Cataluña

null

Hemeroteca > 27/02/2006 > 

La Monumental cumple hoy 90 años

El día 27 de febrero de 1916 se inauguró la que hoy es plaza Monumental con una corrida de seis toros de Benjumea que fueron estoqueados por José Gómez «Gallito», Francisco Posada y Julián Saiz «Saleri II»

Actualizado 27/02/2006 - 03:02:03

ANTONIO SANTAINÉS CIRÉS

BARCELONA.Reconozco que en el canto soy una birria. Pero esta mañana me levanté de buen talante y le he susurrado a mi querida Monumental aquello de: .....cumpleaños feliz, te deseamos todos ¡cumpleaños feliz!. Con sus preciosos y rollizos 90 años a cuestas, me esbozó una sonrisa.

Pero, hagamos historia. En la Gran Vía de las Cortes Catalanas, al extremo opuesto al que ocupaba la bellísima plaza de Las Arenas, convertida hoy lamentablemente en momia, se levanta la Monumental, única plaza existente en Barcelona. Antes de hablar de este singular coso, centrémonos en su origen y la metamorfosis que se produjo hasta alcanzar el bonito aspecto actual.

Rivalidades de empresarios hicieron que don Abelardo Guarner, don Luis del Castillo y don Rafael Alba, sociedad dedicada a tales negocios, de acuerdo con don Pedro Milá y Camps, propietario de los terrenos, se lanzaran a la construcción de un nuevo coso, aunque sin el ánimo de darle las proporciones que hoy tiene, pues al ser inaugurado con el nombre de plaza de toros El Sport era capaz para ocho mil espectadores y carecía de pisos cubiertos. Ocupaba la plaza una extensísima manzana, con fachadas a las calles de Cortes, Marina, Diputación y Lepanto. El arquitecto de la obra fue don Manuel J. Raspall.

Con fecha 14 de abril de 1914 fue inaugurada la plaza con una corrida de ocho toros del duque de Veragua, estoqueados por Vicente Pastor, Manuel Mejías Bienvenida, Curro Vázquez y Torquito. La última corrida que se celebró en El Sport fue el 11 de octubre y la torearon los hermanos Gallo. En el citado coso se celebraron un total de 11 corridas de toros y 9 novilladas, la última de éstas el 6 de septiembre con Ballesteros, Zarco, Malla II y Torquito II. En la corrida del 16 de abril se registró un lleno total para ver a Rafael «El Gallo» y su hermano Joselito con toros de Felipe Salas. La primera oreja que se otorgó en esta plaza fue la que obtuvo El Gallo en el quinto, por una de sus originales faenas. Con seis toros de Pérez de la Concha se encerró Alfonso Cela Celita el 12 de julio de 1914. Mandó al desolladero a los seis astados de otras tantas estocadas, dos pinchazos y un descabello. De los seis, cuatro murieron sin puntilla.

Visto el creciente impulso que la afición adquiría aquellos años, don Julián Echevarría, representante de la empresa de Madrid, se puso al habla con el señor Milá y Camps para manifestarle que si en la que entonces se llamaba plaza El Sport construía un círculo monumental para más de 20.000 almas, la tomaría en arriendo la empresa madrileña. Sensible el señor Milá a tales ingerencias puso manos a la obra y el día 27 de febrero de 1916 se inauguró la que hoy es plaza Monumental con una corrida de seis toros de Benjumea que fueron estoqueados por José Gómez «Gallito», Francisco Posada y Julián Saiz «Saleri II».

El Sport se había transformado en la Monumental según proyecto de Ignacio Mas Morell y Domingo Sugrañes Gras, responsable de las cúpulas de estilo indostaní, origLLLLinal remate de las torres de la plaza. Arquitectónicamente se unen en la construcción los estilos mudéjar y bizantino. Este singular coso está construido con ladrillo en obra vista y azulejos. Consta de tendidos, inicialmente de 26 filas, palcos y gradas en el primer piso cubierto y de espaciosa andanada superior que circunda todo el inmueble. El primer toro que se lidió en la Monumental se llamaba «Listero», número 70, de pelo negro bragado. Aguantó de Gorrión tres puyazos por tres caídas y un caballo muerto. Almendro y Cantimplas banderillearon con ciertas fatigas. Joselito, de grana y oro, dejó una estocada delantera, tras la cual saltó el toro al callejón para morir en él.

