Internacional

null

Hemeroteca > 24/11/2008 > 

La oposición venezolana gana terreno al chavismo

A pesar de la victoria global del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), de Hugo Chávez, la oposición gobernará en tres de los estados venezolanos más importantes: Carabobo, Zuila y Miranda

Actualizado 24/11/2008 - 21:30:18
A pesar de la victoria global del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), de Hugo Chávez, la oposición gobernará en tres de los estados venezolanos más importantes: Carabobo, Zuila y Miranda. Además, los rivales del PSUV también han conseguido la alcaldía de la capital, Caracas, según datos oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE).
Sólo Jorge Rodríguez, candidato del PSUV a la gobernación del Distrito Capital, salvó al oficialismo de fracasar en su intento por lograr el control de las jurisdicciones más importantes. El Distrito Capital (municipio Libertador) es la tercera entidad en importancia de Venezuela -después de Zulia y Miranda- porque en ella se concentran 1,5 millones de votantes, más electores que en los 21 estados restantes. Sin embargo, en las cinco regiones en las que ha ganado la oposición se concentran más de 4,5 millones de los venezolanos con derecho al voto.
La oposición logró mantener sus cuotas de poder en el estado Nueva Esparta y reconquistó con César Pérez Vivas el estado de Táchira, pero perdió el control de Guárico, Sucre, Aragua y Yaracuy.

A pesar de los buenos resultados de la oposición, la derrota a nivel nacional es clara y los antichavistas continúan lejos de reeditar triunfos como los escenificados por el chavismo en 2004, cuando -representado en ese momento por el Movimiento V República (MVR)- logró conquistar el 73% del poder regional, no sólo por su control de 20 gobernaciones, sino por el triunfo en 250 alcaldías y 176 cargos a los consejos legislativos estatales.
La participación, que alcanzó un histórico 65, 45%, fue la nota más destacada de una jornada electoral que se prolongó en algunos centros de votación hasta la medianoche (5. 30, hora peninsular española) debido a que la legislación electoral obliga a los centros a mantener las urnas abiertas hasta que no haya colas de votantes. En un principio, el cierre de urnas estaba programado para las 16.00 (21.30 horas en España).
La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, destacó que el porcentaje de participación alcanzado en estos comicios es el más alto registrado en los últimos años en unos comicios regionales y locales.
"Felicito al pueblo venezolano por la paciencia, el entusiasmo y la responsabilidad de haber salido a votar", dijo.

Chávez: «Estamos viendo un mapa rojo, rojito»

Pese a estos resultados, el presidente venezolano, Hugo Chávez, mostró hoy su satisfacción por la victoria de su partido, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en las elecciones regionales y locales de ayer domingo y aseguró que el resultado supone una ratificación del "camino al socialismo bolivariano de Venezuela", informó la agencia de noticias ABN. Chávez, presidente del PSUV, aseguró que "estamos viendo un mapa rojo, rojito" en referencia al color que identifica a sus seguidores.
Desde el Hotel Alba Caracas, Chávez reaccionó así ante los resultados oficiales parciales, que dan la victoria al PSUV en 17 gobernaciones y en la Alcaldía Libertador. El presidente venezolano aseguró que los resultados suponen también un triunfó de la Carta Magna, por lo cual felicitó a todos los venezolanos por ejercer su derecho al voto. "Esta es una gran victoria del PSUV. Ha sido una gran victoria gracias a todos", afirmó Chávez.
El partido del presidente Hugo Chávez se ha impuestoen la mayor parte de los estados en los comicios regionales del domingo en Venezuela, pero la oposición se llevó los dos principales estados del país y la alcaldía mayor de la capital, Caracas.
"La victoria es hoy de Venezuela. Se ratifica el camino democrático que el pueblo ha escogido", afirmó Chávez en una intervención en el centro donde su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) montó esta noche su cuartel general. El presidente dijo que las elecciones "demostraron que aquí hay un sistema democrático y que aquí se respeta la decisión del pueblo", al tiempo que calificó de "gran victoria" los resultados obtenidos por su candidatos. Chávez felicitó a los candidatos opositores que triunfaron y también dijo que los resultados de los comicios le impulsan a seguir con el proyecto de establecer el socialismo en Venezuela.
Según el primer boletín de resultados dado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), la oposición mantiene los dos estados que obtuvo en las regionales de hace cuatro año, el rico estado petrolero del Zulia y el de Nueva Esparta, en el oriente venezolano, y arrebata Miranda, que engloba barrios caraqueños, al oficialismo. También gana en el estado de Táchira, hasta ahora bajo dominio chavista, y en Carabobo, gobernado por un disidente del chavismo, según informaron juntas electorales locales horas después del primer boletín del CNE. Zulia y Miranda están considerados como los más importantes del país por su peso económico, su población que suma más de 6,6 millones de habitantes de los 28 millones que tiene Venezuela, y unas posiciones estratégicas.
La oposición se hizo también con la Alcaldía Mayor de Caracas, que estaba en manos oficialistas, en las elecciones de este domingo que arrojaron una participación del 65,45 por ciento, la más alta registrada en comicios regionales y locales en Venezuela, según destacó la presidenta del CNE, Tibisay Lucena. En su intervención en la sede del CNE, Lucena dio lectura de los resultados en veinte de los 22 estados cuyas gobernaciones estaban en disputa en las elecciones de este domingo a las que habían sido convocados unos 17 millones de venezolanos.
El PSUV, fundado por Chávez para aglutinar a los movimientos que le apoyaron en su reelección en 2006, recuperó los estados Trujillo, Aragua, Guárico y Sucre, en manos de disidentes del chavismo, y mantuvo Barinas, tierra natal del presidente, donde se presentaba su hermano, Adán. En una intervención poco después de conocerse los resultados, el PSUV celebró la recuperación del control en tres estados que estaban en manos opositoras y su vicepresidente, Alberto Muller, dijo que ha ratificado su condición de "primera fuerza política del país".
Por su parte, el dirigente opositor Henrique Capriles Radonski, que venció en Miranda con un 52,56 por ciento de los votos al gobernador oficialista, Diosdado Cabello, afirmó que no pretenden "pelear" con el Gobierno Nacional, y anunció el inicio a partir de mañana de "una nueva etapa de esperanza". "Somos un país que estamos cansados de la peleadera, de la división. Las nuevas autoridades (opositoras) estamos dispuestas a trabajar coordinadamente con nuestro pueblo, con un solo interés, que la gente pueda vivir mejor", agregó Capriles, de 36 años.

