Toledo

null

Hemeroteca > 25/02/2008 > 

Cañizares: «El cristianismo constituye el alma de España»

EFETOLEDO. El cardenal y arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, abogó ayer por recuperar las raíces de la unidad y la identidad de España fraguadas en el esplendor de la época visigótica y el III

Actualizado 25/02/2008 - 12:07:46
El cardenal y arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, abogó ayer por recuperar las raíces de la unidad y la identidad de España fraguadas en el esplendor de la época visigótica y el III Concilio de Toledo, así como la unidad espiritual de la fe católica en un clima de pleno respeto al resto de las religiones.
Cañizares pronunció su discurso de entrada como académico de número en la Real Academia de la Historia, en el que disertó sobre «El esplendor visigótico, momento clave en la edificación de España y para su futuro». Para Cañizares, la herencia de aquel proceso hacia la unidad, «la memoria y la identidad de lo que allí nace (España), se quiera o no son inseparables de la cristianía que la han hecho posible». Esta es, agregó, «una verdad histórica que tal vez la cultura dominante del momento trata de relegar al olvido y fuerza a ignorarla, o superarla por algo totalmente nuevo e inédito».
Con el III Concilio toledano del 589 (abandono del arrianismo por los visigodos y la incorporación política de los hispanorromanos, con la conversión de Recaredo y los godos al catolicismo) se abre un nuevo período histórico en el camino, no sólo en el del cristianismo, sino también en el de Europa, relató el cardenal primado.
Conciencia de unidad
Antes del Concilio «eran dos pueblos de raza y religión diversas que habitaban en la misma morada... Solamente en el Concilio III de Toledo España adquiere plena conciencia de su unidad, de su soberanía e independencia», y a partir de aquí empieza a existir la España visigótica.
La Nación «hace referencia a un origen, o mejor a una proveniencia, a una tradición viva que permanece, inseparable de lo que fue y lo que significa aquel Concilio. En este sentido, el cristianismo, la fe católica -se profese o no por las personas, y se quiera o no- constituye el alma de España».
El cardenal realizó también en el discurso una breve semblanza de San Ildefonso de Toledo, sin cuyo ministerio no hubiese sido posible «que la España «perdida» un siglo más tarde se hubiese mantenido sin sucumbir a la invasión islámica, ni hubiese luchado durante ocho siglos para afianzarse en la fe y en la vida católica que la había hecho nacer».
En respuesta al discurso de Cañizares, el académico Luis Suárez Fernández glosó la figura del nuevo académico y destacó que está descubriendo las raíces mismas de España, una nación a la que Europa debe tantas cosas.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.