Madrid

null

Hemeroteca > 24/01/2004 > 

Adiós al «scalextric» de Cuatro Caminos

Actualizado 24/01/2004 - 04:50:07
MADRID. En 105 piezas, cada una con un peso entre las 24 y las 50 toneladas, se troceará el «scalextric» de Cuatro Caminos en una operación que, según afirmó ayer el concejal de Infraestructuras, Pío García-Escudero, comenzará el lunes y en la que estará presente el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.
«Con el proceso elegido para el desmontaje -aseguró el edil- se ha intentado buscar la máxima seguridad y las mínimas molestias tanto para el tráfico como para los vecinos. La técnica que se empleará será justamente inversa a la de la construcción en el año 1969. Empezaremos, por tanto, por el tramo central, el más alto, el último que se colocó».
«Para ello -explicó- se ha instalado una cimbra, un gran andamiaje metálico que llega hasta la parte inferior del tramo elegido para que lo sujete cuando se vaya cortando. Una vez terminada la actuación sobre el tramo central se irá trabajando sobre los tramos inmediatamente colindantes, izquierda y derecha, y así sucesivamente avanzando hasta llegar a los pilares que soportan las rampas que se desmontarán con otro sistema».
Piezas manejables
La longitud total del paso elevado es de 384,6 metros, de los que 152 pertenecen al tablero y, por lo tanto, están al aire, mientras que el ancho es de 16 metros y el grosor máximo de 1,20. «Su traducción en peso -dijo el concejal- es de 3.700 toneladas. Así cada tramo a tratar, de unos 22 metros aproximadamente,se dividirá en piezas más manejables, de 7 por 3 metros, lo que dará un total de 15 piezas por cada tramo con un peso variable entre las 24 y 50 toneladas dependiendo del grosor, ya que los extremos son más finos».
«En total -añadió García-Escudero- serán 105 piezas que se irán izando mediante una grúa hasta una gran plataforma para su traslado a un planta de reciclaje donde se triturarán y convertirán en grava utilizable en otras actuaciones».
Mantener el tráfico
El sistema de trabajo elegido permitirá mantener el tráfico por la glorieta. «Las operaciones de transporte -apuntó el concejal de Infraestructuras- se realizarán durante la noche y se intentará agrupar las actuaciones para transportar en noches espaciadas. Por el día se realizarán las labores de corte mediante dos sistemas,de sierra de disco motorizado para los cortes longitudinales y de hilo de diamante para los transversales. Los elementos verticales se demolerán con el sistema tradicional de mandíbulas».
«Se mantendrán -aseguró- los dos carriles previstos para el tráfico, ya que la carga se realizará en las horas valle de la noche, aunque es evidente que habrá que ir variando el diseño de la circulación y de los peatones según se vaya cambiando el lugar de trabajo y, por tanto, la estructura metálica».
El tiempo que se tardará en realizar el desmontaje completo lo cifró el concejal en tres meses, con lo que el paso habrá desaparecido totalmente después de Semana Santa. No ha habido variación, eso sí, en la fecha final las obras, prevista para febrero de 2005.
«Se podría haber elegido -dijo el concejal- un sistema que acortara más el tiempo de actuación, con piezas más grandes, de difícil manejo, pero hemos tratado de primar la seguridad y el causar menos molestias».
Señalización
«De todas formas -añadió- los vecinos pueden obtener información en la caseta montada en la glorieta y los conductores se encontrarán con una amplia señalización tanto de aviso como de los caminos alternativos que pueden seguir. Aún así, el área de Circulación, ha aumentando el número de policías municipales en la zona para facilitar el tráfico».
Lo que no desveló el concejal del Ayuntamiento madrileño es cómo quedará la superficie. «Aún -dijo-estamos trabajando en ello, pero lo que es seguro es que habrá arbolado y más espacio destinado al peatón, con lo que los vecinos recuperarán su glorieta. También es muy posible que se decida colocar algún elemento ornamental en el centro de la plaza, pero todavía no conocemos su diseño».
Dos túneles gemelos
El futuro subterráneo que se construirá en lugar del paso elevado y que estará formado por dos túneles gemelos, contará, como es sabido, con dos carriles por cada sentido de la marcha a lo largo de sus 539 metros de longitud. Sutrazado discurrirá por encima de la línea 6 del Metro y por debajo de las líneas 1 y 2, al tiempo que deberá salvar las diversas galerías de servicio (gas, luz, teléfono) que discurren por la zona.
La profundidad de los pilotes que sustentan el «scalextric» ha obligado, desde el primer momento, a cortar el tráfico para construir el túnel pero, pese a ello, se han mantenido, y se mantendrán siempre, dos carriles por sentido para los coches.
Las obras han obligado, además, a modificar el recorrido de seis líneas de la EMT, así como a habilitar una terminar de autobuses provisional en la calle de Bravo Murillo, en una parcela perteneciente a la Empresa Municipal de Transportes existente entre las calles Doctor Santero y Almansa, frente a la calle Guipúzcoa.
Las líneas 64, 66, 124 y 128 han establecido ya su terminal en estas antiguas cocheras de la EMT, mientras que las líneas 127 y F han cambiado la ubicación de su cabecera. La primera ha quedado establecida en la calle de Santa Engracia esquina con Raimundo Fernández Villaverde, y la segunda, en Bravo Murillo 95, esquina con Reina Victoria.
«Caos circulatorio»
Por otra parte, el Grupo municipal Socialista de Madrid no sabe por qué el segundo teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Pío García-Escudero, ha asegurado que el desmontaje del «scalextric» no causará molestias a vecinos y usuarios.
En declaraciones a Ep, el portavoz socialista en el Área de Obras y Equipamientos en Vías Públicas, Pedro Santín, comentó que el proyecto municipal sí causa molestias y no garantiza la seguridad del entorno.
«Ha presentado un proyecto -en referencia al edil- como si no tuviera ningún impacto, cuando la realidad es bien distinta -indicó-. Nosotros hemos comprobado que el inicio del desmontaje del «scalextric» ha provocado un caos circulatorio en una zona de la ciudad que siempre tiene problemas de movilidad».
Asimismo, subrayó que esta actuación, con una influencia directa sobre el eje Cea Bermúdez-Paseo de la Castellana, comenzó con una «escasa» falta de información a vecinos y conductores y con una señalización pública «muy deficiente».
Más policías de tráfico
En otro orden de cosas, Santín resaltó que el Ayuntamiento no reforzó la vigilancia policial en la zona, en materia de circulación, ni modificó ni incrementó las líneas de la EMT afectadas por esta actuación pública, a excepción de pequeñas modificaciones en trayectos concretos.
Por ello, pidió más policías de tráfico para la zona y recordó que el proyecto que se está ejecutando, realizado por la anterior Administración local, también del Partido Popular, no contempla las medidas de seguridad en túneles que ahora son necesarias en la Unión Europea.
«Esperamos -concluyó el edil socialista- que el Ayuntamiento extreme estos detalles».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.