Canarias

null

Hemeroteca > 22/03/2004 > 

«La Huella y la Senda», el excepcional pasado cultural y religioso de Canarias

La exposición, instalada en la remozada Catedral de Santa Ana y que recorrerá cinco islas del Archipiélago, ya ha sido visitada por más de 20.000 personas

Actualizado 22/03/2004 - 02:22:54
La imagen de San Jerónimo, obra del maestro Salzillo, muestra toda la intensidad en su mirada y en sus manos. FOTO: ALEJANDRO QUEVEDO
La imagen de San Jerónimo, obra del maestro Salzillo, muestra toda la intensidad en su mirada y en sus manos. FOTO: ALEJANDRO QUEVEDO

CANARIAS. El mayor acontecimiento cultural y religioso de la historia de las Islas tiene un nombre: «La Huella y la Senda». Los impresionantes muros de la remozada Catedral de Santa Ana, en Las Palmas de Gran Canaria, albergan esta excepcional muestra, que recoge más de 400 obras de arte, insulares, nacionales e internacionales. «La Huella y la Senda» es, al mismo tiempo, la acción más destacada de los actos conmemorativos organizados para celebrar el sexto centenario de la fundación de la Diócesis Canariense y Rubicense, además del quinto centenario del inicio de las obras de la Catedral.

La exposición permanecerá en Santa Ana hasta el mes de mayo, y, para que todos los canarios tengan ocasión de disfrutarla, se trasladará posteriormente las islas de Lanzarote y Fuerteventura, (desde junio hasta septiembre), para finalizar en Tenerife (donde podrá contemplarse desde octubre a diciembre de este año) y La Palma (en los meses de enero y febrero del próximo año).

El éxito de la calidad que alberga esta exposición se demuestra en que ya ha sido visitada por más de 20.000 personas, incluyendo los principales líderes políticos, empresariales y sociales de las Islas, así como los «ilustres» visitantes que viajan hasta el Archipiélago, que no son pocos en estas fechas preelectorales, como por ejemplo, la ministra de Administraciones Públicas, Julia García; el secretario de Estado de Defensa, Fernando Díez; o el presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez.

«La Huella y la Senda» configura un espacio donde «la religión, el arte, la cultura y la historia se dan la mano. Es una mirada al pasado para descubrir la historia de quienes nos han precedido, y otra al futuro para descubrir la senda por la que avanzar. Es el reconocimiento de las luces y las sombras de seis siglos de historia», comentó a ABC Julio Sánchez Rodríguez, delegado Episcopal del VI Centenario.

Sorprendente disposición

Lo que más sorprende al visitante nada más adentrarse en el interior de la Catedral es la excepcional disposición de la muestra, respetando en todo momento el edificio religioso. «Cuidamos mucho este detalle, barajando varias posibilidades, pues un hecho destacado es que se expongan estas obras en el seno de una Catedral. No es habitual que se haga esto en España. La Catedral se ve en su totalidad desde cualquier ángulo», añadió Julio Sánchez.

Una catedral que se comenzó a construir en 1504, de estilo gótico en su interior, con forma de palmera y donde destacan las 16 esculturas de Luján Pérez- y renacentista en su exterior.

Para facilitar el seguimiento, la muestra plantea un recorrido a través del tiempo de los capítulos más sobresalientes de la historia de la Iglesia en las Islas, estructurándose en diez episodios: «Las raíces»; «La aventura cristiana»; «La madurez de la cosecha»; «El esplendor de la Fe»; «Mensajeros del Nuevo Mundo»; «La Fe y la Razón»; «La nueva familia»; «Tiempos difíciles»; «El campo soñado»; y «La Plenitud del Misterio». Estos capítulos actúan como guía pedagógica, donde la imagen se combina con el lenguaje audiovisual.

A medida que el visitante se introduce en la exposición, su atención es totalmente captada por múltiples elementos: esculturas, piezas de orfebrería, vestimentas, pinturas, escrituras, arquitectura, documentos u ornamentos sagrados. Unas piezas que son obra de artistas de primera línea, como las esculturas de Gregorio Fernández, Juan de Juni, Berruguete, Salzillo, Martínez Montañés y Luján Pérez. O las pinturas de Zurbarán, Murillo, Ribera, Luis de Morales, Valdés Leal, Jesús Arencibia, Juan de Miranda, Ambrosio Benson, Nicolás de Medina y Alonso Cano.

La atención se ve alterada en algunos momentos del recorrido, ante los suspiros de algunos visitantes, que recorren la exposición como si de un vía crucis se tratara, ante la majestuosidad de las obras de arte expuestas y el respeto que inspira la propia Catedral.

Contemplar una hermosa virgen tallada en el siglo XIII (Santa Úrsula); conocer la influencia de los mallorquines en la evangelización de las islas a través de las pinturas; observar valiosas coronas traídas de Hispanoamérica; disfrutar la colección de cuadros Flamencos; leer las mejores partituras de música eclesiástica del país; disfrutar el cuadro de San Pedro Martí, (patrón de Gran Canaria) de Zurbarán o sorprenderse ante el realismo de la valiosísima escultura de San Jerónimo, obra de Salzillo, está al alcance de cualquier curioso que se acerque hasta la Catedral.

«La historia de Canarias no se entiende sin la historia de la Iglesia, ya que ésta participa activamente en la vida de la sociedad canaria. Toma las principales iniciativas para el desarrollo del pueblo canario, y no sólo culturales. Por ejemplo los primeros que salieron en defensa de los aborígenes canarios fueron los Obispos. También es destacable que la Iglesia funda el primer hospital y el primer colegio de Canarias», comentó Julio Sánchez.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.