Sociedad

null

Hemeroteca > 21/08/2004 > 

El «milagro» se llama estatina

Actualizado 21/08/2004 - 01:59:59

MADRID. A la centenaria aspirina le ha salido un duro competidor que le disputa el puesto de popularidad entre los medicamentos más famosos del mundo. Son las estatinas, una familia de medicamentos que fueron inicialmente diseñados para reducir los niveles de LDL, el colesterol dañino que bloquea las arterias. Nunca pensaron Goldstein y Brown, cuando en 1985 recibieron el premio nobel, que su hallazgo se convertiría en uno de los medicamentos más prometedores. A pesar de que en los años 70 se publicaron algunos artículos científicos que relacionaban la aparición de ciertos tumores e ideas suicidas con el consumo de fármacos anticolesterol.

Hoy la situación ha cambiado por completo. Continuamente aparecen estudios científicos que ensalzan los beneficios de las estatinas en el área cardiovascular o encuentran nuevas aplicaciones terapéuticas. Desde la diabetes a la osteoporosis, pasando por el cáncer, el Alzheimer o el sida.

«Sin duda se han convertido en la aspirina del siglo XXI. Representa el avance terapéutico más importante de los últimos años», asegura con rotundidad Arturo Fernández-Cruz, director del Área de Prevención Cardiaca del Hospital Clínico de Madrid. «Posee efectos antiinflamatorios, son capaces de modular el sistema inmunológico y tienen una acción antioxidante, propiedades que las convierten en medicamentos muy útiles para tratar numerosas enfermedades».

Su poder no radica, por tanto, en su capacidad para reducir el colesterol, sino en las acciones múltiples que realiza. ¿Tomaremos dentro de unos años una estatina al día para mantener a salvo nuestra salud? «Puede, pero aún es pronto para recomendarla a personas sanas sin niveles de colesterol elevado. No olvidemos que es un fármaco y produce efectos secundarios. También nos queda por averiguar si todas las estatinas son igual de eficaces y cuál es la dosis adecuada para cada problema», responde Juan Luis Tamargo, catedrático de Farmacología de la Universidad Complutense.

Y nos seguirá dando sorpresas. «Aún no hemos descubierto su techo», apunta Francisco Zaragozá, catedrático de Farmacología de la Universidad de Alcalá de Henares. «No podemos olvidar su origen. Se extrajo de un hongo y la Naturaleza es una caja de tesoros». He aquí una muestra de lo que ya se conoce de estos fármacos estrella.

Enfermedades cardiovasculares

El nuevo salvavidas del cerebro y el corazón

Las estatinas no sólo reducen el colesterol dañino y aumentan los niveles del HDL, el colesterol «protector». También reducen el riesgo global de mortalidad por enfermedad cardiovascular, la necesidad de intervenciones coronarias, el peligro de infarto, de padecer arritmias y de sufrir un tromboembolismo cerebral. Este efecto múltiple lo consigue al reducir la placa de ateroma, estimular la liberación de óxido nítrico y relajar los vasos sanguíneos, lo que estimula la formación de nuevos vasos y previene la formación de coágulos. Además se sabe que su acción inflamatoria es más eficaz que la propia reducción del colesterol.

Los beneficios también se han comprobado en pacientes con niveles de lípidos en sangre, considerados normales. «Una prueba más de que estamos leyendo mal los niveles de colesterol desde hace tiempo y que cuanto menos tengamos, mejor será nuestra salud cardiovascular», afirma Fernández-Cruz.

Efecto protector sin colesterol

Si puede discutirse su eficacia en personas sin índices de colesterol elevado, no hay ninguna duda cuando se trata de pacientes diabéticos, según acaba de confirmar un amplio estudio.La investigación con casi 3.000 pacientes se realizó en el Reino Unido e Irlanda y ha confirmado que las estatinas reducen el riesgo cardiovascular en estos enfermos, aunque sus tasas de colesterol sean normales. El trabajo que publican esta semana investigadores de la Universidad de Dublín es importante porque las enfermedades cardiovasculares son una de las mayores amenazas de los diabéticos.

Durante los cuatro años que duró la investigación se comprobó que los problemas cardiovasculares y la mortalidad se redujo entre los voluntarios que tomaron atorvastatina frente a los que consumieron placebo, una sustancia inocua. Todos los participantes en el estudio tenían entre 40 y 75 años, una edad de riesgo cardiovascular. Helen Colhoun, de la Universidad de Dublín, asegura que en su opinión «ya no está justificado establecer un umbral determinado de colesterol «malo» para determinar qué pacientes con diabetes tipo 2 deberían recibir estatinas. El nuevo debate sería si se puede negar el tratamiento a estos enfermos».

