Sociedad

null

Hemeroteca > 23/07/2005 > 

La esclerectomía se consolida como técnica quirúrgica para tratar el glaucoma

Uno de los problemas para la extensión de la técnica a más hospitales españoles es la dificultad de su aprendizaje, al requerir una gran habilidad manual

Actualizado 23/07/2005 - 04:22:41

G. ZANZA

MADRID. El Hospital Ramón y Cajal de Madrid ha consolidado la práctica de una técnica quirúrgica para tratar el glaucoma primario de ángulo abierto, el más frecuente. La esclerectomía profunda no perforante se practica en España desde hace cinco años, pero todavía no se ha extendido. La Unidad de Glaucoma de este centro sanitario ha logrado ahora un premio del último congreso de la Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-refractiva.

Francisco Muñoz, uno de sus cirujanos, explica que esta cirugía está indicada «en pacientes que no pueden controlarse con tratamiento médico -colirios antiglaucomatosos- o que no lo toleran, además de utilizarse de forma asociada a cirugía de catarata para solucionar ambos problemas en un mismo acto quirúrgico». Esta técnica desplaza a la trabeculectomía, que presenta el inconveniente del elevado porcentaje de complicaciones postquirúrgicas, «además de un postoperatorio bastante incapacitante para el paciente, al presentar mala visión durante mes y medio y la necesidad de reposo relativo». Frente a ella, la esclerectomía ofrece una menor tasa de complicaciones postoperatorias y buen control tensional.

La técnica sirve para realizar «un adelgazamiento de los tejidos del ángulo camerular, dejando una delgadísima lámina que permite la filtración de humor acuoso, de forma más calibrada», indica Muñoz. Así, «la salida del humor acuoso no es tan brusca y se evitan las complicaciones por hipotensión ocular». De esta forma, la visión no empeora tras la cirugía y no es preciso un periodo de reposo tan estricto como en el caso de la trabeculectomía.

Mayor resección esclerocorneal

El logro de este equipo al aplicar la técnica es una mayor resección esclerocorneal parcial a nivel del ángulo camerular. Esta resección abarca una porción del canal de Schlemm, que es la vía natural por la que sale el humor acuoso del ojo. «Mediante microcirugía -afirma Francisco Muñoz- se logra extirpar este canal, que tiene un diámetro de unas 400 micras. Hemos observado también que si el tamaño de la pieza esclerocorneal es mayor, los resultados son mejores».

Uno de los problemas para la extensión de la técnica a más hospitales es la dificultad de su aprendizaje, ya que «requiere una habilidad manual superior a otras técnicas como la cirugía de catarata». A finales de los noventa sólo hospitales de Barcelona, Madrid, Santiago de Compostela y Pamplona utilizaban la técnica.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.