Opinión

Opinión

Hemeroteca > 28/09/2009 > 

Gran victoria de Merkel

LOS alemanes han renovado claramente la confianza en la canciller democristiana Ángela Merkel y le han dado además la fuerza necesaria para que pueda formar una coalición con el Partido Liberal y

Actualizado 28/09/2009 - 03:04:03
LOS alemanes han renovado claramente la confianza en la canciller democristiana Ángela Merkel y le han dado además la fuerza necesaria para que pueda formar una coalición con el Partido Liberal y gozar de una mayoría claramente orientada hacia el centro derecha. El mensaje es tan evidente que después de cuatro años de «gran coalición», los socialdemócratas han obtenido su peor resultado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Merkel es, por tanto, la gran vencedora de las elecciones celebradas ayer, de modo que los ciudadanos de la primera potencia económica continental le han puesto en sus manos la oportunidad de ejercer el papel de uno de los grandes de la historia de Alemania: premiada por su prudencia en una primera etapa de gobierno de coalición forzada con los socialdemócratas, e investida ahora de la confianza necesaria para afrontar las grandes reformas que el país lleva lustros aplazando precisamente por la reticencia de la izquierda. Esa resistencia a las reformas ha sido al final demoledora para el Partido Socialdemócrata.
El fin de la «gran coalición» era previsible, porque se trata de una fórmula reservada para las circunstancias excepcionales a la que el pueblo alemán acude para huir de la inestabilidad política, pero que si se prolonga indefinidamente tiene efectos perversos. En efecto, a simple vista se ve que la fórmula de unir a los dos grandes partidos con capacidad de gobernar sirve también para aumentar el papel electoral de los pequeños, lo que a la larga puede complicar la formación de mayorías compactas. Para los socialdemócratas, en concreto, si su actual líder, Franz Walter Steinmaier, no logra levantar desde la oposición sus resultados de forma muy significativa, existe el riesgo de que su competencia con los partidos a su izquierda le haga imposible volver a ser una alternativa en mucho tiempo.
Con este resultado, y con la previsible victoria de los conservadores británicos, se extiende la tendencia al centro derecha en los principales países de la UE y a la pérdida de confianza generalizada en la izquierda que confirmaron las pasadas elecciones europeas. Con las excepciones reconocidas y circunstanciales en ciertos países, por primera vez en medio de una crisis económica de dimensiones globales, la corriente más fuerte es a todas luces la que lleva a los ciudadanos europeos a confiar en las fórmulas liberales y conservadoras antes que en las viejas y caducas recetas socialistas.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.