Al inaugurarse el coso, el aforo era de 19.582 asientos, y terminada la guerra civil de 24.375. La colocación de butacas en tendidos y palcos se hizo en dos fases, la primera en 1974 y la segunda en 1975. El tendido 11 consta en la actualidad de 24 filas más tres barreras y no tiene grada. Los demás tendidos tienen 16 filas más tres barreras. Los 28 palcos han sido transformados en dos filas denominadas delantera de palco, con 112 localidades cada fila. El aforo actual queda reducido a 18.186 asientos. En la capilla está entronizada la Virgen del Carmen; en azulejos, Nuestra Señora de Montserrat y Jesús del Gran Poder. El museo fue inaugurado el 20 de agosto de 1969.

Seis tragedias

En este gran coso se han registrado seis tragedias. El 27 de febrero de 1920 el picador Manuel Liñán sufrió tan tremenda caída que falleció a consecuencia de la misma el 7 de julio siguiente. El 7 de mayo de 1933 el picador Antonio Calvo «Farnesio Chico» sufrió un porrazo tan fuerte que falleció dos meses después. El 5 de octubre de 1952 el toro «Negroso» de Felix Moreno Ardanuy le infirió una gravísima cornada al banderillero Mariano Alarcón que falleció apenas llegar a la enfermería. El 25 de mayo de 1958 el novillo «Dominante», de Pepe Luis Vázquez, le produjo una mortal cornada a Rafael Martín Vigara «El Zorro». El banderillero Joaquín Camino fue mortalmente herido por el toro «Curioso», de Atanasio Fernández, el 3 de junio de 1973 falleciendo el día 5. Y, el 11 de agosto de 1974 el toro «Cuchareto», de Hoyo de la Gitana, le infirió tan grave cornada a José Falcón que a las once y diez de la noche moría en la enfermería del coso.Episodios, recuerdos, lo que ahora llaman vivencias. El 27 de agosto de 1939 se celebró una corrida con Marcial Lalanda, Curro Caro y Rafaelillo que sustituía a Juanito Belmonte. Se anunció al precoz rejoneador Paquito Mascarenhas, al que no se le autorizó actuar por no tener la edad reglamentaria, sustituyéndole Gil Tovar que estoqueó los dos novillos. Pero con remiendos y sustituciones tuvo rango histórico la corrida. La Monumental reabría sus puertas después de la guerra civil. La habían convertido en parque móvil, causando grandes destrozos en el inmueble. La reconstrucción fue costosa. Con un dato curioso: La capilla de la plaza se salvó por completo gracias a un empleado que logró desmontarla y ponerla a buen recaudo. El 13 de febrero de 1927 se estrenó como empresario taurino en la Monumental don Pedro Balañá Espinos con una novillada en la que alternaron Enrique Torres, Carlos Sussoni y Vicente Barrera con novillos de Murube. Aquel inolvidable empresario logró celebrar 1.085 corridas de toros y 913 novilladas.

Hace años, su hijo, Pedro Balañá Forts me contaba cosas de toros y de toreros. «Felix Rodríguez -me decía- toreó el 13 de marzo de aquel 1927 y estuvo tan bien en Barcelona de novillero que entonces le dio la alternativa y la tomó el 3 de abril. Actuaba de testigo Rayito que venía herido de Méjico y se curó en el viaje, en barco. Esto lo comentábamos siempre que venía de apoderado de Bernadó y Martorell».

Me comentó más: «Nosotros compramos la Monumental a doña Rosario Segimon, que ya era viuda de Milá. La compramos en 1947 por 15 millones de pesetas del año 47». Pedro Balañá Forts le prodiga mimos y zalemas. La cuida. Hoy cumple la Monumental 90 años y está fresca y lozana. Que cumpla muchos más.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.