Opinión

Opinión

Hemeroteca > 27/02/2008 > 

CARTAS AL DIRECTOR

Títulos nobiliarios falsosEn las últimas semanas hemos observado cómo este diario ha venido publicando esquelas o Ecos de Sociedad en los que se mencionan títulos nobiliarios que no tienen ninguna

Actualizado 27/02/2008 - 02:46:17
Títulos nobiliarios falsos
En las últimas semanas hemos observado cómo este diario ha venido publicando esquelas o Ecos de Sociedad en los que se mencionan títulos nobiliarios que no tienen ninguna existencia legal para su uso en España. El día 13 se publicó la esquela de don Enrique de Villamor y Maquieira, supuesto VI Duque de Salinas de Rosío, Grande de España, VI Marqués de Villamor y X Conde de Torre-Cuéllar; el día 23 apareció una nota sobre un acto del Gremio de Halconeros en el que, una vez más, don Manuel Rodríguez de Maribona y Dávila aparece como «Conde de Alba», y hoy mismo aparece la nota de sociedad de la «Marquesa de Bosque Florido-Dos Sicilias», dignidades ambas que, aunque hubieran existido alguna vez, no tienen reconocido su uso en España.
Independientemente de que el uso de títulos falsos o sin reconocimiento legal ya no sea delito en nuestro país, el diario ABC debe actuar con el rigor aconsejable en un diario de su categoría y no dar publicidad a estas personas, que se aprovechan de la ignorancia de la mayoría para tratar de aparentar lo que no son. La picaresca para la obtención de supuestos reconocimientos judiciales de títulos nobiliarios en la República Italiana es bien conocida en España desde hace años, como conocidos son los letrados que tramitan estos expedientes. Es el mecanismo que han utilizado en las últimas décadas aquellos que pretendían, con estos supuestos títulos italianos, confundirse con la nobleza titulada. En algunos casos esas dignidades nunca han existido en los antiguos reinos italianos y, en otros, las genealogías alegadas ni tan siquiera fueron acreditadas en sede judicial. Pretender que un título italiano pueda tener el valor de una dignidad nobiliaria española es un insulto a la tradición y a la historia de España y ABC no puede, en manera alguna, contribuir a ello.
Javier Gómez de Olea y Bustinza,
de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía
Derecho a decidir
Mucho se habla estos días del conocido «derecho a decidir» de los pueblos, que podría definirse algo así como el derecho soberano de un grupo de gente reunida en torno a una geografía, costumbre y dialecto comunes y que mediante su voto, exclusivo y excluyente, legitima la toma de decisiones unilaterales. Este supuesto derecho a decidir, que Ibarretxe quiere colar como derecho fundamental en sus discursos, es el que ha legitimado la separación de Kosovo y sobre el que se planteará el futuro referéndum del País Vasco, amén de servir de base para cualquier reivindicación regionalista que se plantee después.
En lo que no cae la mayoría es en que tal vez este derecho existe ya, se llame democracia, que significa decidir entre iguales, y lo garantice la Constitución de cada país. La última vez que miré España era un país democrático, y yo tengo el mismo derecho a decidir sobre mi nación que los vascos o los catalanes. Mi derecho es el límite a su derecho, y viceversa. Ahora que estamos en plena campaña, apoyaría con los ojos cerrados al partido que propusiera un referéndum en todas las comunidades autónomas para que los españoles pudiéramos ejercer nuestro «derecho a decidir» y ratificáramos la Transición. Previendo el resultado negativo de la separación, se agotaría de una vez por todas la insolidaria vía nacionalista del referéndum, que dice estar a favor de la democracia, pero que en realidad sólo la utiliza para confundir y cambiar el sentido de los principios contitucionales. Ibarretxe: la democracia es siempre entre iguales, mal que le pese.
Pedro Moreno de los Ríos
Madrid
«La cultura»
Rodríguez Zapatero, sin venir muy a cuento, acusa a Mariano Rajoy de no apoyar a los artistas que forman parte de nuestra cultura, otro motivo para calificarlo de antipatriota. De pronto, éstos se han convertido en adalid del Gobierno, férreos defensores del blasón del PSOE, y han iniciado una cruzada en contra del PP. Parece que no hay más artistas que Serrat, Sabina, Bardem (a quien envío mi más afectuosa enhorabuena). ¿Acaso el arte se limita a unos cuantos actores y cantantes populares? ¿Y qué hay de los escritores, pintores, músicos de orfeones y orquestas, poetas, etcétera? ¿Acaso éstos no forman parte de la cultura de nuestro país? Los «artistas» que menciona Zapatero, nimia representación cultural, en mi opinión, son los mismos que definieron a Rajoy y a todos sus votantes como «turba mentirosa e imbécil». La RAE define turba como: «Muchedumbre de gente confusa y desordenada», cariñosos calificativos para definir a quienes representan al 50 por ciento de la población española, muchos de los cuales nos consideramos seguidores de su música. Me temo que muchos de nosotros reconsideraremos nuestras preferencias musicales, gracias a las lindezas verbales con las que nos califican.
Concha Martínez de Velasco
Correo electrónico
Voto por correo
El motivo de esta carta no es otro que expresar mi profundo malestar al comprobar los problemas que supone la solicitud y realización del voto por correo. Me explico. Por motivos profesionales, el próximo 9 de marzo estaré fuera de España, con lo cual no podré acudir a mi cita con las urnas. He solicitado el voto por correo hace más de diez días y todavía no he recibido noticia alguna por parte de Correos. Dentro de pocos días me marcharé de Madrid, con lo cual ya no podré votar. Lo lamentable de esto, aparte de verme privado de mi derecho al voto, es comprobar la tardanza que el sistema provoca para este tipo de gestiones. Si esto sucede así con todo el mundo, ¿ no se estarán desperdiciando innumerables votos y derechos de tantos españoles?
Alejandro Gordon
Madrid
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.