Deportes

Deportes

Hemeroteca > 24/07/2003 > 

Carlos Queiroz: «Entrenar al Madrid es como estar listo para subir el Everest»

Actualizado 24/07/2003 - 01:19:58
Desde que fichó por el club blanco se ha sentido como un pez fuera del agua, de reunión en reunión en el Santiago Bernabéu. El portugués toma hoy las riendas del equipo y, antes de partir hoy hacia Asia para realizar la pretemporada, ABC conversó con el nuevo técnico
- ¿Cuando aceptó la oferta del Real Madrid sabía donde se metía?
- Claro. La dimensión y la ambición del Real Madrid son como no querer vivir en este mundo. Los que no son del fútbol también saben lo que representa este club. He dado esta imagen a mis compañeros: cuando vienes al Madrid es como estar listo para subir el Everest. Sabes que todos no van a llegar. Otros llegarán arriba sin nariz o sin brazos, pero no puedes huir de esa responsabilidad si quieres llegar al tope de la montaña. Tienes que desafiar tus instintos, los límites de tu capacidad, y eso se llama Real Madrid.
- ¿Que fue lo primero que pensó cuando hablaron con usted?
- No piensas, todo son emociones. Pero cuando empiezas a pensar la racionalidad controla los sentimientos y te hace tomar decisiones frías. En ese momento no estaba libre y me preocupó mucho respetar los compromisos profesiones y personales que tenía con el Manchester y con Ferguson. Mi primer momento de racionalidad fue decirme que iría, pero cómo me iría. El Madrid es muy importante, pero los valores en la vida, la honestidad y la lealtad, para mí eran muy importantes.
- ¿Cuáles son sus prioridades?
- Se pueden aglutinar en tres. En primer lugar, la plantilla; en segundo, la organización de la pretemporada y la estructuración del trabajo; y la toma de decisiones más inmediatas. Todo para llegar al principio con la idea de cómo debemos caminar por la Liga.
- No ha iniciado los entrenamiento, pero ¿ya sabe cómo quiere que juegue su equipo?
- Entre lo que pensamos que debemos hacer y lo que sale al final hay una diferencia. Eso significa que día a día nos van a guiar las decisiones. Claro que tengo una concepción de partida, pero sólo los entrenamientos y los partidos dirán si estamos en la ruta correcta.
- Puede darme el punto de partida.
- No, porque es más una opinión. Y eso no es lo que esperan las personas de mí. En estos momentos esperan más soluciones que opiniones.
- ¿De cuánto tiempo dispone para adaptarse?
- Depende de los errores. Si vamos por el camino cierto y las decisiones que tomamos son consistentes y efectivas tardaremos menos tiempo en adaptarnos. Pero si los partidos te dan señales de errores se alarga. Hay que combinar decisiones con soluciones.
- ¿Su trabajo se ordenará en torno al clásico 4-4-2?
- Como condición de juego y como estructura, claro. También pienso que tengo que respetar el pasado, la historia y la tradición. El balance y el equilibrio que el equipo ha adquirido en uno o dos años de trabajo tiene que ser el punto de partida. Sería de loco llegar aquí e ignorar el pasado, porque cuando lo ignoras no progresas en la vida.
- ¿Cómo definiría a su equipo?
- Es único. Tiene tres jugadores que han sido elegidos los mejores del mundo y otros que también han podido serlo. Este bloque despierta mi fantasía y mi imaginación para producir una dimensión de espectáculo que agrade a todos. Pero ganando, porque si no se logran éxitos todo se convierte en raro. En fútbol, infelizmente, algunas veces caminamos en un sentido cierto, pero si no ganas el descrédito es total.
- Sabe que le van a exigir títulos y que hay un camino marcado.
- En toda mi vida no recuerdo un partido que no haya sido importante ganar. Si es pretemporada, porque estamos en pretemporada. Si es amistoso, porque es amistoso. Si son los primeros, porque hay ganar confianza. Si es en mayo, porque estás disputando alguna competición, y si es al final, porque estás peleando por el título. Nunca me han dicho que vaya al campo, que me divierta un poco y que si se pierde no pasa nada. Hasta en un partido en la calle jugamos por la supervivencia de jugar. Sólo si lo haces bien te dejan jugar. Es la única ley que sobrevive del principio del fútbol y que morirá con el fútbol. Y por eso no me extraña esa exigencia. Ignorar eso es matar el fútbol. No hablo de títulos. Hablo de trabajo. Y al final, haremos cuentas.
- ¿Cuál será el primer mensaje que entregará a la plantilla?
- Trabajar. Que vamos a construir una apuesta en común. Y que el rival del Real Madrid es el Real Madrid.
- ¿El uso de la palabra será fundamental en el vestuario?
- A veces el uso del silencio es lo más importante. Si tienes conciencia de que los jugadores son los primeros en sentir y saber que algo no está bien, saber cuándo debes estar callado es importante. Si hablas más de lo debido estás dañando algo que los futbolistas ya han detectado. No soy de ideas preconcebidas, de dos más dos, porque el fútbol nos da lecciones en cada momento.
- Le tachan de erudito y recto.
- En la vida debemos tener principios y una orientación. No tengo un reglamento, que puede dar resultados dos días o una semana, pero no tiene consistencia en el tiempo. Lo importante es que el vestuario conozca el bien común. Es necesaria la paciencia y la flexibilidad para no crear rupturas. Es estúpido comprar problemas y confrontaciones.
- Y el papel de sus ayudantes.
- Peseiro trabajará la parte técnica y táctica y Di Salvo estará con la preparación física. Mi concepción de esta misión consiste en una persona que estará integrada en toda la metodología del equipo, pero con esa responsabilidad específica.
- ¿Tiene los jugadores que desea?
- Eso sería admitir la perfección y no lo somos. Si fuésemos perfectos caeríamos en el aburrimiento. Tenemos que pensar en buscar personas mejores porque sino la vida termina.
- Ahora buscan un central.
- Es un ejemplo. Pero sin prisas porque prefiero menos cantidad y más cualidades en cada puesto. No es fácil encontrarlo porque jugar aquí es complicado. Hay que ajustarse a las necesidades y debemos tener cuidado con el perfil que elegimos para mejorar.
- ¿Qué importancia le concede al juego de estrategia?
- Es muy importante porque sabemos que en algunos momentos especiales nos puede dar victorias cruciales. Algunas veces ni la parcela física ni la táctica dan su rendimiento y por ahí podemos sacar provecho.
- ¿Y a las concentraciones?
- No es una condición, regla o norma. Lo haremos si pensamos que es bueno para el equipo. Si es necesario ayudar a los jugadores desde el punto de vista físico para recuperarles. Si hablamos de una fatiga mental no lo haremos.
- ¿Hará rotaciones?
- No soy partidario. No me gustan, pero es algo que se ha instaurado en el fútbol actual. Hay que hacer esto para anticipar problemas. No me gusta, pero es la realidad.
- ¿Es difícil jugar al fútbol?
- Muy difícil. Es complicado armonizar, jugar bien, ganar, dar espectáculo... No ocurre siempre. Un buen ejemplo fue el Manchester-Real Madrid. El público espera que esta receta todos los días ahí y eso no es posible. Lo importante es el equilibrio.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.