Deportes

Deportes

Hemeroteca > 25/05/2006 > 

La angustia de Amparo

TEXTO J. C. C.MADRID. La última comunicación que medió entre la normalidad del día a día y las 24 horas más abrasadoras en la vida del matrimonio Saiz fue una información rutinaria. «Ya he llegado a

Actualizado 25/05/2006 - 10:26:03
La última comunicación que medió entre la normalidad del día a día y las 24 horas más abrasadoras en la vida del matrimonio Saiz fue una información rutinaria. «Ya he llegado a Madrid». Amparo, la mujer de Manolo Saiz, había quedado con su marido el pasado martes en una notaría del centro de la capital para formalizar unas escrituras. El director del Liberty salía entonces del almacén de Vallecas que posee para guardar el material del equipo. Saiz no llegó a la cita con su esposa. En el camino, y según informó la Guardia Civil, se detuvo en una cafetería próxima a la calle Zurbano donde se encontró con el médico Eufemiano Fuentes y José Luis Merino, el propietario de la clínica de la trampa. Bolsas de sangre en manos del doctor y 60.000 euros en la billetera del director.
Amparo se quedó compuesta y sin marido durante un día. Y lo que produjo su angustia, sin saber qué pasaba.
Por más veces que llamó desde la puerta de la notaría al popular móvil de su esposo -un teléfono que conoce todo el pelotón puesto que Saiz siempre atiende al aparato- no obtuvo respuesta. Comenzó otra preocupación, la de la falta de noticias.
La señora regresó a Torrelavega por donde había venido, vía aeropuerto de Barajas. Cuando regresó al norte, empezó a recibir información. Manolo Saiz había sido detenido y su única llamada permitida desde la comandancia de Guzmán el Bueno la realizó a su abogado, el ex presidente de la Audiencia Nacional Carlos Bueren.
Saiz había quedado con dos ciclistas del Liberty, Alberto Contador y Luis León Sánchez, para una mini-concentración en Puente Viesgo antes de emprender viaje a los Pirineos con el equipo que estaba preparado para correr el próximo Tour. Un concurso que puede verse comprometido ahora, al igual que al Comunidad Valenciana.
Desde su residencia en Torrelavega, acompañada por sus dos hijos, Amparo buscó consuelo en la familia. Su hermana acudió a la casa que ocupan desde hace un par de años, desde que Amparo lanzó un «ultimátum» a Manolo Saiz: o el ciclismo o tu familia. El director eligió a los suyos y puso en venta su casa de Getafe.
Sin noticias de su marido durante 24 horas, sólo alentada por las informaciones que intentaban ser tranquilizadoras de Pablo Antón, manager del Liberty, Amparo no consiguió dormir el martes por la noche. Esperó paciente al teléfono hasta que antes de las tres de la tarde, Antón alzó el pulgar. Su marido, acusado de ser cliente de Eufemiano Fuentes, había sido liberado.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.