Jornada sin incidentes
La jornada no registró mayores incidentes que los habitual: retraso en la apertura de algunos centros, fallos o comportamiento irregular de algunas máquinas (por primera vez, toda Venezuela dispuso de sufragio electrónico) o electores que no encontraban su nombre en el censo. El ministro de Defensa, general Gustavo Rangel, confirmaba que «el país se encuentra en absoluta paz y tranquilidad». Incluso los elementos naturales fueron benévolos y cesaron las fuertes lluvias que habían causado la muerte a catorce personas.
Casi 17 millones de electores podían participar en la renovación del gobierno de 22 estados y 328 alcaldías y de más de doscientos legisladores locales. El presidente Hugo Chávez, que volvió a votar en la popular parroquia capitalina 23 de Enero junto a una hija y varios nietos, recordó que «no es una obligación legal, pero sí creo que es un deber moral participar. El proceso va muy bien desde todos los puntos de vista. Ahora, esperemos los resultados con tranquilidad y paciencia».
La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, avanzó que éstos sólo se anunciarían «cuando tengan un carácter irreversible». Sandra Oblitas, una de las cinco responsables del CNE, sí vaticinó una mayor participación que en las elecciones de 2004, cuando apenas superó el 45 por ciento del padrón.
Entonces, los partidos afines al Gobierno sumaron seis de cada diez votos y ganaron todas las gobernaciones excepto las de Zulia y Nueva Esparta. Los gobernadores de Aragua, Carabobo, Guárico, Sucre y Trujillo se deslindarían más tarde del oficialismo y del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).
En diciembre de 2006, el 75 por ciento del electorado participó en las presidenciales por las que Hugo Chávez fue reelecto (con el 63 por ciento de las papeletas) hasta 2013. En el referéndum para la reforma consitucional del pasado año, donde no prosperó la propuesta, la abstención fue del 44 por ciento.
Chávez y la oposición han planteado esta nueva consulta como un plebiscito a la gestión presidencial y su revolución bolivariana, así que la suma total de los votos puede determinar el futuro inmediato del país. Sin embargo, las lizas particulares son sumamente interesantes e ilustrativas de la realidad política de Venezuela.
Por primera vez, tres fuerzas que acompañaron a Chávez en su proyecto revolucionario (Podemos, Patria Para Todos y Partido Comunista) plantaron cara a los candidatos oficialistas en nueve estados: Barinas, Bolívar, Carabobo, Delta Amacuro, Guárico, Monagas, Portuguesa, Sucre y Trujillo. Los opositores tradicionales -Acción Democrática (AD) y Por la Democracia Social (Podemos), socialdemócratas, y Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei) y Primero Justicia (PJ), socialcristianos- también se presentaron divididos en Bolívar y Yaracuy, así como en varios municipios.
La batalla se ha presentado especialmente cruenta en Zulia, el Estado más rico del país y donde están las principales explotaciones petroleras: un bastión antichavista cuya gestión se disputaron el opositor Pablo Pérez y el candidato del PSUV, Gian Carlo di Martino. La Alcaldía de su capital, Maracaibo, la pelearon el actual gobernador y ex candidato presidencial, Manuel Rosales, y el aspirante chavista, Henry Ramírez.
El gran Caracas
Con casi tres millones de habitantes y cuatro de los cinco municipios del gran Caracas bajo su jurisdicción, el Estado Miranda, el más poblado del país, era otro enclave fundamental en estos comicios. El PSUV postuló a Diosdado Cabello para su reelección, mientras que los opositores tenían como candidato al actual alcalde del municipio capitalino de Baruta, Henrique Capriles.
Otro tanto ocurre con la Alcaldía Mayor de Caracas, donde dos pesos pesados aspiran a gobernar el Distrito Capital: por el chavismo, el ex ministro de Educación Aristóbulo Istúriz; por la oposición, Antonio Ledezma, quien ya ocupara el cargo en 1992 cuando se denominaba gobernador del Distrito Federal y respondía a la designación del presidente (en su caso, Carlos Andrés Pérez). Libertador, el barrio central, quedaría en manos del ex vicepresidente chavista Jorge Rodríguez.
Y en Barinas el presidente se apostaba su cortijo familiar: Adán, el hermano mayor, aspira a suceder a su padre, Hugo de los Reyes. Enfrente tiene al escindido Julio Reyes y al opositor Rafael Jiménez.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.