Domingos

null

Hemeroteca > 20/05/2007 > 

Cultura Pollos a la Flamenca

Juro que, aunque debo ser el único, no tenía ninguna intención de hablar de la cantante Isabel Pantoja y sus peripecias a lo Hermanos Álvarez Quintero. No por esnobismo intelectual, los que me leen

Actualizado 20/05/2007 - 02:45:59
Juro que, aunque debo ser el único, no tenía ninguna intención de hablar de la cantante Isabel Pantoja y sus peripecias a lo Hermanos Álvarez Quintero. No por esnobismo intelectual, los que me leen habitualmente saben que soy un defensor convencido de este género musical y de mi valoración de la Copla y el Flamenco como productos culturales de primer orden, y tampoco por la fama de gafe de la «presunta» blanqueadora y no de «dientes, dientes», sino de dineros fraudulentos robados al pueblo de Marbella, más bien por la falta de relación con los temas que me corresponden. Sin embargo la «tombolización» o «tomatización» del mundo de la cultura actual hace que, «presuntos ilustres» intelectuales tomen partido por la señora del «pollo a la Panto», a la que no han llevado a los tribunales porque se le queme el plumífero en cuestión o ser mala cantante, sino por cosas más graves tipificadas como delito. Yo, como el camarada Antonio Burgos, he sido más de la hurta a la chipionera de Rocío Jurado o, como el amigo Nacho García Garzón, de la hoya gitana a la Lola Flores, por no hablar de las y los nuevos intérpretes que están revolucionando el género como Martirio, Mayte Martín, Carmen París, Clara Montes, Miguel Poveda o Aurora Guirado. Comprendo que por los amigos uno se equivoque a propósito si es necesario, pero no muy bien que un señor Académico esté a la que salte, apuntándose a todas, como los niños frente al televisor en época de reyes: «Esto me lo pido», y «esto también», «y esto». Así está el conspirador confeso y miembro de la Real Academia, Luis María Ansón, a la que salta, y se lo pide todo y se apunta a todo. Aprovechó la fiesta de cumpleaños del cantante Raphael para decir a la prensa, y no precisamente cultural, sobre la detención de la intérprete: «Yo estoy convencido de que Isabel conscientemente no ha cometido ningún delito». Debería saber que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento. Ya veo un plato nuevo en el bar de la folklórica como agradecimiento: «Ánsar a la Ansón», que debe ser una especie de ánade engordado a la «canela fina», o a la «naftalina», o con cualquier conservante de arcón de la Piquer.
No conforme con esto, y por un lúdico artículo de la escritora y periodista Eva Orúe, en su divertinajes.com, que yo no suelo leer los artículos del señor Académico porque las «letras al alcanfor» me repiten mucho, me enteré de otra a la que se apuntaba y ponía en evidencia «el señor de los corrillos»: un artículo en la víspera de la entrega del Premio de Novela Fernando Lara en Sevilla. Entre otras lindezas, decía: «El fundador de Planeta, José Manuel Lara, me escribió en 1996 una carta que conservo, proponiéndome que aceptara ser presidente del jurado del premio Fernando Lara de novela. (...)Al fin decidí aceptar el ofrecimiento no solo por mi amistad con Fernando, sino porque estaba y estoy a favor de los premio literarios». Todavía continúa: «Yo conocía bien en qué fogones me metía. Sabía, pues, lo que estaba haciendo cuando acepté la presidencia del jurado del premio Lara. Decidí participar en la farsa porque, a mi manera de ver, por encima del paripé y el engaño, resulta positivo el premio como estímulo y propaganda de los autores y de sus obras. No me he arrepentido nunca de esa decisión». Se pregunta Eva Orúe, después de esta confesión y cómo sale del jurado del premio vomitando contra él, como en este artículo «si «coherencia», aunque venga matizada por el calificativo «ideológica», es la palabra». Yo lo que de verdad me pregunto es si el señor académico está ya «gagá», o cree que todos lo estamos, para tragarnos este pollo a la flamenca tan mal cocinado. Uno pasa porque esté en la Academia, con la consiguiente caspa como dote a la institución, pero no que le den rata por liebre. Es evidente que está atacando al grupo Planeta por resentimiento, por haber dejado de controlar su periódico, pero no se puede ser más torpe a la hora de evidenciarlo por escrito, confesando que aceptaba algo que él dice fraudulento. ¿Dónde está la honestidad? Le dan ganas a uno de cantarle al frustrado confeso lo de «la falsa monea»: «Gitana que tú serás, como la falsa monea, que de mano en mano va, y ninguno se la quea». Vivir para ver. n
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.