Economía

null

Hemeroteca > 24/01/2001 > 

La fusión Endesa-Iberdrola elevaría al 46 por ciento el capital de Euskaltel no controlado por el Gobierno vasco

Actualizado 24/01/2001 - 00:18:04
José Antonio Ardanza
José Antonio Ardanza
Los accionistas de Euskaltel, el operador vasco de telecomunicaciones, estarían dispuestos a absorber el 10 por ciento que Iberdrola posee en la compañía si finalmente su fusión con Endesa se materializa, según reconoció ayer en Madrid el presidente de la compañía, José Antonio Ardanza.
Las complejas negociaciones que las dos compañías eléctricas mantienen para integrar sus activos tendrían un reflejo directo en el seno de Euskatel, de cuyo capital Endesa e Iberdrola controlan el 10 por ciento, respectivamente.
De acuerdo con la distribución societaria actual, el núcleo de accionistas vascos ostenta el 69 por ciento de la compañía, frente al 31 por ciento en manos del núcleo «no nacionalista». Sin embargo este reparto es teórico, ya que Caja Vital (5 por ciento) está controlada por el Partido Popular, de forma que el grupo de socios que encabeza Telecom Italia aglutinaría el 36 por ciento, frente al 64 por ciento del núcleo vasco.
Sin embargo, si la operación de fusión entre las dos compañías eléctricas sale finalmente el grupo de socios vascos reduciría su participación hasta el 54 por ciento, mientras la «no nacionalista» la elevaría hasta el 46 por ciento.
Por este complejo entramado accionarial el núcleo vasco vería con buenos ojos que Iberdrola colocase en manos nacionalistas su participación que, de acuerdo con la valoración realizada el pasado verano por el banco de negocios norteamericano Merril Lynch, tendría un precio de mercado próximo a 27.500 millones de pesetas. El Grupo Mondragón (2 por ciento) ya ha mostrado interés por incrementar su reducida presencia en la operadora vasca,
La fusión de las dos eléctricas, azares de la vida, situaría a Rodolfo Martín Villa, presidente de Endesa y ex ministro de Interior, como uno de los hombres fuertes del núcleo llamado «no nacionalista».
José Antonio Ardanza explicó que el Gobierno vasco mantendrá su participación directa (3 por ciento), a pesar de las presiones ejercidas desde las filas del Partido Popular.
El operador vasco concluyó el pasado ejercicio económico con unas pérdidas ligeramente superiores a los 8.000 millones de pesetas, prácticamente el doble de las cosechadas en 1999, según las estimaciones de cierre proyectadas por el director general de la compañía, Alberto García Erauzkin, quien justificó parcialmente estos resultados por la subvención de terminales móviles, a la que destinó cerca de 4.000 millones. De acuerdo con el plan de negocios, la sociedad obtendrá este año unos ingresos de 16.000 millones de pesetas.
Ardanza también adelantó que la compañía será rentable en 2003 y que, previsiblemente sacará a Bolsa cerca del 30 por ciento de su capital a finales del próximo año si las condiciones del mercado lo aconsejan. «A mediados de este año volveremos a reflexionar sobre este tema», dijo.
El presidente de Euskaltel restó importancia a las recientes dimisiones de Carlos Lambarri, antiguo consejero delegado, que presentó su renuncia en diciembre pasado, de Alberto Mazagatos, director de operaciones, y de José Angel Benito, responsable de márketing y aseguró que la operadora tiene un equipo gestor consolidado.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.