Nacional

null

Hemeroteca > 25/04/2007 > 

La presión urbanística ya ha devorado en Murcia una superficie de huerta equivalente a 1.500 campos de fútbol

M. BUITRAGOMURCIA. Nadie niega que la huerta tradicional de Murcia está siendo engullida por el espectacular crecimiento urbanístico de la capital. Lo que se desconocía con exactitud era el ritmo de

Actualizado 25/04/2007 - 02:54:50
M. BUITRAGO
MURCIA. Nadie niega que la huerta tradicional de Murcia está siendo engullida por el espectacular crecimiento urbanístico de la capital. Lo que se desconocía con exactitud era el ritmo de desaparición del manto verde que históricamente ha rodeado a la ciudad y la ha impregnado de sus valores paisajísticos, antropológicos, ambientales y también económicos.
El Programa Alberca del Ministerio de Medio Ambiente ofreció ayer una aproximación a este agujero de ozono verde: En los últimos diez años han desaparecido unas 1.500 hectáreas de huerta, el equivalente a otros tantos campos de fútbol.
Esta fagocitosis urbanística de nuevas viviendas, viales, infraestructuras y equipamientos sigue creciendo pese a que la Ley del Suelo alude expresamente -en su artículo 65- a la protección de la huerta tradicional. La Confederación Hidrográfica del Segura culminó ayer un proceso que se inició en el año 1953 para reconocer formalemente los derechos de los huertanos, y que después de un largo paréntesis fue retomado por la Administración hidráulica en el 2005. El presidente del organismo de cuenca José Salvador Fuentes Zorita, entregó la autorización de la nueva superficie de riego al dirigente de la Junta de Hacendados, Sigifredo Hernández.
La Confederación, a través del Programa Alberca, ha establecido una superficie regable neta de de 7.976 hectáreas, lo que significa que con la revisión de los límites la superficie de la huerta se reduce en 1.489 hectáreas. Esto supone un 16 por ciento de las 9.465 hectáreas (de riego neto) que se venían computando hasta ahora, pero que era irreal. Con esta medida la Confederación ejercerá un mayor control de los regadíos y de su consumo de agua, que ha quedado establecido en un máximo de 62,5 hectómetros anuales. Al mismo tiempo, estos derechos quedan recogidos en el Registro de Aguas con efectos retroactivos a 1985 y con 75 años de plazo.
Sobre la expansión urbanística, se estima que la pérdida de terreno de huerta es todavía mayor si se toma en consideración que existen otras 4.000 hectáreas que están consolidadas como zonas urbanas y que han ido creciendo a expensas de cientos de tahúllas.
Ahora se ha establecido un perímetro físico de 14.000 hectáreas de huerta, de las que 9.969 corresponden a riego bruto y las 4.000 restantes a núcleos urbanos de pedanías. Asimismo, del total de riego bruto se ha descontado un 20 por ciento reconocido como urbanizable. Sobre la superficie neta regable anterior y la establecida ahora, existe una merma de huerta de 1.489 hectáreas.
GUILLERMO CARRIÓN
Los edificios de la capital murciana van acorralando a los árboles frutales
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.