Internacional

null

Hemeroteca > 27/12/2006 > 

La política de los christmas

Los aspirantes a transitar por el camino hacia la Casa Blanca -un peregrinaje político que requiere incuestionable dedicación, abundante dinero, sobrada anticipación y férrea disciplina- tampoco se

Actualizado 27/12/2006 - 13:40:53
Los aspirantes a transitar por el camino hacia la Casa Blanca -un peregrinaje político que requiere incuestionable dedicación, abundante dinero, sobrada anticipación y férrea disciplina- tampoco se cruzan de brazos en Navidad. El último campo de batalla ante las presidenciales del 2008 pasa por cuidadosos, masivos y comentados envíos de christmas. Una festiva tradición epistolar que se ha convertido en un acto casi electoral para los interesados en suceder a Bush.
En este costoso esfuerzo, republicanos y demócratas reclutan a sus familias para adjuntar retratos junto a misivas entrañables. Con miles de tarjetas de Navidad enviadas por correo a sus seguidores, patrocinadores y periodistas. Algunos se apiadan de los funcionarios de Correos y los árboles necesarios para hacer papel, y optan por el formato digital. Pero lo que no faltan son análisis instantáneos sobre el significado político de estos mensajes.
Hillary Clinton, la figura más destacada en el pulso por la nominación presidencial del Partido Demócrata, ha enviado una sonriente foto desde algún paraíso vacacional. La reelecta senadora desea «paz, alegría, salud y buena voluntad durante estas fiestas y el año que viene». Y en lo que se puede interpretar como un párrafo mitinero, se declara afortunada «por la mucha gente que ha tocado nuestras vidas y por tener un trabajo tan gratificante que nos reta e inspira».
Fotos, citas y recetas
El senador Barack Obama, la otra gran luminaria de los demócratas, deja ver en su christmas una generosa dosis de corrección política y evita mencionar por su nombre las Navidades. Fotografiado con su familia en un parque, Obama desea «toda la alegría de estas festividades y la esperanza que el nuevo año trae».
Tom Vilsack, el madrugador gobernador demócrata de Iowa que ya se ha entrado en la liza presidencial, declara en su tarjeta de Navidad que «es tiempo para reflexionar sobre lo que importa más en nuestras vidas, incluida nuestras familias y comunidades, y adoptar la resolución de hacerlo todo mejor el año que viene». Mentando la bendición de Dios para «continuar trabajando por el cambio en el 2007».
En el bando republicano, el saliente gobernador de Massachusetts con aspiraciones presidenciales no se libra de esta confrontación. Como devoto mormón -que ni fuma, ni bebe ni consume cafeína- Mitt Romney presume de sus cinco hijos, respectivos cónyuges y nueve nietos.
El presidenciable gobernador de Arkansas, Mike Huckabee, utiliza su christma para despedirse del puesto que ha ocupado durante diez años. Su tarjeta incluye un fragmento del Nuevo Testamento y una receta navideña para judías verdes que pese a su ejemplar batalla contra la obesidad, requiere casi medio kilo de bacón y una taza de azúcar morena.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.