Opinión

Opinión

Hemeroteca > 21/06/2003 > 

Orgullo gay

Actualizado 21/06/2003 - 00:57:49
CONFIESO humildemente que desconocía uno de los insultos lanzados por Fidel Castro al locutor de la emisora de Miami que le hizo caer en el famoso bromazo. En pocas horas, el diálogo radiado de la burla ha dado la vuelta al mundo, reproducido por emisoras y publicado por periódicos. Cuando uno de los dos periodistas, no sé si Enrique Santos o Joe Ferrero, hace ver a Castro que ha caído en la trampa y que no está hablando con el presidente Chávez, sino por una emisora de Miami, el Comandante le llama «comemierda», «mariconzón» y le manda al «coño de tu madre». O sea, que el viejo se despacha. Lo natural.
Ese de «comemierda» no es un vituperio demasiado elegante, pero viene usado con frecuencia y naturalidad en diversos lugares de Hispanoamérica o más bien en todos. Mentarle a uno el «coño de tu madre» es frase usada desde el Méjico lindo a la Argentina de las rapiñas políticas sucesivas, pero lo de «mariconzón» es nuevo para mí. Se comprende que compone un aumentativo de maricón, pero un aumentativo que no existe en castellano y que tampoco lo había oído a un hispanoamericano hasta que ahora lo escucho y lo leo utilizado por Fidel Castro. Ni siquiera estoy seguro de que no sea un error prosódico del prócer cubano, que tal vez con el nerviosismo le salió el palabro cuando quiso decir «mariconazo», que es aumentativo corriente y moliente, porque el tal «mariconzón» no lo he hallado en ningún diccionario de americanismos. La verdad es que en América se usa poco o nada la palabra «maricón», y son más aficionados a usar «marico», que es vocablo llano, y forma más suave y acorde con su significado, variante de nuestro «marica».
Que Fidel Castro utilice un aumentativo tan rotundo de maricón para insultar a los bromistas de Miami me parece una falta grave de respeto hacia los homosexuales y un ataque a su dignidad humana, social y política. Y además, lo hace en vísperas de que las calles de medio mundo se llenen de las caravanas del Orgullo Gay, tan edificantes, instructivas y ejemplares. Ese trato inconsiderado provocará un rechazo evidente, más o menos agresivo, en todos y en todas, ciudadanos y ciudadanas que salgan del armario o estén a punto de hacerlo. La «izquierda tolerante» y los «partidos progresistas» sufrirán las consecuencias de esta incontinencia verbal de Fidel Castro, porque el cubano ha revelado la opinión que la «progresía» de izquierdas tiene de la sacrosanta libertad de opción sexual.
Espero con impaciencia la actitud digna y la reacción airada del concejal mariconzón Pedro Zerolo y del candidato Mendiluce, no menos que el otro. Que salgan manifestaciones multitudinarias de «mariconzones» con pancartas, eslóganes y pareados contra Fidel Castro. Por ejemplo: «Fidel, aprieta el rabel», «Comandante, por detrás lo de delante», «Si Castro bufa, por retambufa», «Con Castro, al camastro», «Fidel, tirano, libertad para el ano», «Castro, carcelero, libertad para el chapero», «En Cuba, al baranda, el culo como zaranda», y así. Mariconzones de todos los países: uníos contra Fidel, y duro con él. Ha repudiado a la clase.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.