Galicia

null

Hemeroteca > 20/01/2007 > 

¿No hay mal que por bien no venga?

Gaspar BarrónRecientemente hemos asistido a una nueva Conferencia de Presidentes. Órgano de cooperación entre Administraciones propuesto por el Gobierno, algo que corresponde a un compromiso del

Actualizado 20/01/2007 - 02:51:39
Gaspar Barrón
Recientemente hemos asistido a una nueva Conferencia de Presidentes. Órgano de cooperación entre Administraciones propuesto por el Gobierno, algo que corresponde a un compromiso del presidente en su programa de investidura. Así, el presidente del Gobierno, junto con los 17 presidentes de Comunidades Autónomas más Ceuta y Melilla, tratan entre todos, de mejorar el Estado con sus máximos responsables, que todos son Estado, como dice la Carta Magna. Claro que para algunos un Estado con matices. En esencia, es el mismo tipo de organismo de cooperación vigente en todos los países de una estructura territorial parecida a la nuestra para tratar de los problemas que son comunes, que no pueden solucionar cada uno por su cuenta.
La lógica de estas cumbres obliga, por tanto, a que en ellas se aborden temas importantes, que afectan a la vida de los ciudadanos, y que se busquen compromisos de todos para dar soluciones para todos, vivan donde vivan. Decía John Lennon que la vida es lo que ocurre mientras estamos ocupados haciendo planes y a otros digo yo... como ZP, pensando en voz alta.
La Conferencia de Presidentes celebrada recientemente pasará a la historia. Rodríguez Zapatero se refirió al atentado de ETA en Barajas como un «accidente». Ha dado y dará que hablar. El «lapsus» del presidente deja una vez más a un ZP totalmente noqueado por los acontecimientos y falto de recursos.
Digo yo... algo que ocurre cuando una contrariedad desemboca en un bien. En gallego: «Non hai mal que por ben non veña»; en catalán: «No hi ha mal que bé no vingui»; en Euskera «Bataren gaitza besteak on». Y en el idioma de la independencia, en el Castellano- Leonés: «No hay mal que por bien no venga».
Esto mismo están pensando los gallegos. Tras seis horas de intercambio de propuestas. La tan esperada reunión entre Touriño (PSOE), Quintana (BNG) y Núñez Feijóo (PP), finalizó sin «fumata blanca» y tuvo como resumen final el aplazar «a otro momento político» la reforma del Estatuto de Autonomía Gallego.
Contará la leyenda que los tres protagonistas de la jornada fueron avisados en torno a las 14.30 horas por responsables del gabinete de Presidencia de la Xunta de que tenían un almuerzo a su disposición, ante lo cual se limitaron a confirmar que habían recibido el ofrecimiento y prosiguieron con las conversaciones.
«Lo intentamos pero no pudo ser. No tenemos acuerdo», aseveró Quintana, quien no obstante sostuvo que a su juicio este era «el momento político» para revisar el marco estatutario, por lo que se comprometió a «no cejar en el empeño» de alcanzar los consensos políticos necesarios para conseguir este objetivo en el futuro.
La definición identitaria de Galicia, el estatus jurídico de la lengua gallega y la financiación autonómica fueron los tres puntos sobre los que existieron más divergencias entre los tres partidos políticos, ya que no se llegó a un acuerdo en el seno de la ponencia creada en el Parlamento gallego para consensuar un texto.
Tampoco existió pacto sobre el listón de diputados necesario para reformar la Ley de Elecciones al Parlamento de Galicia; el catálogo de competencias exclusivas de Galicia, y la atribución sobre las aguas territoriales hasta doce millas mar adentro que exige el BNG, entre otros puntos de menor envergadura.
Sobre la Ley Electoral, el PP no acepta rebajar de los dos tercios de los diputados a mayoría absoluta el mínimo exigido para reformar este marco legislativo.
Y ya, resumiendo que es gerundio, los tres partidos se reunirán de nuevo después de las próximas elecciones municipales.
Ya lo dijo el General Franco, en una frase que todavía sirve de cita a los franquistas: «No hay mal que por bien no venga», fue con ocasión de la muerte por voladura del almirante Carrero Blanco, después al menos tuvo tiempo de acudir a su última misa y quedar así bien con Dios.
Digo yo... si no hay mal que mil años dure, y menos si vienen las elecciones, unas municipales que están a la vuelta de la esquina, unos partidos políticos que empiezan ya con sus múltiples ruedas de prensa y comunicados,.. La tensión poco a poco se eleva en sus declaraciones, basta con repasar la prensa de los últimos días, ¡y eso que no hemos entrado en campaña¡. Se acrecientan los rumores y se habla de coaliciones, pactos, rupturas, de números 1, y no faltan encuestas con todos los posibles resultados.
Y DIGO YO...
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.