Domingos

null

Hemeroteca > 27/01/2008 > 

Espejismos. Un Hollywood en el desierto

El barco de «Astérix y Obélix: Misión Cleopatra» está varado en medio del desierto. Las columnas del palacio de Herodes de la última versión de «La Pasión» presentan agujeros que delatan el cartón

Actualizado 27/01/2008 - 10:20:13
El barco de «Astérix y Obélix: Misión Cleopatra» está varado en medio del desierto. Las columnas del palacio de Herodes de la última versión de «La Pasión» presentan agujeros que delatan el cartón piedra. No queda ni rastro de los 450 tibetanos llegados para rodar «Kundun». El avión que «pilotó» Michael Douglas en «La joya del Nilo» mantiene en sus tripas el volante con el que en realidad lo condujo un operario ayudado del motor de un Volkswagen. El descomunal palacio de César en «Cleopatra» fue reutilizado para «Astérix» y después dio marcha atrás en el tiempo para convertirse en el de Ramsés en la última versión de «Los diez mandamientos».
Todo un mundo más falso que Judas que permite pasar de la época de los faraones a viajar en un F-16 con sólo dar unos pasos. Así son las mentiras reales que quedan tras los rodajes de una treintena de películas en los Atlas Corporation Studios de Uarzazat (Marruecos), los más grandes de África, que este año cumplen su 25 aniversario. Y todo al abrigo de las primeras inmensidades del Sahara y las montañas nevadas del Atlas, lo que otorga al entorno una luz calificada de inigualable.
Fuera del dominio de los estudios, la provincia de Uarzazat ya es en sí un plató difícil de superar con sus paisajes, sus kashbas (fortalezas) de adobe, sus pueblos y los miles de habitantes autóctonos experimentados como extras. Pero el Gobierno quiere acabar con la desolación que se adueña de esta enorme extensión, en una de las zonas más turísticas del país, una vez que las grandes producciones han recogido sus trastos. Este corresponsal no vio ni un solo visitante en unas instalaciones que las autoridades pretenden convertir en una especie de Hollywood africano que atraiga no sólo los rodajes sino también a miles de turistas.
En Atlas Corporation, uno de los tres estudios que se levantan en Uarzazat, hay morbo a raudales para un cinéfilo que desee pisar los mismos escenarios que eligieron para sus películas algunos de los grandes directores -Martín Scorsese o Ridley Scott- o actores -Russel Crowe, Timothy Dalton o Anthony Quinn-.
«Primero fueron los italianos los que vinieron a hacer todos estos decorados. Ahora, con el paso de los años, los locales han aprendido y tenemos especialistas en decorados, ropa o efectos especiales. Incluso se ha abierto recientemente alguna escuela de cine», explica Adil Ennahli, director técnico de Atlas Corporation.
Pero más allá de los decorados, el nivel de las infraestructuras es deprimente, algo a lo que se quiere poner fin con la creación de una«Comisión del Cine». El Rey Mohamed VI, además, quiso dar un empujón al proyecto con su visita a Uarzazat el pasado 28 de diciembre. Los planes son tan ambiciosos como el de hacer un túnel que pase por debajo del Tichka, uno de los picos más impresionantes del Atlas, para estar por carretera más cerca de Marraquech, verdadera capital del turismo.
El Gobierno, además, no quiere dejar escapar la oferta que suponen unos costes de producción de aproximadamente un 50% menos que en EE.UU., lo que podría multiplicar por cuatro el número de rodajes de aquí a 2016 y generar unos 8.000 puestos de trabajo. Quién sabe, lo mismo uno de esos figurantes salta a la fama y acaba en el Hollywood de verdad.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.