Internacional

null

Hemeroteca > 21/12/2008 > 

Arriba el telón La duquesa al hoyo y la viuda...

POR BEATRIZ CORTAZARSerá a finales de enero, en el teatro Muñoz Seca. Lo que parecía una locura se convierte en el titular de la jornada como simple adelanto de lo que pasará cuando se levante el

Actualizado 21/12/2008 - 02:48:58
POR BEATRIZ CORTAZAR
Será a finales de enero, en el teatro Muñoz Seca. Lo que parecía una locura se convierte en el titular de la jornada como simple adelanto de lo que pasará cuando se levante el telón y se estrene la comedia «La duquesa al hoyo y la viuda al bollo», del polémico autor Íñigo Ramírez de Haro, quien también firmó el libro sobre «El caso de los Medina Sidonia». «Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia», dice Ramírez de Haro, tal vez en prevención a que alguien pueda pararle el proyecto por alusiones y para dejar que su imaginación ponga el resto en el guión de una obra que «quiere entrar a saco en nuestra realidad actual. Algo con lo que el cine, la literatura, la prensa, la radio, y la televisión sí se atreven. Lejos del teatro que ha claudicado, evadiéndose en la repetición de autores clásicos o extranjeros, ya inofensivos, domesticados, e inanes», según ha comentado.
Sobra decir que si buceamos en la realidad es imposible no pensar en el caso de la duquesa roja y cómo fue el final de su vida. La boda con su ayudante y novia alemana, Liliane, hoy duquesa viuda de Medina Sidonia tras contraer matrimonio in «articulo mortis» en el palacio de Sanlúcar, sede de la fundación; la malísima relación de la duquesa con sus tres hijos y todos los pleitos que mantenían en los juzgados por la herencia de la abuela, entre otras cosas; la prohibición de que pisaran el palacio incluso después de muerta, cosa que los hijos por supuesto no acataron; las peleas con su marido y cómo éste se casa después con la señora que le cuidaba, quien tras enviudar tampoco se entiende con la hija del difunto, que se queda con el palacio de Soria tras finiquitar con la viuda, las tensas relaciones entre los hijos por los títulos, pelea en la que también entrar los sobrinos...
Tiene razón Ramírez de Haro en que la mayoría de las obras, por no decir todas, que se representan en estos momentos no tienen nada que ver con la actualidad. De la misma manera que -como me contó Gabriel González de Gregorio- Carlos Saura ideó su exitosa película «Mamá cumple cien años» inspirándose en las cosas que la duquesa roja le contó sobre su abuela Julia de Herrera y cómo sus herederos querían repartirse la finca El Pendolero (donde se rodó parte del filme) con un final sorprendente, es hoy Ramírez de Haro quien le toma el testigo para, siempre con ese aviso de que no tiene nada que ver con la realidad, centrarse en los problemas de una familia de aristócratas con la madre homosexual y las herencias sin compartir.
Pero lo mejor es que la elegida para representar a la duquesa ha sido la genial Terele Pávez. El físico y esa voz inconfundible de la gran Terele serán dos armas a su favor para conquistar al público. Estos días se hacen ensayos, se termina el casting y se prepara todo para que a finales de enero se estrene esta comedia que promete levantar polémica y espera arrancar ovaciones.
Donde se vio esta semana el teatro lleno fue en el concierto que Juan Losada ofreció en el Reina Victoria a beneficio de la fundación Theodora. Casado con una hija de Esther Koplowitz, Losada se ha hecho célebre por aparcar su envidiada vida de economista para probar fortuna en lo que más le gusta, la música. Es consciente de lo duro y difícil que está todo y de los prejuicios que muchos van a tener cuando se enteren de que su suegra es una Koplowitz. Losada se dejó el alma en el escenario y los nervios en la camisa. Si su familia política fue no se les vio.
A quien sí se vio fue a todos los artistas e invitados que se sumaron a la reapertura del Hard Rock Café de Madrid con la actuación del grupo El canto del Loco. El restaurante-museo de objetos del rock amplió sus posesiones con un traje de Madonna, otro de Shakira y una carta escrita por John Lennon. Por la parte que nos toca, se aportó una guitarra de Fangoria, un vestido de Dover, una cazadora de cuero del cantante de La Unión y otra de Marta Sánchez cuando Olé Olé. Lleno hasta la bandera para ver a El Canto del Loco en un concierto único, mágico.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.