Opinión

Opinión

Hemeroteca > 28/01/2007 > 

ABC y sus lectores

JULIÁN SANTAMARÍA, director del Instituto de Estudios de Opinión Noxa Consulting, expresa su malestar por un artículo publicado por Edurne Uriarte en el que, en su opinión, la columnista -que se

Actualizado 28/01/2007 - 02:43:50
JULIÁN SANTAMARÍA, director del Instituto de Estudios de Opinión Noxa Consulting, expresa su malestar por un artículo publicado por Edurne Uriarte en el que, en su opinión, la columnista -que se refería a una encuesta publicada en el diario La Vanguardia el pasado 21 de enero, «arremetía contra la encuesta y sus autores, afirmando que las preguntas estaban formuladas para inducir las respuestas que el Gobierno quería oír». Santamaría considera «muy grave esta afirmación porque pone en tela de juicio la credibilidad de Noxa, un instituto que ha trabajado con criterios estrictamente profesionales para diversos medios de comunicación, casi todos los partidos relevantes y una gran variedad de instituciones públicas y empresas privadas».
En la contraportada del 15 de enero apareció el artículo «El pequeño Mozart extremeño». A DOMINGO ABELLÁN LOZANO y a CARLOS CORDERO no les cabe duda de que «los elogios que se hacen del niño prodigio de 9 años Edwin Zúniga, sobre sus conocimientos musicales y hábil ejecución, son bastante acertados dada su corta edad». Pero detectaron un error «bastante notable»: «Al preguntar al niño qué composiciones musicales eran de su predilección, citó varias obras de diversos músicos, todas ellas famosas. Por último, dijo (o al menos así lo reflejó ABC) que su preferida era la Sinfonía del Nuevo Mundo, de Mozart. Y cualquier melómano sabe que esta obra es de Anton Dvorak. No le atribuyamos al insigne Mozart esta sinfonía, que es la novena del gran compositor checo».
En la contraportada, pero esta vez el 17 de enero, aparecía un artículo titulado «Adiós a un héroe casi olvidado», sobre la muerte a los 108 años de René Riffaud, uno de los cuatro últimos veteranos vivos de la Primera Guerra Mundial. En la crónica, JOSÉ Mª SEGOVIA encontró «un explicable desliz» al calificar «al padre del fallecido René como «ingeniero de canales y puertos», denominación incorrecta. Si hubiese sido español, su carrera sería la de ingeniero de caminos, canales y puertos, más brevemente ingeniero de caminos; profesión ésta que en Francia se denomina ingenieur des ponts et chaussées, es decir, ingeniero de puentes y calzadas, nombre, por cierto, con aires de otros tiempos».
En el artículo «La Guardia Civil no, por favor» (22 de enero), de Ignacio Camacho, sobre la protesta que 12.000 guardias protagonizaron el pasado domingo, MIGUEL DE ENTREMARES observó que el autor utilizaba -en su opinión- «un palabro, cosa extraña en él. El palabro al que me refiero es el de picoletos. En general, muchos periodistas, en sus crónicas o reportajes, para designar a un agente dicen número. Me consta que los agentes de la Benemérita no aceptan de buen grado las denominaciones ni de números ni de picoletos ya que, como mínimo, las consideran peyorativas. A veces, incluso ofensivas». A este respecto, cabe aclarar que el diccionario de la RAE, en su vigésima tercera edición, tiene previsto incluir la siguiente definición: «Picoleto. 1. m. jerg. Esp. Miembro de la Guardia Civil. Lo detuvo una pareja de picoletos». Lo cual no exime de que esta denominación moleste a los miembros de dicho Cuerpo.
Por el artículo «La república de «Kaczykistán»» (15 de enero) escribe MONIKA DOMANSKA, agregada de prensa de la Embajada de Polonia, que, aunque declara saber «apreciar el habitual esmero y escrupulosidad de ABC, esta vez, sin embargo, me veo obligada a mostrarle mi sorpresa y mi desazón por ese artículo». Y comenta: «Polonia siempre ha insistido en la necesidad de convertir la UE en algo más que en un mero mercado común y una fuente de fondos estructurales. Tanto durante las negociaciones de adhesión como hoy, a la hora de hablar de la nueva Constitución, el Gobierno polaco aspira a promover un club europeo donde haya menos papeleo financiero, pero donde exista mejor clima para abordar los asuntos estratégicos y enfrentarse a los más importantes retos del siglo XXI como es, por ejemplo, la política exterior común. Además, difícilmente se pueden comprender los reproches