Castilla y León

null

Hemeroteca > 28/02/2007 > 

Triunfal regreso del destierro

TEATRO«Romances del Cid»Versión: Ignacio García May. Dirección: Eduardo Vasco. Compañía Nacional de Teatro Clásico. Intérpretes: Jesús Hierónides, Muriel Sánchez, Francisco Rojas. Lugar: Teatro

Actualizado 28/02/2007 - 03:05:48
TEATRO
«Romances del Cid»
Versión: Ignacio García May. Dirección: Eduardo Vasco. Compañía Nacional de Teatro Clásico. Intérpretes: Jesús Hierónides, Muriel Sánchez, Francisco Rojas. Lugar: Teatro Principal. Zamora. Estreno.
JULIA AMEZÚA
En el año del 800 aniversario del Cantar del Cid, la CNTC llega a Zamora «la bien cercada» con esta arriesgada propuesta escénica de hacer regresar del destierro a un personaje tan incómodo en algunos ámbitos como el Cid. La versión de García May, sin respetar el orden cronológico, aúna diversos textos del universo cidiano, mezcla leyenda e historia, fragmentos del Cantar y romances. Es un gran acierto que el repertorio seleccionado manifieste la cara más humana y actual del Cid al poner en el escenario temas tan universales y actuales como las luchas entre los pueblos y los poderosos, el despecho de Jimena embarazada por la ausencia prolongada del marido en las guerras (genial interpretación de Muriel Sánchez), el brutal maltrato de los condes a sus mujeres (original escena de marionetas), la lealtad a la patria, las intrigas y traiciones por el poder y el heroísmo de jugarse la posición económica y social y la propia seguridad por defender a cara de perro la verdad y la justicia.
Nada queda suelto en la puesta en escena, con una perfecta coordinación entre palabra, voz, acciones, música, la iluminación mortecina y evocadora y el simbolismo del atrezo. Así, la escenografía resulta estética y práctica con una estructura metálica en el centro del escenario de la que penden cuerdas y objetos como una armadura; al fondo se sitúan estanterías con el atrezo y a los lados, los músicos.
El resultado es una propuesta escénica de calidad en la que las estampas cidianas se suceden sin brusquedad, bien ensambladas con un ritmo ágil y golpes de efecto. Es magnífica la interpretación de los tres actores que despliegan amplia gama de matices, incluido el humor, cambian de registro continuamente y pasan con naturalidad de ser juglares que buscan la complicidad del público a personajes. La palabra, gran protagonista, sobresale por el buen hacer de los actores que no sólo tienen buena dicción sino que dominan el verso y consiguen que el castellano antiguo brille en el escenario, algo poco habitual.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.