Canarias

null

Hemeroteca > 25/04/2010 > 

Cerco judicial y fin de la «Happy Hour»

Fin de la «happy hour» para el presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, si se demuestra su implicación en el llamado caso Aluce y las supuestas recalificaciones ilegales para beneficiar

Actualizado 25/04/2010 - 02:29:26
Fin de la «happy hour» para el presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, si se demuestra su implicación en el llamado caso Aluce y las supuestas recalificaciones ilegales para beneficiar a determinados consejeros y familias o amigos de estos. Por supuesto, hay que ser prudentes hasta que todos los informes sean vistos, analizados y juzgados por los tribunales competentes, pero por fin parece que algo se mueve en la isla colombina, que esa suerte de extras en la película de la Ley del Silencio que tienen los ciudadanos de esta querida ínsula canaria puede empezar a cambiar, si finalmente se demuestra que hay vinculación presidencial en este caso.
Lo cierto es que, a pesar de las denuncias vertidas por distintas partes a lo largo de los años sobre las supuestas corruptelas del presidente del Cabildo de La Gomera, todos los procedimientos, invariablemente, sufrían una paralización espacio-temporal muy a estudiar por los expertos en la obra de Newton o, directamente, iban a parar a esa gran papelera judicial que se llama el archivo de diligencias, que viene a ser como la papelera de reciclaje de nuestros ordenadores, pero sin la posibilidad real de ser recuperados. Sin embargo, la trama de clientelismo y amiguismo que lleva años montada en la máxima corporación gomera se empezó a ver amenazada tras la denuncia hecha en el año 2007 por el supuesto tráfico de influencias y prevaricaciones del entonces consejero de Política Territorial y Medio Ambiente insular, Javier Trujillo, que se vio forzado a dejar su cargo.
A partir de ese hecho, poco a poco, y con una paciencia infinita, han ido saliendo más irregularidades en cuanto a las calificaciones de determinados terrenos, entre los que se encuentra la propiedad de un jefe de servicio del Cabildo gomero cuando el propio Trujillo tenía la competencia o los negocios supuestamente turbios de un hermano del ya ex consejero en Alajeró. Toda esta trama salpica, evidentemente, a un Casimiro Curbelo que, a pesar de toda la que está cayendo, tuvo los relaños de aprobar el Plan Insular de Ordenación de La Gomera, un documento donde, curiosamente, se reconoce que existen sombras legales. Más claro, el agua.
De todas maneras, aunque Curbelo se ha mostrado, de momento, cauto y aparentemente tranquilo, estoy convencido de que por fin la Justicia, en mayúsculas, le ha perdido el miedo a un político que siempre se ha servido de la popularidad, de medidas muy populistas, valga la casi redundancia, pero que luego era incapaz de defender a su isla desde su cargo de senador un puesto donde, dicho sea de paso, jamás realizó una sola intervención a título individual. Eso sí, también me llama poderosamente la atención que los paladines de la regeneración política del PSOE canario, muy dados ellos a reclamar depuraciones cuando los casos tocan a CC o a PP, se muestren sospechosamente callados.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.