Deportes

Deportes

Hemeroteca > 26/04/2003 > 

Veintiún títulos, humilde y grande, infierno y gloria, único e irrepetible

Del Aviación al doblete de Antic, de la delantera de seda al Atlético de H.H., de los triunfos con Villalonga al gran equipo internacional de los 70

Actualizado 26/04/2003 - 00:15:07
Rivilla, Villalonga y Collar, en primer plano, con la Recopa 62. ABC
Rivilla, Villalonga y Collar, en primer plano, con la Recopa 62. ABC
MADRID. Nunca una sucursal creció tanto hasta hacerse una central del fútbol español. El Athletic de Madrid nació un 26 de abril de 1903 como una sucursal del Athletic de Bilbao. Se copiaron los colores azul y blanco del club vizcaíno. El primer presidente fue Enrique Allende.
Se independiza y llega Julián Ruete. 1929: La Liga. Baja en la segunda edición
El 20 de febrero de 1907, el Athletic de Madrid se desliga del Athletic de Bilbao. En 1911 adquiere su vestimenta actual. En 1912 llega al club Julián Ruete, que traslada la sede a Espoz y Mina, 17... en la chocolatería de su madre. Pierde la final de la Copa ante el Athletic de Bilbao, 4-1. Ruete inaugura el Metropolitano en 1923. Campeón regional en 1925 y en 1927, en 1926 pierde la final de Copa con el Barcelona, 3-2. Comienza la Liga. Debuta el 10 de febrero de 1929 y vence 2-3 al Arenas de Guecho. El segundo campeonato define su idiosincrasia. Mezcla goleadas con tropiezos y desciende en 1930. Asciende en 1934 y vuelve al infierno en 1936.
39-41: la gloria del Atlético Aviación. Del «ascenso» sorpresa a la leyenda
Acabada la guerra, Fernández Cabello fusiona al club con el equipo del Ejército del Aire: surge el Atlético Aviación, que se juega contra el Osasuna una plaza en Primera, pues el Oviedo renuncia a la suya. Los rojiblancos vencen 3-1 y nace un equipo de leyenda, con Gabilondo, Aparicio y Tabales. Gana la Liga en la última jornada. En la siguiente consolida su aura, con Pruden (Pichichi, 30 goles). Vuelve a jugarse el título el último día, con el Oviedo: 3-0.
La segunda leyenda. La delantera de seda
Pruden deja el club en 1941 y el equipo no resurge hasta 1947. Ese año se desvincula del Ministerio del Aire y adquiere su nombre actual, Atlético de Madrid. A la vez, explota una delantera llamada de seda: Juncosa, Vidal, Silva, Campos y Escudero: 73 goles en 26 jornadas. En 1948 llegan Marcel Domingo y Ben Barek.
Nuevo salto a la cima, con H. H. 1949-51, de colista a bicampeón
La contratación de Helenio Herrera como técnico en 1949 abre otra época dorada. Estuvo a punto de ser expulsado, hasta surgir el esplendor en la hierba. Una segunda vuelta prodigiosa, con Carlsson de interior, llevó al equipo al título... en la última jornada. En la Liga 50-51 arrasa. Pérez Payá es el «nueve». El cetro, claro. lo caza en la última jornada y en cancha del otro aspirante, el Sevilla. Empata y es campeón.
Del sufrimiento a la Copa de Europa. Se hunde (53-54) y renace (56-59)
El Marqués de la Florida sucede a Cesáreo Galíndez, pero dimite en 1955, después del octavo puesto en la Liga. En el curso 55-56 comienza la evolución. Llega el futuro: Rivilla, Peiró, Collar. El triunfo madridista en la Copa de Europa y en la Liga permite a los rojiblancos debutar en la gran competición continental en la temporada 57-58, con Vavá y Mendoza como estrellas. Llega a semifinales y el Madrid le derrota en el desempate de Zaragoza, luego del triunfo blanco en la ida (2-1) y el 1-0 rojiblanco en la vuelta.
El equipo maravilla de los 60. Dos copas ante el Madrid y la Recopa
En 1959 se potencia ese nuevo equipo con Adelardo, Jones, Ramiro y Griffa. Dirigidos por Villalonga, llegan los éxitos. El equipo conquista la Copa de 1960 (1-3) en cancha del pentacampeón de Europa. Una historia de oro que se repetiría en la siguiente edición y en el mismo escenario: 2-3 al Real de Di Stéfano. Son años inolvidables, que se confirmarán con un título europeo, la Recopa, en 1962. Tras el 2-2 de la primera final, ante el Fiorentina, se gana la segunda. Volvió a la final de la Recopa en 1963. Perdió, 5-1, ante el Tottenham.
1964: llega Vicente Calderón. En 1965, la Copa; dos Ligas, en 1966 y 1970
