Castilla y León

null

Hemeroteca > 20/08/2007 > 

La Comunidad recupera en 50 años el bosque perdido en 5.000

«Pondré en el desierto cedros,/acacias, mirtos y olivos/en la estepa colocaré cipreses, juntamente con olmos y bojes». Uno de los autores del Atlas Forestal de Castilla y León, Javier Ezquerra, cita

Actualizado 20/08/2007 - 10:05:39
«Pondré en el desierto cedros,/acacias, mirtos y olivos/en la estepa colocaré cipreses, juntamente con olmos y bojes». Uno de los autores del Atlas Forestal de Castilla y León, Javier Ezquerra, cita esta frase al inicio de su capítulo sobre la recuperación forestal. La profecía pertenece al libro de Isaías y en el caso, al menos, de esta región resultó acertada.
Más de 1.300 imágenes y 900 páginas conforman el Atlas Forestal de Castilla y León, la primera obra editorial de estas características en España. En su redacción han participado 69 expertos y han empleado más de seis años.
850.000 hectáreas más
Según recoge el atlas, la superficie boscosa de la Comunidad Autónoma ha aumentado en 850.000 hectáreas durante los últimos 25 años. Por la extensión de su superficie vegetal, Castilla y León se ha consolidado como una potencia forestal en Europa con cinco millones de hectáreas «verdes», una proporción de 1.300 árboles por habitante. José Ángel Arranz, director general de Medio Natural de la Junta de Castilla y León, ve en ello la razón por la que el Gobierno autónomo ha mandado redactar esta obra. «Castilla y León es una de las regiones con mayor biodiversidad en el ámbito europeo. Queremos que esto siga siendo así y que el medio rural de Castilla y León viva en unas condiciones dignas y de ahí esa preocupación por el espacio forestal».
Los pueblos se vacían, los campos se abandonan y cada vez son menos frecuentes las actividades ganaderas y agrarias. Esto deja terreno libre a la superficie vegetal, que se regenera a un ritmo sorprendente. En los últimos 35 años, el área de arbolado denso de la Comunidad castellano y leonesa se ha incrementado en 450.000 hectáreas, según el Gobierno regional, cuando la expansión natural de los bosques de esta zona de España desciende a 60.000 hectáreas durante el mismo período de tiempo.
El resultado ha sido un crecimiento exponencial, que ha restituido en medio siglo la masa forestal que se perdió durante 5.000 años.
El aumento del hábitat ha mejorado la situación de especies en peligro de extinción, como las cigüeñas negras y las águilas imperiales, que han duplicado sus comunidades en los últimos diez años. Sin embargo, algunos expertos temen que el crecimiento de los bosques perjudique a algunas especies animales y vegetales, que se enfrentarán a un hábitat truncado por unos cambios que se han producido en menos de medio siglo.
Rentabilizar los bosques
El director general de Medio Natural confía en que la expansión del bosque no influirá negativamente en el ecosistema: «Creemos que una evolución natural de la masa no tendría por qué ser negativa, pero estamos gestionando este crecimiento para que resulte versátil mediante la gestión forestal, que es la que va a impedir que tenga esas consecuencias negativas».
Las medidas que ha emprendido el Gobierno autonómico para que el orden natural de la zona no se disloque tratan de integrar esta evolución con las propuestas de rentabilizar el medio natural que existen hoy día. «Estamos intentando que las demandas de ocio en estos espacios forestales, la bioenergía y todas las nuevas formas de aprovechar los bosques se conviertan en formas de vida que permitan conservar el territorio».
José Ángel Arranz declara que, en este sentido, los esfuerzos del Ejecutivo autonómico castellano y leonés dirigidos a la preservación de los bosques, así como la divulgación de este tipo de estudios, tienen un origen basado en el carácter natural de la región: «Castilla y León es, sobre todo, una comunidad forestal y rural. Lo que intentamos es que en el futuro las nuevas formas de vida vayan ligadas al reconocimiento de nuestras masas forestales, porque es una seña de identidad clara para Castilla y León que queremos que también se convierta en una forma de vida».
El Atlas Forestal de la Comunidad de Castilla y León hace, además, un amplio recorrido por la historia de los montes a lo largo de los últimos siglos, empezando por la reconstrucción de la vegetación que se desarrolló desde la última glaciación durante el Neolítico, pasando por la Edad Media y deteniéndose en los momentos más emblemáticos y en los que mejor dibujan la interacción entre el hombre y la naturaleza.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.