Economía

null

Hemeroteca > 23/06/2003 > 

Telefónica presenta mañana la primera regulación de empleo de la era Alierta

Actualizado 23/06/2003 - 00:34:13
MADRID. El grupo Telefónica ha esperado pacientemente la celebración de las elecciones autonómicas y municipales celebradas el pasado 25 de mayo para materializar dos complejas decisiones de gran calado y trascendencia para su futuro más inmediato: el lanzamiento de una opa sobre su filial Terra Lycos y la presentación de un expediente de regulación de empleo en Telefónica de España.

Después de preparar el terreno durante las últimas semanas mediante tímidas declaraciones realizadas respectivamente por el presidente y el consejero delegado del grupo, César Alierta y Fernando Abril-Martorell, la compañía trasladará mañana su propuesta laboral al Comité Intercentros, controlado por CC.OO. y UGT.

Los dos centrales sindicales, en compañía de la minoritaria CGT, desconocen el alcance real del expediente de regulación -el primero que aborda César Alierta desde que accedió a la presidencia-, aunque barajan cifras cercanas a los 10.000 puestos de trabajo. Fuentes próximas a la operadora elevan el citado recorte hasta 12.000 empleos.
Más claras se dibujan en el horizonte las razones que puden justificar este drástico recorte, impulsado básicamente por la pérdida del negocio tradicional -2 millones de líneas desde que el sector quedó liberalizado en el mes de enero de 1998-, el creciente auge del teléfono móvil y el estancamiento de la facturación como consecuencia de la caída de los precios durante los últimos cuatro años, estimada por la compañía en un 59%.

Este último elemento, la gran dificultad para elevar los ingresos a través del negocio tradicional de la voz, explica razonablemente la integración de Terra en la órbita de Telefónica de España y la eliminación paralela de una competencia indeseable a la hora de suministrar ADSL (banda ancha) a clientes residenciales y empresas.

Caída de ingresos

Un rápido repaso a los ingresos históricos de la compañía explica los sudores que padece cuando llega el mes de diciembre. Durante el periodo comprendido entre 1991 y 1997, Telefónica de España pasó de facturar 1  a 1,65 billones de pesetas, con tasas de crecimiento acumulado superiores al 7%. La irrupción en el mercado de operadores alternativos como Retevisión, Uni2 o Jazztel modificó sustancialmente esta dinámica, que ha quedado reducida a minúsculos crecimientos del 0,4% (ejercicio 2001) y 0,5% (2002).

Con estos argumentos en la manga, complementados con la caída del ratio de productividad media por empleado, la operadora cree que ha llegado el momento de reducir su plantilla, a imagen y semejanza de otras grandes compañías europeas.

La operación de estilización laboral profundiza en las acometidas con anterioridad por los ex presidentes Cándido Velázquez-Gaztelu y Juan Villalonga, que han permitido reducir la capacidad de la compañía desde los históricos 69.543 trabajadores que llegó a emplear en 1995 a los 40.844 actuales.

Los sindicatos confían en que, tal y como sucedió en la última regulación de empleo pactada en 1999 -afectó a 10.800 trabajadores-, la compañía extienda en el tiempo la ejecución del ERE (dos o tres años), que tenga carácter voluntario (bajas incentivadas) y no discrimine a los trabajadores por razón de edad.

Telefónica ha reconocido que actuará preferentemente en aquellas áreas de menor actividad, que han quedado obsoletas tras la desregulación. A cambio del expediente, obviará los planes que tenía de segregar el negocio logístico e inmobiliario.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.