Sida

¿La alternativa a los antirretrovirales?

Sería el sueño de los enfermos con VIH, contar con un nuevo tratamiento igual de eficaz que los antirretrovirales, pero menos tóxico y más barato. Por eso ha causado tanta expectación el estudio que un grupo de investigadores españoles acaba de publicar esta semana. Aún es demasiado pronto para afirmar que las estatinas se convertirán en una verdadera alternativa, aunque el trabajo del Centro Nacional de Biotecnología y la Universidad de Barcelona ha demostrado su eficacia en seis pacientes. Los investigadores encontraron una zona en la membrana de las células, que es la puerta de entrada del VIH a la célula. Esta «puerta» se caracteriza por tener un gran contenido en colesterol y al eliminarlo con estatinas, el virus del sida es incapaz de infectar a la célula. Queda de todas formas un largo camino por recorrer y valorar los resultados con más pacientes y ensayos clínicos controlados. Los científicos españoles también quieren conocer el efecto de combinar estatinas y antirretrovirales, porque si no se convierten en una alternativa, al menos podría ayudar a rebajar las dosis de los antirretrovirales. Otra posibilidad es que los fármacos contra el colesterol también actúen como tratamiento preventivo del sida.

Cáncer

Una pastilla al día para protegerse de la amenaza

Los oncólogos todavía no confían demasiado en que una pastilla al día pueda proteger de la pesadilla del cáncer. Algunos le dan la vuelta a los estudios realizados y se conforman con asegurar quesólo se ha demostrado que las estatinas no son cancerígenas. Sin embargo, en las dos últimas ediciones deASCO, la reunión más importante de Oncología médica, se han presentado trabajos importantes que ven en estos «medicamentos estrella» un papel preventivo. El año pasado la Universidad de Amsterdam presentó un estudio que relacionaba el consumo de estatinas durante al menos cuatro años con una disminución del 20 por ciento en la incidencia de tumores malignos. Y en esta última edición, celebrada en Nueva Orleans, otra investigación avalaba su efecto protector en el frecuente cáncer de colon.

Osteoporosis

Menos fracturas de cadera y más hueso

Mujeres postmenopáusicas que toman su pastilla para el colesterol podrían estar previniendo sin saberlo una fractura de cadera o de columna. Cuatro estudios extensos confirman que los consumidores de estatinas pueden reducir el riesgo en un 57 por ciento e incluso tener más hueso.

Alzheimer

Contra las demencias y la neurodegeneración

A la prolongada lista de beneficios se puede sumar su capacidad para reducir entre un 37 y un 70 por ciento el riesgo de demencias vasculares. Pero también se podría aprovechar su poder para detener la progresión de enfermedades neurodegenerativas como el mal de Alzheimer. Sólo se ha comprobado su eficacia en el cerebro de animales de laboratorio, aunque se estudia una posible relación entre su consumo y la formación de placas beta amiloide, una de las lesiones características de los enfermos de Alzheimer. Para detener esta epidemia, probablemente sean necesarios tratamientos más complejos que eliminen también los ovillos neurofibrilares, como han probado otras vacunas experimentales.

Esclerosis múltiple

Una esperanza para una enfermedad desconocida

Cualquier camino merece la pena intentarse cuando se trata de una enfermedad degenerativa como la esclerosis múltiple que todavía es una incógnita para la ciencia. Con los fármacos anticolesterol también se ha probado y se ha visto que pueden reducir las lesiones del sistema nervioso central.

Pérdida de visión

Menos glaucoma y problemas de mácula

Quienes bajan su colesterol con la ayuda del botiquín también tienen menos posibilidades de tener una enfermedad degenerativa de la vista como es la degeneración macular. La pérdida de visión es progresiva y no siempre se puede frenar. La clave también estaría en las estatinas porque se sospecha que existe una relación entre los problemas cardiovasculares y la pérdida de visión. Otras investigaciones han visto esa protección en el glaucoma.

Artritis reumatoide

Un pequeño alivio de la inflamación

Es la última de una lista que no acaba en este reportaje. En este caso, se ha visto cómo se puede aliviar la característica inflamación de las articulaciones que sufren los pacientes con artitris reumatoide.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.