Tv y Radio

null

Hemeroteca > 25/04/2010 > 

COMO HUMO SE VA

«El mayor bloqueo aéreo de Europa desde la Segunda guerra Mundial». «El mayor colapso en los cielos desde el 11 M». Y al quinto día, desapareció. En el mundo contemporáneo y global, el Apocalipsis

Actualizado 25/04/2010 - 02:28:55
«El mayor bloqueo aéreo de Europa desde la Segunda guerra Mundial». «El mayor colapso en los cielos desde el 11 M». Y al quinto día, desapareció. En el mundo contemporáneo y global, el Apocalipsis dura lo que un atasco de fin de semana. Un océano de dramas humanos arrastrándose por los aeropuertos, decenas de millones en pérdidas y una derrota del imbatible Barça por un penoso viaje en autobús hasta Milan. Así se resume el parte de daños del gran regüeldo del innombrable volcán islandés. Cosas del cielo, que quería hacerse oír. Y lo hizo a su modo. Dicen las Escrituras: «El cielo produjo la tierra, que es su parte visible».
Inmovilizados, empantanados, atascados, olvidados... Una Europa sin aviones y cientos de miles de pasajeros hilvanando extrañas conexiones para llegar a sus destinos. Hasta que hizo su aparición Pepe Blanco, quien, erigido en el gran ministro de Transportes de la Unión Europea, convocó a sus pares para hacer frente al cataclismo. En un arrebato de «grandeur», ofreció a España como base de un Puente Aéreo entre el Viejo y el Nuevo Continente. Decía José Antonio Navas a Pepa Sastre en De Costa a Costa: «Este hombre es un político de raza. En cuanto puede, saca pecho y nos recuerda que ahí está él, candidato para todo». Europa entera paralizada por la gran fumarola...menos Blanco, el gran desatascador, hecho un brazo de mar. Jaúregui, con el incienso a punto: «La imagen de Blanco se ha agigantado». Valga la hipérbole. Carmen Remírez, en Punto Radio: «El Gobierno español, como presidente semestral de la UE, se tomó tres días en convocar... una videoconferencia. Tarde y mal. Los mismos que insultaban al PP porque reaccionó con lentitud en el Prestige». Y Edurne Uriarte, en la misma emisora: «Las compañías aéreas, peor. No dijeron ni mú hasta que le vieron las orejas al lobo. Y luego, eso sí, a pedir ayudas».
Lucía Méndez, en la Onda: «El éxito de Blanco habría sido tal si hubiera reaccionado antes». Pero ya había ganado el caos. Y los gobiernos europeos sólo atinaron a balbucear y a buscar paliativos. Londres, gran damnificado, ideó una colosal «Operación Dunkerke», una flota para repatriar a 200.000 británicos náufragos en el continente. Arcadi Espada, incisivo profesional: «Si la UE no se pone de acuerdo ni para controlar sus bancos, ¿cómo aspiran a controlar sus cielos?». Y Prada en la Cope: «La reacción fue desmesurada, como con la gripe A. Padecemos una adoración mentecata por la ciencia. Si lo dice un Instituto de Londres, todos de rodillas». Félix Madero, en Protagonistas, contactó con un vulcanólogo: «Se ha hecho lo debido. Era muy arriesgado volar».
La fumarola negra del volcán nórdico dio paso informativo a la fumata negra del Constitucional sobre el Estatut. De pronto, cambió el guión. Se abrieron los cielos, los aeropuertos recobraron su tedioso frenesí y la actualidad aterrizó sobre otro territorio lejano: De Islandia a Cataluña. Y del volcán, apenas ya se supo. Como humo se fue. «Hay un tiempo para todo lo que se hace bajo del cielo. Hay un tiempo para amar y un tiempo para morir», resumiría Solchaga sin citar el Eclesiastés. Ahora es el Constitucional el que echa humo.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.