Cataluña

null

Hemeroteca > 20/02/2007 > 

La Plaza George Orwell cambia la suciedad por el ruido

À. GUBERNBARCELONA. De alguna manera, la plaza George Orwell -al final de Escudellers- resume buena parte de los vicios y virtudes de la Barcelona actual. Por un lado, la tan cacareada filosofía de la

Actualizado 20/02/2007 - 02:47:41
Y. CARDO  Hay visitantes instalados permanentemente en la plaza
Y. CARDO Hay visitantes instalados permanentemente en la plaza
À. GUBERN
BARCELONA. De alguna manera, la plaza George Orwell -al final de Escudellers- resume buena parte de los vicios y virtudes de la Barcelona actual. Por un lado, la tan cacareada filosofía de la «dignificación del espacio público» se aprecia en este rincón del Gótico en forma de urbanismo y acabados de calidad -escultura de arte contemporáneo incluido-, ejemplo tipo de otras intervenciones en Ciutat Vella. Por otro lado, George Orwell -sin dejar de sufrir problemas de corte «clásico»- ha empezado a padecer en los últimos años las consecuencias de eso que se ha llamado la «Barcelona del éxito» y de la sobre explotación turística, que tanto atrae a cultos y pudientes turistas interesados en el modernismo como a visitantes que, en el límite de la indigencia, se instalan en la ciudad, sobre todo con la llegada del buen tiempo. Los llamados «pies negros» -sobre todo italianos y alemanes- han escogido desde finales de los noventa George Orwell como su lugar favorito. Fue sobre esos años cuando la degradación de la plaza y su entorno y las protestas de vecinos y comerciantes la convirtieron en símbolo de un estado de cosas que años después conduciría al debate del incivismo y a la posterior aprobación de la ordenanza municipal. Fue en 2001, por ejemplo, cuando se instaló el dispositivo de videovigilancia, y cinco años más tarde se convertiría en foco de atención prioritario de los servicios municipales en su plan especial de lucha contra la degradación del espacio público. Para desgracia de los vecinos, a los problemas que motivaron esas campañas y que no se han eliminado por completo se han añadido otros nuevos.
«Se nota que hay más presión policial, y que la calle está más limpia, pero a cambio sufrimos otros problemas, sobre todo de ruido». Quien se expresa así es Marta, que se implicó a fondo en las campañas de 2001 y que unos años después ve como la plaza en la que vive desde hace quince años sigue siendo un lugar hostil a los vecinos. «Hay más atención, pero la mejora de las condiciones en la calle -la peligrosidad de Escudellers, con puntas ocasionales, se ha reducido, por ejemplo- ha provocado por contra un florecimiento de bares y discotecas con sus correspondientes terrazas, y esto genera niveles de ruido insoportables», explica Marta, acostumbrada ya a dormir por sistema con tapones en las orejas.
Camiones de riego
En apenas cinco años, de los quince comercios que había en la plaza apenas sobreviven dos. El resto se ha transformado en locales de ocio de vocación «alternativa»: «Da la impresión de que la limpieza y la vigilancia sólo son para contentar a empresarios y comerciantes, porque los vecinos continuamos quemados. Esto se ha convertido en el patio de recreo de la Europa alternativa».
De manera paradójica, el riego sistemático de plaza y su entorno -instaurado desde el pasado verano- y que junto a un lavabo móvil ha acabado con el desagradable olor a orines que todo lo impregnaba es el que ahora no deja dormir a los vecinos. Marta resume una jornada tipo: «A primera hora de la noche ruido por los camiones del riego a presión; a las tres y a las cinco, ruido por el cierre de terrazas y de bares, y luego a primera hora de la mañana, otra vez ruido de camión con el segundo riego. A todo ello hay que sumar el ruido de quienes viven instalados en la plaza y los gritos de la gente que va de marcha. Es desesperante».
Marta ha cambiado la rabia y el activismo de hace unos años por una frustrante apatía ante la falta de respuesta municipal y la poca implicación de sus convecinos. A diferencia del Raval y del Casc Antic -donde las campañas con pancartas en los balcones han obligado al Ayuntamiento a reaccionar en más de una ocasión- esta zona del Gótico se caracteriza por un movimiento vecinal poco estructurado, el mismo que hace un tiempo llevó a Marta a colgar de su balcón un significativo «Ciudadanía en construcción».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.