Internacional

null

Hemeroteca > 27/03/2007 > 

La fragmentación política de Quebec eclipsa el separatismo

PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSALWASHINGTON. Las últimas encuestas publicadas sobre los reñidos comicios celebrados ayer en Quebec -con las urnas abiertas hasta las dos de la madrugada hora península

Actualizado 27/03/2007 - 03:20:08
PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL
WASHINGTON. Las últimas encuestas publicadas sobre los reñidos comicios celebrados ayer en Quebec -con las urnas abiertas hasta las dos de la madrugada hora península española- confirman para la provincia francófona de Canadá un pronóstico de fragmentación política que en la práctica cierra las puertas para una tercera maniobra plebiscitaria de escisión al estilo de los fallidos referéndum de 1980 y 1995.
Con estimaciones de participación de hasta el 75 por ciento de un censo de 5,6 millones de votantes, el resultado presentido es un fuerte voto de castigo para el Partido Liberal Quebequés en el poder desde abril del 2003. Pero todavía con la posibilidad de que esta formación pueda optar a encabezar un gobierno en minoría. Asumiéndose también una multiplicada representación parlamentaria de la Acción Democrática, el partido nacionalista pero no separatista liderado por Mario Dumont.
Reconocimiento y dinero
Aunque se cumplieran las mejoras previsiones electorales para el separatista Partido Quebequés, ahora dirigido por el político abiertamente gay André Boisclair, la suma de liberales y los conservadores de Dumont bloquea en la asamblea legislativa provincial la posibilidad de un nuevo referéndum. Si bien es cierto que un 45 por ciento de los votantes de Quebec reconoce sus emociones separatistas, la opción plebiscitaria no es precisamente popular en estos momentos.
Un relevante factor en este coto al independentismo ha sido la gestión del primer ministro de Canadá Stephen Harper, que desde su ideario conservador ha querido aplicar un modelo de «federalismo descentralizado». Es decir, menos poder para el gobierno central de Ottawa y más autonomía para las provincias. El pasado noviembre, la Cámara de los Comunes en Ottawa aprobó una resolución declarando que Quebec representa «una nación dentro de un Canadá unido». Declaración sin precedentes promovida por el gobierno minoritario de Harper.
Junto a este gesto, Ottawa se ha comprometido a traspasar el equivalente de más de 1.400 millones de euros a las arcas provinciales de Quebec. Una transferencia de recursos que quita peso al victimismo fiscal esgrimido por los separatistas que siempre han reprochado no recibir su cuota justa de las finanzas federales de Canadá. Esta inyección de dinero también ha servido para dar aliento al gobierno liberal de Quebec, presidido por Jean Charest, que se ha apresurado a canalizar una parte de este dinero al recorte de impuestos. Cuestión especialmente decisiva en la provincia francófona cuyos contribuyentes hacen frente a lo que se considera como la mayor presión impositiva al norte del Río Grande.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.