Cultura

Cultura

Hemeroteca > 25/03/2004 > 

Traducen íntegramente la obra magna de Schopenhauer

Actualizado 25/03/2004 - 02:16:51

MADRID. Francisco Álvarez (catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia y vicerrector de la UNED), Javier Echeverría (profesor de Investigación Científica del Instituto de Filosofía del CSIC) y Carlos Pereda (del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Autónoma de México y miembro de la Cátedra Gaos de la Complutense) presentaban ayer en Madrid los dos volúmenes que contienen «El mundo como voluntad y representación», obra magna de Arthur Schopenhauer que, por primera vez desde que apareciera en castellano gracias a Eduardo Ovejero en 1927, ha sido íntegramente traducida por Roberto R. Aramayo (codirector de la revista «Isegoría del CSIC»), en una edición simultánea de Círculo de Lectores y FCE. Hasta ahora, sólo se reimprimía el primer volumen, por loque el público de lengua española ha tenido una versión muy parcial de esta obra.

Extremadamente crítico de la evolución que la filosofía alemana experimentó después de Kant, muy especialmente el idealismo de Fichte, Schelling y Hegel, Schopenhauer no cosechó en vida el éxito que su obra merecía. Estudió en Berlín, donde asistió a las clases de Fichte y Schleiermacher, que le decepcionaron; durante las guerras napoleónicas redactó «Sobre la cuádruple raíz del principio de razón suficiente» (1813), tesis con la que se doctoró en Jena. En Weimar conoció y colaboró con Goethe, fruto de ese encuentro sería su tratado «Sobre la visión y los colores», que terminó en Dresden; y también entró en contacto con el orientalista Friedrich Mayer, quien le untrodujo en la filósofía védica. Ya en Dresden conoció al filósofo panteísta F. C. F. Krause.

Platón, Kant y el brahmanismo sustentan el revolucionario vuelco que Schopenhauer da a la filosofía contemporánea, al sostener que la «cosa en sí» kantiana, innacesible, era la «voluntad». Para Schpenhauer, la voluntad es la raíz misma de la vida y el mundo se nos presenta como una representación que se explica mediante instrumentos mentales, como el tiempo, el espacio y la causalidad. Scohpenhauer hace en esta obra magna filosofía del conocimiento, de la naturaleza y una ética y una estética. Reconocido muy tardíamente, su influencia luego ha sido enorme en el pensamiento de Nietzsche, pero también en el psicoanalisis, a través de la «inconciencia» de Hartman; en la fenomenología, el vitalismo y el existencialismo del siglo XX.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.