos de vista distintos». Y es que durante esta legislatura, los enfrentamientos y discrepancias entre la Oficina Económica, especialmente mientras estuvo dirigida por Miguel Sebastián -que luego fuera candidato a la alcaldía de Madrid-, y el Ministerio de Economía han sido claros.
Ahí están los diferentes enfoques sobre la reforma fiscal. Miguel Sebastián defendió el tipo único del IRPF desde la Oficina de Moncloa, incluso después de que Solbes hubiera mostrado su rechazo a ir tan lejos en la reforma del IRPF. Finalmente fue el vicepresidente quien logró imponer su criterio. Pero más graves fueron los enfrentamientos y la intervención de la oficina del presidente en las grandes operaciones empresariales que se han fraguado en estos años. La opa de Gas Natural vino de la mano de Sebastián, a quien también se considera artífice del intento de desbancar a Francisco González de la presidencia del BBVA, dando un claro apoyo al intento de asalto de Sacyr sobre la entidad bancaria.
También tuvo claro protagonismo la Oficina de Moncloa en el «final feliz» que Zapatero auguró para las ofertas sobre Endesa, al poner todas las trabas posibles a la opa de la alemana E.ON, y prácticamente ofrecer una alfombra roja a la alternativa Enel-Acciona. Incluso el ya ex presidente de la CNMV, Manuel Conthe, denunció las presiones que algunos miembros de la Comisión sufrieron desde los asesores económicos de Zapatero.
Ante esta experiencia, es natural que Pedro Solbes quiera garantizar que «este espectáculo» no vuelva a repetirse en la próxima legislatura, si él sigue llevando las riendas de la economía española.
Respecto a la decisión de ir como número dos de la candidatura del PSOE por Madrid a las elecciones generales, tras José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que no se trata de una condición impuesta por él, y que la idea fue del presidente.
Durante su intervención en la jornada de la CNC, el vicepresidente aseguró que uno de los principales retos para la nueva Comisión Nacional de Competencia es convertir el «programa de clemencia» en referente permanente para las empresas. Destacó que este es uno de los nuevos instrumentos que regula la nueva normativa de competencia, y que consiste en que a las empresas o directivos, conocedores o participantes en un cártel, y que delaten la situación, podrán redimirse y librarse de la sanción. Explicó Solbes que hay un acuerdo generalizado en que los cárteles son la mayor amenaza para el mantenimiento de un nivel saludable de competencia, por lo difícil que es detectarlos y probar su actuación.
Mientras, ayer se sucedían las reacciones a la decisión de Solbes de aceptar la propuesta de Zapatero para seguir como vicepresidente. Ministras de su gabinete, como Chacón y Álvarez, alababan la labor desempeñada por el titular de Economía durante estos cuatro años y calificaban la decisión de buena noticia para los españoles.
Desde la oposición, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, se mostró sorprendido, teniendo en cuenta las, a su juicio, «notorias» diferencias entre Solbes y Zapatero a raíz de las propuestas electoralistas del PSOE.
Para el senador del PP Juan Pablo Sánchez-Seco, Solbes no debería ser ministro porque «ya está muy mayor y, sobre todo, se le nota una preocupante falta de capacidad de reacción para resolver los problemas reales que afectan a nuestra economía».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.