Economía

null

Hemeroteca > 21/08/2002 > 

Luzón asegura que «sería un grave error para las empresas europeas retirarse de Iberoamérica»

Francisco Luzón, responsabledel SCH para Iberoamérica, mostró ayer un discurso defensivo de las posiciones del banco en la región, donde ha invertido más de 16.000 millones de euros, asegurando que aunque «a corto plazo puede parecer prudente para las empresas europeas retirarse de Iberoamérica, a medio y largo plazo es con certeza un grave error».

Actualizado 21/08/2002 - 00:53:11
SANTANDER Francisco Luzón, el primer ejecutivo del Santander Central Hispano para el negocio en Iberoamérica, siempre muy seguido de cerca por el presidente de la entidad, Emilio Botín, intervino ayer en el seminario que, sobre las inversiones en esta región, organiza la propia entidad en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), con un discurso totalmente defensivo de las posiciones que el banco tiene en Iberoamérica en unos momentos especialmente delicados, dada la mala situación económica de algunos países de la zona.
El discurso de ayer de Luzón tuvo una notable coincidencia con el que el día anterior pronunció Miguel Ángel Cortés, secretario de Estado para Cooperación Internacional y para Iberoamérica. El SCH y el Gobierno defienden la apuesta de las empresas españolas por Iberoamérica, piden a los gobiernos de la región estabilidad en la normativa y, curiosamente, recurrieron a la enumeración de la caída de cotizaciones de compañías multinacionales no implicadas en Iberoamérica para justificar que el descenso en Bolsa de las grandes compañías españolas, todas con inversiones en dicho subcontinente, no se debe a las inversiones allí, sino a que son empresas con negocios mundiales.
También recurrieron a la reciente historia de España y su capacidad para salir de una situación de pobreza como argumento, uno político (Cortés) y otro financiero (Luzón), que justifique las inversiones de 94.000 millones de dólares (unos 95.000 millones de euros) que las empresas españolas han invertido en Iberoamérica. Solamente Telefónica ha invertido 30.000 millones de dólares en comprar compañías en la zona, más otros 33.000 millones en infraestructuras, que han permitido que en Sao Paolo, por ejemplo, el tiempo de espera para que a un brasileño le pongan una línea de teléfono haya bajado desde 40 meses en 1998, hasta 15 días en la actualidad, según dijo ayer Fernando Abril Martorell, consejero delegado de Telefónica.
José Luis Leal, presidente de la AEB, insistió en las similitudes entre la evolución de España y las posibilidades de Iberoamérica y dijo que el principal valor que debe recuperar Iberoamérica es la democracia.
Gran potencial de crecimiento
El argumentario de Luzón y Abril Martorell para defender las inversiones en Iberoamérica, pese a la situación actual, se sustenta en la convicción de que esta región tiene un enorme potencial de crecimiento y que las empresas españolas tienen, no sólo ventajas culturales y lingüísticas de las que carecen los anglosajones o alemanes, sino que además los bancos españoles son expertos en reconversiones bancarias -por la crisis del sector de hace 25 años- y las empresas -Telefónica, Endesa o Repsol- han sufrido el mismo proceso que en aquella región, el paso del monopolio público a la competencia.
Abril Martorell dejó claro el compromiso de Telefónica en Iberoamérica al asegurar que se proponen invertir en la región entre el 11 y el 13% de lo que ingresan allí.
Pero pese a estas ventajas, la situación de la región es tan crítica y las necesidades de capital tan fuertes, que poco pueden hacer las empresas por sí mismas. Por eso, Luzón no dudó en reclamar de forma clara el apoyo del Fondo Monetario Internacional, organismo cuyo principal sostén es Estados Unidos debido a que es el mayor contribuyente económico. «Ha llegado el momento de que los organismos multilaterales, en estrecha coordinación con la banca privada internacional, vuelvan a encontrar los mecanismos que aseguren, a través de una acción concertada, una salida más eficiente y de menor coste a las crisis que, regularmente, afectan a las zonas y países emergentes», dijo Luzón.
El ejecutivo del SCH recurrió al concepto más abstracto de «valor estratégico» para defender la posición del banco, que es el que tiene la mayor franquicia en la región, con posiciones especialmente fuertes en Brasil, México y Chile. Luzón aseguró que EE.UU. es quien mejor ha comprendido ese valor estratégico.
Las inversiones en Iberoamérica han permitido a las empresas españolas un salto en tamaño que, en opinión de Luzón, es clave, ya que les ha dado una capitalización bursátil que de lo contrario no habrían alcanzado. Sin embargo, fue muy rotundo al asegurar que la posición actual del 15 banco del mundo por valor bursátil es insuficiente y que para mejorar necesitan «consolidar la posición en Iberoamérica, que es donde tenemos ventajas competitivas».
Esa afirmación es contradictoria con el interés en señalar que la caída en Bolsa se debe al modelo global, no expresamente a Iberoamérica. «Se trata de convencer al mercado de que nuestras inversiones están bien hechas y que los modelos de gestión y control de riesgos son capaces de crear valor a medio y largo plazo».
En el seminario intervino también José Luis González-Besada, director adjunto de ABC, quien coincidió en señalar que las inversiones españolas en la zona «son un acierto», al tiempo que aseguró que las compañías «deben aguantar la crisis». No obstante, apuntó que en el desembarco de estas empresas «ha habido algunos fallos en el trabajo de campo». En su opinión, además, las inversiones «deberían haber ido acompañadas de un fuerte despliegue político, cultural y diplomático».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.