El 17 de marzo de 1964 se inaugura una época clave: llega Vicente Calderón. Luis también se estrena en 1964. El renacimiento se hace verdad en la campaña 64-65, con Ufarte y Eulogio Martínez como nuevas figuras que se suman a Luis, Adelardo, Collar... Conquista la Copa de 1965 (1-0, Cardona) frente al Zaragoza de los cinco magníficos. Es un once campeón. Lo confirma ganando la Liga 65-66. El 16 de abril de 1967 se inaugura el estadio Calderón. Ya sobresale un novel, Gárate, líder del sexto entorchado liguero en 1970... Por supuesto, ganado en la última jornada, en la Cruz Alta, donde vence 0-2.
Ufarte, Luis, Gárate y otros dos títulos. Campeón de Copa 72 y de la Liga 72-73
Es una de las mejoras épocas del Atlético. En 1971 derrota al Cagliari de Domenghini y cae en semifinales de la Copa de Europa, ante el gran Ajax de Cruyff, para perder la Liga en el último envite, al empatar en Madrid frente al Barcelona y permitir el éxito del Valencia. En la campaña 71-72 llega «míster látigo», Max Merkel, y revoluciona la preparación física. Campeón de Copa ese año (2-1 al Valencia), obtiene la séptima Liga en la 72-73. Son años de vino y rosas, aunque en Bastia (Recopa) persiguieran a Ovejero navaja en mano.
Copa de Europa: desgracia inolvidable. Schwarzenbeck acabó con el sueño
La campaña 73-74 es historia irrepetible. Alcanzó la final de la Copa de Europa. El rival era el Bayern. Luis marcó un golazo con un golpe franco marca «de la casa», que debía ser el del triunfo, pero Schwarzenbeck empató en el último suspiro. Hubo nueva final y los alemanes arrasaron. Fue la campaña de la apertura de fichajes extranjeros. Vinieron Ayala y Heredia. Reina ascendió desde el filial. Juan Carlos Lorenzo era el técnico. El Atlético había eliminado al Celtic en una semifinal agónica, tras quedarse con ocho hombres en Glasgow por las expulsiones de Ayala, Panadero Díaz y Quique a manos del turco Babacan.
El mayor éxito: la Intercontinental. Gana la Copa en 1976 y Liga 76-77
El Atlético se resarció de la herida en la Copa Intercontinental. El Bayern no quiso jugarla y el Atlético aprovechó la ocasión para hacerse universal. El rival fue el Independiente de Avellaneda. En la ida, en Buenos Aires, los argentinos vencieron 1-0. En la vuelta, en Madrid, Irureta y Ayala sellaron el 2-0 histórico, el 16 de mayo de 1975. Luis ya era, desde el 26 de noviembre de 1974, el entrenador. En el verano de 1975 vinieron Pereira y Leivinha. Al año siguiente conquistaron la Copa, al superar al Zaragoza con un gol de Gárate. La Liga 76-77 fue atlética. La mala noticia fue la retirada de Gárate, por un hongo que le afectó una rodilla.
Alfonso Cabeza sucede a Calderón. Pierde la Liga, es inhabilitado y dimite
Las deudas aprietan y los grupos opositores consiguen que Vicente Calderón deje el cargo el 24 de julio de 1980. Es elegido Alfonso Cabeza. Comienza una etapa polémica. Juegan Arteche, Quique, Dirceu, Julio Alberto, Cabrera, Pedraza... Este Atlético 80-81 se erige en un ganador. Líder, se desfonda en el tramo final. Cabeza acusa a los colegiados de los malos resultados. El arbitraje de Álvarez Margüenda ante el Zaragoza (0-2 y expulsiones de Marcos y Robi) enciende la traca. El Atlético es tercero. Los árbitros se querellan contra Cabeza y los comités castigan al presidente con 16 meses de inhabilitación. Dimite. Calderón retorna en 1982.
Vuelven Calderón y Luis Aragonés. Campeón de Copa 1985
Calderón vuelve a aliarse con Luis y la cantera para regatear los problemas económicos. Hugo Sánchez -fichado en la etapa de Cabeza- y Votava son sus extranjeros. Con armas de propia cosecha, Luis lleva al Atlético al triunfo copero en 1985 (2-1, con goles de Hugo Sánchez), frente al Athletic campeón de Liga en el bienio 82-84. El mexicano se marchó al Madrid, llegó Da Silva y Luis alcanzó la final de la Recopa 86 con esos mimbres. Perdió ante el todopoderoso Dynamo de... Blokhin.
Muere Calderón; comienza la era Gil. Cuatro años de espera y dos Copas
Calderón contrata al brasileño Alemao en 1986, pero el presidente fallece el 24 de marzo de 1987. Elecciones. Gil, con Futre por bandera, es elegido el 27 de junio de 1987. Debuta en el cargo en la final de Copa que el Atlético perdió, por penaltis, frente a la Real Sociedad.

