Valencia

null

Hemeroteca > 25/08/2002 > 

Las bandas callejeras de Elda imponen la ley del miedo y extorsionan a vecinos y locales nocturnos

Actualizado 25/08/2002 - 23:58:43
La marcha nocturna está en crisis en Elda: cerca de 25 locales decidieron cerrar en señal de protesta los días 9 y 10 del presente mes. Elena Donnini
La marcha nocturna está en crisis en Elda: cerca de 25 locales decidieron cerrar en señal de protesta los días 9 y 10 del presente mes. Elena Donnini
ELDA. La movida nocturna en Elda ha sido durante algunos años foco de atracción de jóvenes de distintas poblaciones de la comarca del Medio Vinalopó. Elda, como ciudad industrial, cabecera de comarca y una de las que registran un mayor número de gente joven, reunía todos los incentivos para convertirse en un centro de diversión juvenil. Hasta hace algunos años, las quejas de los vecinos de las calles céntricas hacían referencia al ruido, la música y la presencia masiva de jóvenes en calles como Antonino Vera, donde se encuentran conocidos pubs como «Cambalache» o «La Fiesta continua», entre otros.
A partir de 1999 se desencadenaron los conflictos de mayor importancia. El presidente de la Asociación de Pubs y Cafeterías de Elda, Joaquín Giménez, declaró que «al principio se trataba de hechos aislado cometidos por grupos de menores de edad». Sin embargo, en los últimos meses estos grupos se han organizado en bandas que funcionan bajo la instrucción de inmigrantes colombianos.
Actúan de forma premeditada con el objetivo de sacar dinero a los dueños de los locales a cambio de protección. Son delincuentes de Elda conocidos por el apodo, como es el caso de «Pito», un cabecilla que tiene antecedentes.
«Pasados de coca»
Los enfrentamientos también se producen entre los miembros de estas bandas, sobre todo cuando se han pasado con la cocaína y las pastillas de diseño, comentan círculos empresariales de la ciudad.
Hasta hace unos meses la situación era llevadera. No obstante, los propios jóvenes se venían quejando del enrarecido ambiente nocturno eldense. Dicen que ya no salen con tranquilidad, porque temen los enfrentamientos entre bandas, o bien el ser atracados cuando están con sus amigos en una plaza pública.
Las quejas también provienen de un segmento de personas que abarca entre los treinta y cuarenta años. Para ellos Elda no ofrece seguridad a la hora de salir por la noche y, en consecuencia, buscan la alternativa que ofrecen los locales de moda de Alicante. Los hosteleros creen que las bandas callejeras se han apoderado de la ciudad y no entienden cómo la Policía no hace nada por evitarlo, pese a saber que en Elda la droga sale del barrio de La Tafalera, principal núcleo de asentamiento gitano en la ciudad.
Los empresarios de los locales de copas han elevado sus quejas al Consistorio Eldense y a la subdelegación de Gobierno. Aseguran que están cansados de que cada fin de semana se repitan historias similares: peleas en el interior de los locales y broncas que acaban a golpes y enfrentamientos con armas blancas. Recientemente, al propietario del establecimiento «La Fiesta Continua» le pidieron una cantidad de dinero a cambio de protección.
Menores de «El Club de la luz»
En Elda operan cinco bandas organizadas, que conforman lo que han dado en llamar «El Club de la Luz», compuesto por jóvenes sin formación, ni recursos, procedentes de familias que sufren los estragos de las drogas. Comenzaron su andadura con apenas doce años de edad, pero en los últimos cuatro años han adquirido destreza en su actividad.
Ahora han hecho de sus prácticas delictivas su medio de vida. La policía afirma que no puede hacer nada contra ellos por ser menores, pero los eldenses están cansados de la inseguridad que generan en la ciudad. Algunos ciudadanos mantienen que la llegada de colombianos a Elda ha contribuido en el deterioro de esta situación.
Diferentes agrupaciones vecinales, representantes de la asociación de empresarios de pubs y cafeterías, así como los comerciantes del centro de la ciudad se quejan ante la inseguridad y la situación de malestar generalizados. Por ello, han solicitado ante el alcalde, Juan Pascual Azorín, y el comisario de la Policía de Elda-Petrer, Gómez Obregón, mayor presencia policial.
Al parecer, durante los fines de semana tan sólo patrullaban dos parejas de policías nacionales en el ámbito de Elda-Petrer, dos núcleos que superan los 90.000 habitantes. El propio comisario confirmó que estaba prevista la incorporación de un total de diecisiete agentes, pero que su incorporación será paulatina.
Será mañana, 26 de agosto, cuando los principales agentes de la ciudad se reúnan con representantes de la subdelegación de Gobierno, el comisario de Elda-Petrer y el alcalde de la ciudad en busca de una fórmula para acabar con la inseguridad. Tal vez la solución al problema esté próxima...
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.