Opinión

Opinión

Hemeroteca > 25/09/2003 > 

TELEFÓNICA: NUEVO RUMBO

Actualizado 25/09/2003 - 05:00:04
EL relevo con amortización del puesto del consejero delegado de Telefónica, la primera multinacional española por número de empleados (157.000), facturación y capacidad tecnológica, no es baladí, pues de Fernando Abril dependían todas las líneas de negocio, sobre las que ejercía un control riguroso. Todas esas tareas quedan ahora bajo la directa responsabilidad del presidente, César Alierta, decidido a emprender una reorganización de la empresa (1.700.000 accionistas directos) que retorna a una estructura clásica de compañía de telecomunicaciones centrada en su negocio original sin otras distracciones, tal vez porque la constatación negativa de algunas arriesgadas experiencias obligaban a un cambio de timón. Las aventuras de épocas anteriores parecen haber concluido y el esquema de la Telefónica de hoy se parece al de siete años atrás con el apéndice de Terra por encajar y la división de medios desgajada. Desaparece Admira, después de cerrar 2002 con unas pérdidas de 669,2 millones de euros, un 92,7 por ciento más que el año anterior tras una peripecia más confusa y traumática que ejemplar, lo que ha provocado, en no pocas ocasiones, una inestabilidad perjudicial para sus intereses empresariales.
Porque el indudable potencial de Telefónica -una cuarta parte de la capitalización de la Bolsa- obliga a sus gestores a buscar la mayor rentabilidad de la compañía y a ponerla en el máximo valor sin la asunción de riesgos innecesarios, no sólo en lo puramente económico sino también en términos de imagen. Es lo que demandan los accionistas de una de las compañías europeas más eficientes del sector: preservar su posición desde el rigor en la gestión.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.