de que en algunos ámbitos Varsovia no siempre lleve una política exterior que sea del agrado del presidente ruso. A veces, igual de importantes para toda Europa son las aspiraciones europeas de Ucrania y también de Georgia. También me gustaría aclarar -continúa- que este, según el autor, nacionalismo del Gobierno polaco que «ha creado dudas en los inversores» no parece ser tan peligroso ya que el nivel de inversiones alcanzó en 2006 unos 10.000 millones de dólares y, comparando con el año anterior, ha aumentado en un 25 por ciento. En cuanto a las críticas sobre el previsto incremento del gasto social, el Gobierno de Polonia no será con toda certeza el único que quiera llevar a cabo una política pro-social. Y para terminar, creo que valdría la pena tener en cuenta que, a pesar de todos los comentarios negativos y según las últimas encuestas, el partido gobernante -Ley y Justicia- sigue teniendo casi la misma intención de voto que antes de las elecciones generales en otoño de 2005, lo que le sitúa como una de las principales fuerzas políticas del país».
«ABC viene señalando, muy correctamente a mi juicio, los errores de Zapatero, comenzando por el hecho mismo de negociar con terroristas. Lo que me parece que no está tan claro son las motivaciones de la banda», opina SIGFRIDO SAMET. Y el lector, además, se refiere a la Tercera «ETA y los intereses siniestros» (15 de enero), en la que Benigno Pendás comenzaba: «¿Por qué ETA no aprovecha la oportunidad? Nunca ha encontrado un interlocutor tan bien dispuesto». El lector nos ofrece su propia «hipótesis explicativa» a esta pregunta: «ETA busca (igual que el PSOE y el PP) el poder. Su oferta diferencial es la autodeterminación. Son los vascos los únicos que podrían exigirla. Pero ETA sabe que de la mitad nacionalista hay a lo sumo una mitad separatista. Por lo tanto, nunca lo logrará por vía democrática. Presiona al Estado para «demostrar» que éste rechaza sus pretensiones (pues, aunque quisiera, no tiene competencia para otorgarla). Sólo por la violencia puede llegar -con o sin autodeterminación- al poder, y el objeto de la violencia es intimidar y someter a los vascos».
Manuel Martín Ferrand publicó un artículo, bajo el título «El cántaro de Zapatero» (4 de enero), con el que CARMEN FELGUEROSO no está de acuerdo puesto que, según su parecer, a «Martín Ferrand la oposición del PP unos días le parece crispada y agresiva, otros inexistente y desvaída y, en este artículo, «débil y sin brío, haciendo perezosamente...». Parece que es Ferrand el que de verdad está crispado. Nada le gusta, nada le acomoda, todo le disgusta, una cosa y la contraria: no le gusta el PSOE pero odia al PP; el PP no le disgusta en exceso, pero no puede criticar al PSOE sin a la vez dar un capón al PP, no vayan a creer que es facha... Si el Gobierno hace algo mal, se le critica, pero algo hay que decir del PP, que al fin y al cabo es la derecha más extrema...», ironiza la lectora.
«Ya escribí hace poco sobre el doble rasero lingüístico empleado por ABC en materia terrorista -se queja ALVARO REYNOLDS desde Dublín-. Como hispano-irlandés, me escuece que ABC siga usando el termino paramilitares para hablar de lo que claramente son terroristas en Irlanda del Norte.Sin embargo, a la hora de hablar de ETA, siempre se usa el termino terroristas. Jamás he visto el termino paramilitar en las páginas de ABC usada en referencia a ETA. Al abordar el informe de Nuala O´Loan sobre la guerra sucia en Irlanda del Norte, el artículo de ABC titulado «Un informe confirma que la Policía del Ulster encubrió atentados protestantes" sostenía que terroristas del UVF son paramilitares. Como víctima del terrorismo -del IRA en 1996- encuentro este tipo de semántica insultante por parte de ABC. Si ABC se va a enojar por la semántica del lema de una manifestación contra el terrorismo en Madrid, me parece un poco hipócrita que sea tan insensible en este caso. ¿No se molestan ustedes, por ejemplo, cuando los medios extranjeros se refieren a ETA como separatistas?, pregunta».
En cambio, sobre la tribuna abierta «¿Qué paz queremos?» (publicado el 18 de enero), de Ana Velasco Vidal-Abarca, afirma MIGUEL Á. LUZON BENEDICTO: «Felicidades, un artículo de verdad excelente».
lectores@abc.es
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.