Nacional

null

Hemeroteca > 21/04/2004 > 

El Gobierno pone fin a 376 años de la figura del Introductor de Embajadores

Actualizado 21/04/2004 - 08:58:30

La decisión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de suprimir la Dirección General de Protocolo ha causado estupor y, en algunos casos, malestar entre los diplomáticos del Ministerio de Asuntos Exteriores, ya que supondrá la desaparición de la figura del Introductor de Embajadores, que ha venido funcionando ininterrumpidamente desde hace 376 años.

Según la estructura orgánica de los departamentos ministeriales publicadas ayer en el BOE, desaparece la Dirección General de Protocolo, Cancillería y Órdenes y sus funciones serán asumidas por la Subsecretaría.

La decisión obedece, según fuentes gubernamentales, a la política de austeridad que el nuevo Gobierno ha comenzado aplicando en los Ministerios. En el de Exteriores, donde su titular, Miguél Ángel Moratinos, ha conseguido mantener, tras una ardua negociación, tres Secretarías de Estado (Exteriores e Iberoamérica, Unión Europea y Cooperación Internacional), han sido sacrificadas la Secretaría General de Asuntos Europeos y la mencionada Dirección General de Protocolo.

Ayer, esta última medida fue objeto de numerosos comentarios entre el nutrido grupo de diplomáticos que acudió a las tomas de posesión de los nuevos altos cargos del Ministerio. La sensación general era de sorpresa, ya que se piensa que será difícil que la Subsecretaría pueda asumir directamente muchas de las tareas que se realizan desde Protocolo.

Visitas de Estado

La principal consecuencia es la desaparición de la figura del Introductor de Embajadores, creada en la primera mitad del siglo XVII, concretamente el 1 de abril de 1626, en tiempos de Felipe IV, inicialmente con en nombre de Conductor de Embajadores, que sería cambiado después por Carlos III.

El Introductor de Embajadores, la misma persona que ocupa la Dirección General de Protocolo. se encarga de recibir a las visitas de Estado a su llegada a España y de acompañar a los embajadores de otros países en la presentación de sus cartas credenciales al Rey, así como de prestar asistencia a la Casa del Rey en los viajes al exterior. Además, de Protocolo depende lo relativo la organización y el ceremonial en las visitas oficiales, y la acreditación del personal diplomático extranjero, que alcanza hoy el número de 10.000.

La práctica totalidad de los países de nuestro entorno cuenta con una figura similar y, en algunos casos, como Estados Unidos tiene incluso capacidad legislativa. Ahora, es probable que en sustitución del director general de Protocolo, que actualmente era Juan Manuel de Barandica, sea nombrado un embajador en misión especial, que tendría rango de subdirector general, un nivel que no es el más adecuado para las tareas que tendría que desarrollar.

La medida cobra especial relevancia en un momento en que se va a producir en breve la boda de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, que traerá a España a un elevado número de personalidades de distintos países.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.