Economía

null

Hemeroteca > 28/09/2009 > 

El consumo energético de España retrocedió el pasado año hasta niveles de 2004

La crisis económica está saliendo cara al sector energético. Según los últimos datos anuales de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores) el consumo de energía primaria

Actualizado 28/09/2009 - 17:41:45
La crisis económica está saliendo cara al sector energético. Según los últimos datos anuales de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores) el consumo de energía primaria en España retrocedió el año pasado hasta niveles no vistos desde el ejercicio 2004 (ver gráfico a la derecha), en una tendencia descendente que se sigue agudizando durante 2009.
Así, de las 146,9 millones de toneladas equivalentes de petróleo que la economía española llegó a demandar en 2007, el pasado ejercicio tan sólo se consumieron 142,1 millones de toneladas, y bajando. No en vano, 2004 fue el último ejercicio en que la economía nacional cubrió sus necesidades con menos de 143 millones de toneladas.
Por categorías, el uso que más se está restringiendo es el de componentes energéticos relacionados con la generación de electricidad, de los que el carbón resulta el más perjudicado. El consumo de este combustible se redujo hasta los 13,9 millones de toneladas equivalentes de petróleo, encajando una caída del 33,5% frente a la demanda de 21 millones de toneladas registrada hace cinco años. El recorte sigue por las fuentes de generación hidráulica, que experimentaron un descenso del consumo del 26% durante el mismo periodo.
La energía nuclear tampoco se salva de las caídas. Su consumo retrocede el 7,2% entre 2008 y 2004 de forma que los 16,5 millones de toneladas equivalentes de crudo que aportó esta tecnología hace cinco años, el pasado ejercicio sólo generó 15,3 millones. El consumo de petróleo también retrocede. En concreto, un 4% desde los 71 millones de toneladas de 2004, hasta los 68 millones demandados en 2008. Detrás de este retroceso se encuentran las caídas que están experimentando las gasolinas, gasóleos, querosenos, y gases licuados de crudo.
A cambio, el consumo de gas natural crece un 40% hasta 34,7 millones de toneladas desde los 24,6 millones de toneladas consumidas hace cinco años, en tanto que las energías renovables aportan ahora un 43% más de energía que en 2004, hasta8,8 millones de toneladas el pasado año frente a los 6,1 millones de hace cinco ejercicios. Insuficiente, sin embargo, para compensar las caídas de carbón, nuclear y petróleo que se encuentran entre los componentes más demandados.
Sin embargo, y pese al descenso del consumo, el autoabastecimiento energético no está mejorando. Si en el ejercicio 2004 , el 23,1%de la demanda era cubierta por fuentes propias de energía, en 2008 esta variables retrocedió hasta el 21,6%, aumentando la vulnerabilidad energética nacional. Detrás de este empeoramiento se encuentra la caída del consumo del carbón nacional y la mayor demanda de gas natural que procede del extranjero. De hecho, la caída del autoabastecimiento hubiera sido más grave de no ser por el repunte de las energías renovables.
Cambia la cesta
La búsqueda de combustibles más asequibles y el descenso general del consumo está provocando, además, un cambio en la composición de la cesta energética española. El carbón ha pasado de aportar el 14,8% del total de la energía consumida en 2004 a tan sólo cubrir el 9,8% de la demanda en 2008. Baja también la importancia del crudo desde el 50,1% hasta el 47,9%; de la energía nuclear hasta el 10,8% desde el 11,7% y de la hidráulica hasta el 1,4% desde el 1,9%. Sin embargo, la economía española es ahora más dependiente del gas natural, que acapara el 24,5% del consumo energético del país frente al 17,4% de 2004, y de las energías renovables, hasta el 6,2% frente al 4,3%.
Más eficiencia
La nota positiva en este contexto de recortes es que la economía nacional se está apretando la cinturón, de forma que el descenso energético está siendo superior al derivado de los ajustes de producción. Como consecuencia, disminuye la cantidad de energía necesaria para producir una unidad de Producto Interior Bruto (PIB) lo que redunda en un aumento de la eficiencia energética de la economía española y en una mejora de su competitividad.
En cifras, estos recortes se traducen en que cada español consumió un 5,2% menos de energía en 2008 frente a 2007. Al año, cada habitante consume ahora 3,08 toneladas equivalentes de petróleo, frente a las 3,25 toneladas demandadas en 2007 o la punta de 3,31 toneladas gastadas por ciudadano en 2005. De este modo, la intensidad energética española mejoró un 3,7% en 2008 frente al incremento del 1,2% que aún experimentó el PIB del país en el mismo año.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.