Internacional

null

Hemeroteca > 25/09/2003 > 

Los expertos confirman la inexistencia de armas de destrucción masiva en Irak

La ausencia de armas de destrucción masiva invalidaría también el que Sadam hubiera facilitado ese tipo de armas a grupos terroristas islámicos

Actualizado 25/09/2003 - 05:00:04
LONDRES. Los 1.400 inspectores norteamericanos, británicos y australianos del Grupo de Reconocimiento de Irak (GRI) que desde hace meses buscan en ese país las armas de destrucción masiva de Sadam, no han encontrado hasta el momento la menor evidencia de dicho armamento. Eso es lo que fuentes fiables de la administración norteamericana confirmaron ayer a la BBC y posteriormente a la agencia Reuters.
No han aparecido armas biológicas, químicas o nucleares, tampoco los laboratorios, los centros de producción o los sistemas de transporte. Lo más que se han encontrado son unos programas de ordenador, unos gráficos y unas notas que tampoco pueden considerarse como un gran programa para alcanzar esas armas, aunque a buen seguro las administraciones británica y norteamericana tratarán de presentarlo como algún tipo de prueba sobre las intenciones de Sadam.
Estas conclusiones se contendrán en el informe provisional del GRI que se publicará probablemente el próximo mes. Aunque el informe aún puede variar en su redacción, de no producirse un hallazgo dramático lo sustancial del documento no sufriría grandes variaciones.
Esta idea de que Irak no tenía armas de destrucción masiva ha sido también expresada por el ex jefe de los inspectores de la ONU, Hans Blix, el cual añadió que Washington y Londres habían «sobreinterpretado» la información disponible.
¿Por qué Sadam, durante tantos años, dejó al mundo pensar que estaba en posesión de esas armas? La explicación más racional, dentro del disparate, sería que el dictador de Tikrit confiaba en que el temor a esas armas evitaría una invasión de su país y mantendría tranquilas a sus poblaciones kurda y chií. Es raro, pero tampoco una locura: en 1998 Tony Blair manifestó ante los Comunes que una invasión de Irak era impensable debido al grave riesgo que supondría. Se refería a este tipo de armamento.
La reacción de Downing Street fue sucinta: «Se trata de una especulación sobre el borrador de un informe provisional».
Nuevo revés para Blair
Provisional o no, si las conclusiones del informe son las mencionadas, ello supondría un nuevo revés para Tony Blair. Muchos periodistas guardamos las cintas en las que el primer ministro británico aseguraba, hablándonos como a cínicos sin solución, que «no me cabe la menor duda sobre que esas armas serán encontradas. Esperen sólo un par de semanas».
El GRI está compuesto por científicos y expertos en inteligencia y han basado su trabajo tanto en la documentación encontrada en diferentes dependencias gubernamentales iraquíes como en entrevistas con científicos y militares dispuestos a revelar su conocimiento del tema.
El hecho de que hasta el momento no se haya encontrado ni rastro de esas armas es un «golpe salvaje» para Blair (según palabras de Michael Portillo), quien basó todo su razonamiento para la invasión de Irak en que Sadam constituía una amenaza «real y presente» para la zona e incluso para los soldados británicos destacados en bases como Chipre. Es más, el no haber encontrado agentes químicos o bacteriológicos invalida también la idea de que Sadam podría haber facilitado esas armas a grupos terroristas islámicos o de otro tipo.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.