Madrid

null

Hemeroteca > 23/11/2006 > 

La huella de Ezio Frigerio

POR MABEL AMADOFOTO VÍCTOR INCHAUSTIMADRID. Desde sus comienzos, allá por 1955 en el Piccolo Teatro de Milán, hasta su último trabajo, «Los cuentos de Hoffman» -aún por estrenar-, ha creado más de 350

Actualizado 23/11/2006 - 02:41:46
POR MABEL AMADO
FOTO VÍCTOR INCHAUSTI
MADRID. Desde sus comienzos, allá por 1955 en el Piccolo Teatro de Milán, hasta su último trabajo, «Los cuentos de Hoffman» -aún por estrenar-, ha creado más de 350 montajes. Ezio Frigerio, el prestigioso escenógrafo italiano que comenzó su andadura de la mano de uno de los directores de teatro más revolucionarios, Giorgio Strehler, recibe estos días un merecido homenaje del Ayuntamiento. Y lo hace en forma de gran exposición en un centro vinculado a las artes escénicas y a la música: el Centro Cultural de la Villa.
«Ezio Frigerio. Escenógrafo» es el título de una muestra que reúne sus colaboraciones más destacadas, así como una selección de vestuario de su esposa, la famosa diseñadora Franca Squarciapino.
Comisariada por Giorgio Ursini y Ángel Martínez Roger, esta espectacular exposición no sólo repasa la huella que el escenógrafo ha dejado en los teatros españoles en los últimos veinticinco años, sino que exhibe sus obras imprescindibles a través de bocetos originales, fotografías, fragmentos de decorados, muebles, objetos de atrezzo y figurines.
«Arlequín»
Así, el visitante podrá admirar testimonios únicos de algunos de los mejores montajes del teatro contemporáneo, como el «teatrito» completo y original proyectado por Frigerio para la versión de 1953 de «Arlequín, servidor de dos amos», así como los trajes de este montaje que, por primera vez, salen del Piccolo Teatro di Milano.
Pero no sólo eso, también se exhiben desde sus primeros dibujos, realizados en la década de los cincuenta, hasta su último trabajo, el proyecto para la ópera «Los cuentos de Hoffman», que alzará el telón en diciembre en el Teatro Real.
En un recorrido por los diferentes ambientes, el visitante podrá recordar -y escuchar- espectáculos como «Las bodas de Fígaro» (Ópera de París, 1973), «El Tríptico: Il Tabarro» (Teatro de la Zarzuela, 1987), «Turandot» (Gran Teatre del Liceu, 1999), «Tosca» (Teatro Real, 2004), «Don Giovanni» (Teatro Real, 2005)... No en vano, se trata de una de las exposiciones más grandes que el propio Frigerio recuerda.
Conmovido por el homenaje, el escenógrafo ha rememorado sus montajes más especiales, «Las bodas de Fígaro», «Turandot», «Lohengrin», «Don Giovanni» y, especialmente, «Arlequín», «que ya es una parte de mi vida que me está acompañando desde hace veinticinco años». No es de extrañar, por tanto, que cada siete años realice una nueva versión...
La propia concejal de Las Artes, Alicia Moreno, se define como una gran admiradora suya: «Frigerio es un maestro, un inventor de espacios posibles e imposibles no sólo para las tablas, sino también en los universos paralelos que nacen de la cámara cinematográfica».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.