Espectáculos

null

Hemeroteca > 26/04/2002 > 

La Escuela Taurina de Madrid celebra su XXV aniversario

Actualizado 26/04/2002 - 00:34:00
Cristina Sánchez, Joselito, Lucio Sandín, José Luis Ramón y el alcaldede Madrid, José María Álvarez del Manzano, ayer en el acto conmemorativo J. de Domingo
Cristina Sánchez, Joselito, Lucio Sandín, José Luis Ramón y el alcaldede Madrid, José María Álvarez del Manzano, ayer en el acto conmemorativo J. de Domingo
««¡Va vaca!», dijo en voz alta Enrique Martín Arranz el domingo 10 de octubre de 1976, desde el burladero situado entre las puertas de chiqueros y de cuadrillas, las dos únicas de acceso al ruedo de la placita de toros de la Feria Internacional del Campo, de Madrid. Aquella voz -¡«va vaca!»- fue el pistoletazo de salida de la Escuela Nacional de Tauromaquia, su solemne inauguración». Así arranca el libro «Antesala de la gloria» (Espasa), escrito por José Luis Ramón y presentado ayer en la sede de la Escuela de Tauromaquia de Madrid con motivo del XXV aniversario de su creación. Veinticinco años de ilusiones realizadas o rotas las más de las veces; un cuarto de siglo en el cual la Escuela ha aportado al toreo nombres como Yiyo, Joselito, El Juli, Miguel Abellán, Cristina Sánchez, Javier Vázquez, José Ignacio Uceda Leal, Luis Miguel Encabo... La «fábrica de sueños» ha sido también «fábrica de toreros», pero no cortados por el mismo patrón, sino con idéntica filosofía: el amor y el respeto hacia la Fiesta de los toros.
Así lo explicó el propio autor de la obra -que fue alumno de la Escuela-, en un acto presidido por José María Álvarez del Manzano. El alcalde de Madrid agradeció al director de la Escuela, Felipe Díaz Murillo, y al claustro de profesores su ilusión y su entrega. «Han conseguido -dijo- forjar a grandes toreros y a personas íntegras. La mayoría del escalafón se ha formado en este lugar».
Durante la presentación, también intervinieron, además de José Carlos Arévalo, los diestros Lucio Sandín, Joselito y Cristina Sánchez. La torera madrileña habló de lo importante que fue para ella su paso por esta academia: «Me trataron como a cualquier otro alumno y me inculcaron unos conocimientos que no olvidaré». José Miguel Arroyo manifestó que se sentía orgulloso y triste a la vez, porque «me parece una falta de sensibilidad que su nombre sea Marcial Lalanda y no José Cubero «Yiyo», la primera figura que salió de aquí y a quien mató un toro». «Compartimos -comentó- muchas risas y llantos, y me dio un empujón para que yo ocupe hoy este lugar». Sandín recordó la máxima que preside el aula: «Llegar a ser figura en el toreo es casi un milagro. Pero al que llega, podrá el toro quitarle la vida; la gloria, jamás».
A este multitudinario acto también asistieron, entre otros, Ángel Luis Bienvenida, Gómez-Ballesteros y Bote. Durante el fin de semana se celebrarán distintas actividades. Hoy habrá un homenaje a Espartaco, quien mañana, con Cristina Sánchez y El Juli, impartirán una clase práctica-magistral a los alumnos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.