Y arranca su primer proyecto. Echa a Luis y ficha a Menotti. El Atlético es tercero en la Liga 87-88. El nuevo presidente declara una guerra, que dura años, al Madrid y a los árbitros. Despide a Landáburu, Arteche, Quique Ramos y más tarde a Losada, que le ganan en la Justicia. El primer título no llega hasta 1991, ya con Schuster. Gana la Copa al Mallorca (1-0). Al año siguiente reedita el trofeo frente al Madrid y en el Bernabéu, con tantos de Futre y Schuster.

La primera crisis: se van Luis y Futre. La conversión en S. A., el miedo al descenso

Tras las rosas, las espinas. El antagonismo entre Luis y Futre provoca la marcha del técnico en enero de 1993 y de Futre pocos días después, al Benfica. El adiós de Schuster en junio remata una crisis de calidad. El equipo ronda el descenso en 1994 y 1995, con media docena de técnicos por campaña. El club ya era sociedad anónima desde 1992, una conversión que hoy está puesta en tela de juicio. Gil es inhabilitado diez veces por sus ataques a la Federación y a los colegiados.

Antic y el único doblete. Liga de campeones. Vieri y Juninho

Gil acertó por fin en 1995. Más que con los jugadores -Molina, Pantic, Penev, Santi y Roberto-, con el entrenador. Antic impuso un patrón de fútbol y consiguió el único dueto de Liga y Copa (1-0 al Barcelona, gol de Pantic) en cien años del club. Al año siguiente debutó en la Liga de Campeones y cayó en cuartos, con el Ajax, por culpa de Dani, hoy rojiblanco. En 1997 fichó a Vieri, Juninho y José Mari. Vieri obtuvo el Pichichi, con 24 goles, pero Juninho sufrió una grave lesión. El equipo fue séptimo en la Liga y en 1998 comenzó el desastre italiano. Se fichó a Sacchi con el objetivo de hacer un equipo a la italiana... pero se marchó Vieri. El proyecto fracasó. Sacchi fue cesado y le sucedieron Aguiar y Antic.

Ranieri, la intervención y a Segunda. Dos años en el infierno y Luis le asciende

El error italiano se repitió en la 99-00. Ranieri era el técnico. Hasselbaink, la estrella. El equipo no funcionaba y la intervención judicial (22-12-99) le remató. José Mari y Chamot fueron traspasados con el equipo cuesta abajo y el entrenador despedido en la jornada 26. Los rojiblancos eran decimoséptimos. Le relevó Antic, que vio consumar el descenso el 7 de mayo, en Oviedo... frente a Luis. Zambrano sustituyó al serbio en la final de la Copa con el Español, que venció 2-1 gracias a un error de Toni ante Tamudo. El equipo se quedó a las puertas del ascenso en una temporada 00-01 de altibajos, con Zambrano, Marcos y Cantarero como técnicos. Empezó desastrosamente y no subió por la diferencia de goles con el Tenerife. Ya había surgido una esperanza, Fernando Torres. Al año siguiente, con Luis, todo fue sobre ruedas. Mandó de principio a fin y ascendió. Hoy disfruta en Primera.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.