Sábados

null

Hemeroteca > 21/06/2003 > 

Sonría, por favor

Si quiere lucir una sonrisa de cine, apúntese al blanqueamiento dental. Un par de sesiones en la clínica y quince días en casa son suficientes para lucir unos dientes blancos y radiantes

Actualizado 21/06/2003 - 01:01:21
«Opino que lo que se llama belleza reside únicamente en la sonrisa», dijo Tolstoi. Sabias palabras, cargadas de razón, de un escritor único. Porque no hay nada que embellezca más un rostro que una gran sonrisa. El problema es que muchas veces el estado de los dientes no acompaña y a más de uno le cuesta enseñarlos sin complejos. Amarillentas o manchadas, estas pequeñas piezas que se alinean para formar la dentadura, pueden transformar el poder de una sonrisa en algo más bien negativo. Para que esto no ocurra, en el universo de la estética dental ofrecen diferentes soluciones. ¿Por ejemplo? La que hemos probado y, por cierto, con magníficos resultados. Es un método sencillo, no duele y se conoce como Técnica de Blanqueamiento Dental Combinado. Se realiza en la consulta y en casa y se basa en la aplicación de una sustancia, el peróxido de carbamida, que oxida y fragmenta las moléculas de las sustancias que colorean la dentina. «Esta técnica es perfecta, cuando los dientes, por ejemplo, se han amarilleado por la edad o como consecuencia del abuso de café, tabaco, refrescos de cola, el vino, etcétera», explica el doctor Augusto Morillo, médico odontólogo y director de la Clínica Rosales de Estética Dental. «Si hay tinciones leves por tetraciclinas tomadas en la infancia, se pueden aclarar. Pero si las tinciones son gris-azuladas no se consigue resultado. Por supuesto el tratamiento exige unas encías sanas y que no sangren», continúa. Aclarados los puntos, entramos en materia.
Manos a la obra
En la primera cita en la clínica se hace una limpieza de dientes y se toman «medidas» para realizar el molde de plástico flexible que será el contenedor del producto blanqueador. En la segunda cita, se aplica sobre la cara anterior de los dientes el peróxido a alta concentración, que se activa con una luz intensa durante 30 minutos. A partir de entonces, el blanqueamiento está en sus manos. Si quiere tener accesos incontrolables de sonrisas -algo extremadamente enriquecedor, por cierto-, no debe olvidar, durante quince días, ponerse por las noches el molde de plástico impregnado con el gel que le darán en la clínica. El calor del cuerpo activa el agente blanqueador y los dientes se van aclarando poco a poco. «Éste método es muy efectivo y permite además personalizar los tratamientos, algo realmente importante», continúa el doctor Morillo. «Desde mi punto de vista el blanqueamiento mágico, en una sola sesión e igual para todo el mundo, no existe todavía. Por el momento sólo es posible alcanzar los excelentes resultados que en muchos casos se consiguen -estables y duraderos- con la técnica combinada de blanqueamiento dental en la clínica y en casa. Al personalizar los tratamientos se pueden introducir cambios cuando sea necesario, según la evolución de cada caso en particular».
Una técnica que no daña la dentadura y permite mostrarla en todo su esplendor, blanca y radiante, durante cinco, siete o más años. ¿Se imagina? A partir de ahora no hay excusa para empezar el día con una gran sonrisa. Como decía Mafalda, «verá lo divertido que es ir andando por ahí desentonando con todo el mundo». Y es que, hay que reconocerlo, lo que cuesta a veces arrancar una sonrisa. Con lo que ayuda.
Más información
Madrid. Dr. A. Morillo.
91 542 35 50 www.clinicarosales.com Barcelona Dr. Luis Suñol.
93 32 33 9 31.
Albacete Dr. Plá 967 21 78 23
Sevilla. Dr. Juan Astolfi.
954 42 42 37.
Vitoria. Dr. Anitua Aldecoa. 945 23 24 09
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.