Madrid

null

Hemeroteca > 23/08/2004 > 

El Palacio Arzobispal se renueva tras una inversión de 495.000 euros

El inmueble está considerado monumento e incluido en el registro de bienes de interés cultural de la Comunidad, y tiene protección integral, el máximo nivel

Actualizado 23/08/2004 - 02:03:30

MADRID. El Palacio Arzobispal, entre las calles de San Justo y la Pasa, muestra a los madrileños y turistas su nueva cara, una vez restauradas sus fachadas por el Ayuntamiento de Madrid, con cargo a los fondos de la Fundación Caja Madrid. La limpieza y consolidación de elementos ha permitido recuperar el granito original de la fachada, que había quedado oculto por numerosos enfoscados de diferentes épocas, y hasta se ha descubierto y hecho visible una ventana que hasta ahora permanecía oculta.

Las obras han supuesto una mejora del patrimonio histórico-artístico de la capital, explica el concejal de Vivienda y Rehabilitación, Sigfrido Herráez. Los trabajos que proyectó y encargó el Ayuntamiento se circunscriben a la fachada del inmueble, «la parte de la que pueden disfrutar todos los ciudadanos, sean o no creyentes», señala el edil.

Monumento protegido

Este es el mismo procedimiento que se ha seguido en otras rehabilitaciones, como lasde las iglesias de Las Calatravas, la de La Paloma o la de San Lorenzo, y en otros monumentos o edificios singulares de la capital. Se trata de que la inversión pública realizada revierta en belleza para la ciudad y en el cuidado de la riqueza patrimonial con que cuenta. En muchas ocasiones, esta rehabilitación exterior se completa, en el interior, por otra en la que intervienen otras administraciones como la Comunidad de Madrid o el Ministerio de Cultura.

«En el centro de la ciudad -añade Herráez- hay patrimonio particular, para cuya conservación se dan subvenciones públicas, y también existen hitos singulares como éste, que deben contar con ayudas oficiales».

En el caso del Palacio Arzobispal, incluido en el Registro de bienes de interés cultural de la Comunidad como monumento con protección integral, los arreglos llevados a cabo han supuesto una inversión de 495.000 euros.

Orígenes

El Palacio Arzobispal, en origen una de las casas de Antonio Pérez, albergó el primer seminario de Madrid y el archivo de patrimonios. Tal vez de ahí el clásico dicho madrileño, que reza: «El que no pasa por la calle de la Pasa no se pasa».

Como tal Palacio, informa el área de Vivienda del Ayuntamiento, fue construido en el siglo XVIII, durante el reinado de Carlos III, por los cardenales Infante Don Luis y Lorenzana, arzobispos de Toledo y Primados de España. Entonces, Madrid no era diócesis independiente.

Al constituirse ésta, el palacio pasó a ser residencia del obispo titular. Ahora, además de albergar al arzobispo de Madrid, acoge los tribunales eclesiásticos, las oficinas de la Provincia Eclesiástica, los departamentos de informática de la Archidiócesis y el archivo diocesano.

Meses de trabajo

Los trabajos que ha llevado a cabo el área de Vivienda y Rehabilitación del Ayuntamiento madrileño desde el verano pasado y durante varios meses, y que en el exterior ya están finalizados, incluyeron labores como las de picado de los enfoscados y los revocos deteriorados por el paso del tiempo y la acción de los elementos meteorológicos, el tapado de grietas y fisuras -algunas, visibles a simple vista en las fachadas-, la restauración completa de la carpintería de los balcones y de la cerrajería exterior, además del repaso de los aleros y cornisas del inmueble, y la consolidación y limpieza del zócalo del edificio.

También se ha rehabilitado el llamado «patio de la palmera», en el interior del edificio, un espacio verde en torno al que giraba la actividad en el Palacio Arzobispal, y que tras los trabajos ha recuperado su belleza original.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.