Nacional

null

Hemeroteca > 25/02/2001 > 

La «jugada tranquila»

Actualizado 25/02/2001 - 00:01:46
El «Diccionario ilustrado de ajedrez», de Edward R. Brace, registra la «jugada tranquila», con la siguiente descripción: «Jugada que no da jaque, no mata ni supone una amenaza directa (...) Aparentemente esta jugada concede a las negras una mayor libertad de acción».
José Luis Rodríguez Zapatero, gran aficionado al ajedrez -tiene un tablero en la mesa de su despacho-, ha leído este libro y juega con las blancas, que son las piezas que abren la partida y, por lo tanto, parten con ventaja.
Su ventaja es que goza de la legitimidad de haber sido elegido secretario general por el voto directo de los delegados al XXXV Congreso y que dispone de margen hasta las elecciones de 2004 para consolidarse, lo que le permite observar con «tranquilidad» las «maniobras en la oscuridad» de los «barones», persuadido de que el tiempo juega a su favor y de que esas maniobras acabarán por volverse en contra de sus protagonistas, que -según personas cercanas a Zapatero- «no admiten su propia realidad ni sus limitaciones».
«Cuanto más hablan los llamados “barones”, más emergen la figura de Zapatero y el PSOE del siglo XXI, porque cuando contribuyen a crear una imagen de división dando bazas al Gobierno se identifican con un pasado no deseable del PSOE y eso lo saben los ciudadanos, que ya se han formado juicio, de forma que no desunen al partido, sino que se desprestigian ellos mismos», según colaboradores cercanos.
Es este convencimiento el que permite a Zapatero incluso «entender» comportamientos ambiguos, cuando no claramente desestabilizadores, como algunos de Bono o Maragall, a los que ha prodigado toda clase de deferencias.
Quienes han seguido de cerca su actuación como secretario provincial del complejo PSOE de León -la federación más numerosa de toda Castilla y León-, cargo en el que se mantuvo durante 14 años, aseguran que ha demostrado que, llegado el momento, no le tiembla la mano, aunque siempre la enfunde en «guante de seda». A sus adversarios, dicen, los derrota «por agotamiento».
Zapatero, según fuentes próximas, está convencido de que «el cambio en el PSOE es algo imparable y así lo percibe la sociedad», por lo que «a medio plazo, la marea seva a llevar a los “barones”». Lo cree, entre otras cosas, porque muchos militantes han enviado ya “e-mails” declarándose «asqueados» de las «taifas» que caracterizaron la vida del PSOE durante los noventa y de los comportamientos desleales, con el resultado ya conocido.
Para quienes albergan la idea de «tutelar» a Zapatero, sus colaboradores recuerdan que ya sorprendió imponiendo el pacto antiterrorista en contra del criterio inicial de Felipe González y Pasqual Maragall, reacios a un acuerdo que excluyera al PNV.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.