Canarias

null

Hemeroteca > 25/04/2010 > 

Casimiro y las amistades peligrosas

No corren buenos tiempos para Casimiro Curbelo. Incluso, puede que sean los peores desde que se hiciera con el control del Cabildo de La Gomera en el ya lejano 1991. Curbelo ha gobernado con holgura

Actualizado 25/04/2010 - 10:53:49

No corren buenos tiempos para Casimiro Curbelo. Incluso, puede que sean los peores desde que se hiciera con el control del Cabildo de La Gomera en el ya lejano 1991. Curbelo ha gobernado con holgura la isla colombina en los últimos veinte años. Mano de hierro entre los socialistas, donde no tiene oposición aparente, y cercanía entre vecinos y empresarios hasta el punto de convertir a la corporación insular en «la primera empresa» de La Gomera, como ha comentado a este rotativo algún empresario local.
Un auténtico conseguidor, un emblema del socialismo conservador canario que a veces parece poco socialista, una auténtica pesadilla electoral para Coalición Canaria (CC), que nunca ha conseguido hincarle el diente con la pena de no haberlo podido fichar antes. Pero ahora Curbelo está preocupado. Sabe que la presunta trama urbanística de su ex consejero, Javier Trujillo, le puede pasar factura en las urnas.
La investigación de la Guardia Civil que lo señala como autor de un presunto delito de tráfico de influencias, ha puesto sobre la mesa una aparente red de calificaciones territoriales tendente al desarrollo del turismo rural en distintos puntos de la isla. El informe que ha venido publicando este semana ABC y que está en manos del Juzgado de Primera Instancia de San Sebastián de La Gomera, considera necesario que Curbelo sea llamado a declarar para esclarecer su participación en la calificación de turismo asimilable del caserío de Aluce, dado que es dueño de la empresa Chewy West, creada en su día por un hijo de los propietarios del terreno beneficiado en la capital gomera.
Personajes
Las particularidades geográficas y medioambientales de La Gomera, La Palma y El Hierro hicieron que, en un momento dado, el Gobierno de Canarias las sacara del turismo de masas que ha imperado en el resto del Archipiélago. Es durante el Ejecutivo de Román Rodríguez (1999-2003) cuando se diseña un turismo a la medida de estas tres islas, integrado en el campo y con la agricultura de tal manera que se crearan sinergias económicas entre ambos sectores.
A la postre, en La Gomera, esta tentación urbanística ha acabado siendo la tumba política de Javier Trujillo, consejero de Política Territorial y Medio Ambiente durante el pasado mandato y «director político» del Plan Territorial Especial del Desarrollo Turístico de La Gomera (PTE). Sobre su tramitación gira la aparente trama urbanística que empieza a difuminar la imagen de Curbelo.
No obstante, si las cosas se tuercen en los juzgados, en el PSOE tienen claro que Trujillo será la cabeza de turco. Imputado ya por los presuntos delitos de tráfico de influencias y prevaricación, los socialistas se esfuerzan por demostrar que está fuera del partido, pero lo cierto es que sigue con acta de consejero insular.Sus proyectos con su hermano en Alajeró han quedado aparcados, y la investigación determinará por qué se ha implicado tan a fondo en el desarrollo del PTE la abogado de Gesplan y miembro del equipo redactor, Yasmina Sánchez, informando siempre favorablemente a todos los proyectos de turismo asimilable. A través de su persona, además, el Cabildo cierra más de un contrato con Servicios Integrales de Asesoramiento Urbanístico (S.C.P.), empresa donde trabaja su marido, Joaquín Espinosa Chirino. Con Trujillo en fuera de juego, uno de los posibles relevos de Curbelo si algún día colma sus aspiraciones de llegar al Gobierno de Canarias, también está manchado.
La Guardia Civil sostiene que el actual vicepresidente del Cabildo, Gregorio Medina, también puede estar involucrado en un presunto delito de prevaricación por validar los proyectos de Trujillo cuando era presidente accidental. Inquietante también es el papel del Jefe de Servicio de Obras Públicas del Cabildo, Antonio Manuel Velázquez Herrera, que pudiera estar interesado en obtener la calificación territorial para así elevar el precio de venta de su finca situada en el barranco de Chejelipes.
El brazo empresarial de la supuesta trama es José Juan Martínez Aparicio, uno de los principales empresarios inmobiliarios de La Gomera. Ex ingeniero del Cabildo, sigue redactando proyectos para la corporación de manera externa y ha tramitado un complejo rural de su propiedad con más camas de las permitidas.
En clave política, en CC se frotan las manos ante lo que se avecina. Ángel Luis Castilla mantiene el control en la capital pese a sus diferencias con Curbelo, y Julio Cruz ya ha salido en defensa pública del presidente, aunque aguarda su momento. Casimiro lo prefiere fuera de la isla. A veces el enemigo está en casa.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.