Nacional

null

Hemeroteca > 22/06/2008 > 

Aznar ofrece su «respaldo responsable» a Rajoy y rechaza los personalismos

Era el discurso más esperado de la jornada de ayer, y no defraudó. La organización acertó al trasladar al sábado la intervención del ex presidente del Gobierno José María Aznar, cuyas palabras habían

Actualizado 22/06/2008 - 12:37:38
Era el discurso más esperado de la jornada de ayer, y no defraudó. La organización acertó al trasladar al sábado la intervención del ex presidente del Gobierno José María Aznar, cuyas palabras habían levantado tal expectación que el salón plenario se llenó por completo. No había hablado desde que empezó la crisis del PP y la autoridad moral que todavía tiene en las filas populares se reflejó ayer en una intervención que no dejó indiferente a nadie. Aún más, las palabras de Aznar no sentaron bien a grupos de delegados que, molestos por el rapapolvo a Rajoy, no acertaban a comprender cómo, quien llegó afirmando que «soy un disciplinado militante que no aspira a nada, que no pide nada y que no juega a nada», terminó pronunciando un discurso de reivindicación personal de su gestión de Gobierno y de pautas políticas dedicadas a la nueva dirección.
Su discurso tuvo dos ejes fundamentales: el significativo «respaldo responsable» a Mariano Rajoy y la reivindicación de las «sólidas referencias morales que no debemos perder nunca». En este punto, todo el mundo se acordaba de lo mucho que se ha comentado sobre el posible giro de Rajoy en aspectos claves de su gestión, pero que todavía no se han reflejado en ninguna actuación.
San Gil y Ortega Lara
En cuanto al primer pilar de su discurso - la declaración más esperada-, Aznar no dudó en ofrecer «mi respaldo responsable a quien va a continuar en los próximos años con esta tarea de dirigir nuestro partido, Mariano Rajoy, si le dais vuestra confianza, que tiene ante sí una gran responsabilidad. Requiere la ayuda de todos y que todos sean convocados a ese objetivo. Un objetivo que ha de contar con todos y con los mejores». Pero, previamente a este apoyo aludió a algunas de las cuestiones más polémicas de esta etapa precongresual. Recordó a María San Gil y José Antonio Ortega Lara. «Sin personas como ellos el Partido Popular ni habría sobrevivido ni sería lo que es», dijo, para añadir que deben «seguir formando parte» de esta formación política. Advirtió que en el PP «no sobra nadie», en clara alusión a las renuncias y voces críticas que se han producido. Además, se mostró contundente al afirmar que «un gran partido como el nuestro no puede ser nunca el proyecto personal de nadie» y al subrayar que el espacio ideológico del PP es el «centro reformista europeo. No vamos al centro, estamos en el centro desde hace muchos años».
Aznar hizo hincapié en la renovación realizada por Rajoy, subrayando que el PP «ha sido siempre un ejemplo de renovación integradora, frente a las etiquetas y los personalismos». En este sentido, afirmó que «no nos equivoquemos sobre el sentido de la renovación. Siempre he dicho: cuando vayas avanzando procura que cada vez veas más gente siguiéndote. Nadie debe quedarse en el camino. Sin integración y sin unidad difícilmente tendremos futuro como partido. ¡No alejemos a nadie que, honradamente, quiera arrimar el hombro!», exclamó.
En lo que él cree que debe de ser el PP, señaló que «no tenemos que avergonzarnos de nada. Si nos hubiéramos avergonzado, hoy estaríamos echando el cierre al PP. Nuestro objetivo no es heredar a la izquierda, sino ganarle en las urnas. Tenemos que ser el partido en el que confíe la mayoría de los españoles. No el partido que gustaría a nuestros adversarios».
Tras este discurso que tanto debate suscitó entre los compromisarios y en los referentes del PP, el ex presidente del Gobierno, junto con Fraga y Rajoy, almorzó con todos los presidentes regionales.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.